El Barça se estrella contra el Alavés y ya ha perdido 10 de los últimos 12 puntos
  1. Deportes
  2. Fútbol
No pudieron remontar contra diez

El Barça se estrella contra el Alavés y ya ha perdido 10 de los últimos 12 puntos

El conjunto catalán empataba ante el Alavés, volvía a dejar escapar dos puntos y Koeman se marchaba visiblemente enfadado tras el pitido final

Foto: Messi lo intentó todo pero no pudo lograr la victoria contra el Alavés. (Reuters)
Messi lo intentó todo pero no pudo lograr la victoria contra el Alavés. (Reuters)

Ronald Koeman terminó el partido en Vitoria sentado en el banquillo y con cara de ‘no me lo puedo creer’. Acababa de presenciar cómo su equipo empataba ante el Alavés y volvía a dejar escapar dos puntos -de los últimos 12 ha perdido 10- y en cuanto el árbitro pitó el final se marchó a vestuarios. El Barça es duodécimo en LaLiga y la situación es preocupante porque el conjunto azulgrana no consigue salir del lío en el que se está metiendo. No es cuestión de actitud, ni de ganas, sino de fútbol. Porque en la primera parte aunque salieron con un ritmo bajo ya hubo ocasiones para adelantarse en el marcador y sin embargo fue el Alavés el que marcó primero gracias al gol de Rioja en el minuto 30’ después de una pifia de Neto tras un pase comprometido de Piqué. En la segunda, a pesar de que el Barça se lo tomó en serio y encerró al Alavés en su área, ya no hubo manera.

Después del buen partido en Turín, Koeman decidió dejar a Pedri en el banquillo por Ansu Fati que celebraba su mayoría de edad y Busquets acompañó a De Jong en el centro del campo en lugar de Pjanic. El tanto del equipo de Machín puso en marcha al Barça, pero en los últimos minutos de la primera parte y tras una jugada en la que Ximo Navarro derribó a De Jong dentro del área, los culés cayeron en el desconcierto. En la ancestral idea de todo nos pasa a nosotros y están en contra nuestra cuando el fallo de Neto y las continuas pérdidas de balón fueron su cruz más allá de la decisión del árbitro.

Neto cometió un grosero error el primer y único gol del Alavés. (EFE)
Neto cometió un grosero error el primer y único gol del Alavés. (EFE)

El asedio sin premio

La segunda parte fue un asedio total. Los cambios de Koeman en el descanso -Pedri, Trincao y Pjanic por Lenglet, Dembélé y Busquets- revolucionaron al equipo, pero también la actitud del equipo fue otra y la demostró desde el primer momento con un disparo de Messi que Pacheco despejó a córner. El dibujo fue lo de menos, porque el ataque era constante y se intercambiaron las posiciones, y más todavía cuando en el 63’ Peleteiro vio la segunda amarilla por una entrada a Piqué y el Alavés se quedó con diez. Un minuto después, Griezmann elevó la pelota ante la salida del portero y empató el partido. Era el primer gol del francés de la temporada, que se dice pronto.

Con el conjunto vasco encerrado en su área el Barça se cegó y la única ocasión clara fue la de Messi en el 65’ que Pacheco despejó. No había manera, el terreno de juego se convirtió en un embudo por el que el equipo de Koeman no encontraba el hueco. Y menos después de un último cambio en el 78’, el de Ansu Fati por Braithwaite que dejó desconectada la banda izquierda.

El Alavés se defendió como pudo, sitiado pero bien plantado y el guardameta extremeño se convirtió en la mejor baza para su equipo con paradas de mérito en los últimos minutos, primero a Dest y después a un disparo de Pjanic desde fuera del área a dos minutos del final. El Barça no fue capaz de ganar ante un equipo con diez y las alarmas se han encendido. Falta puntería y es un equipo en construcción con los brotes verdes de los jóvenes, pero 2 puntos de los últimos 12 es un bagaje demasiado pobre y sin Bartomeu en el palco la mirada se vuelca ahora hacia los jugadores y el entrenador: Koeman toma decisiones discutibles, Messi no es el extraterrestre y Busquets está superado. “El juego ha sido aceptable, pero de cara a gol hay que tener más rendimiento y es cuestión de un conjunto. No puede ser que fallemos tanto”, alegó el holandés al término del partido. Ya puede empezar a sumar, porque la cosa empieza a ponerse fea y no hay nadie en el palco para echarle la culpa.

FC Barcelona LaLiga Ansu Fati Antoine Griezmann Leo Messi Sergio Busquets Deportivo Alavés
El redactor recomienda