Estreno en Europa frente al Ferencváros 21:00

El caso Griezmann y la crisis salarial amenazan el debut del Barça en Champions

Koeman afronta una nueva decisión tras el mal partido del francés. Las discrepancias entre plantilla y directiva se acentúan por la nueva rebaja salarial propuesta

Foto: Griezmann, en una imagen reciente. (Reuters)
Griezmann, en una imagen reciente. (Reuters)

Cuando el marcador rondaba la media hora de encuentro ante el Getafe un pase filtrado por parte de Pedri dejó a Griezmann solo delante David Soria. Tenía tiempo para colocársela en su zurda natural, pero Antoine simplemente miró hacia delante y golpeó con la bota derecha, mandando el balón varios metros por encima de la portería. Días atrás, el delantero galo se congratulaba de su gran partido con la elástica nacional de Francia ante la prensa. “Deschamps sabe donde ponerme”, aseguró, en referencia a su posición en el terreno de juego, centrada y con libertad.

Ronald Koeman tenía varias opciones a la hora de responder a las declaraciones de su jugador, interpretadas como una crítica a su habitual puesto en el esquema del holandés; situado a la derecha del 4-2-3-1, y eligió la convivencia pacífica. “El entrenador manda”, sentenció, pero un día después colocó a su pupilo en el lugar que tanto ansiaba, intercambiándose la punta y media punta del carril central del juego culé con Leo Messi. El neerlandés sorprendió al no alinear a una de sus fuertes bazas en esta etapa con el Barcelona, Coutinho, permitiendo que su ausencia fuera cubierta por el galo. El resultado del partido fue 1-0 para los madrileños, con una actuación para olvidar de Griezmann.

Koeman, cabizbajo frente al Getafe. (EFE)
Koeman, cabizbajo frente al Getafe. (EFE)

Ni siquiera el técnico holandés pudo reprimir una mueca de desaprobación al ver el fallo de su jugador, captada por la realización del partido. Koeman sabía que el caso Griezmann iba a ser uno de los protagonistas de la rueda de prensa previa al partido frente al Ferencváros en el Camp Nou. El duelo tendrá lugar a las 21:00 y se podrá ver en Movistar Liga de Campeones, punto de partido del Barcelona en la Champions League 2020/21. “Creo que está trabajando bien, pero podemos tener más rendimiento arriba”, reflexionó el entrenador culé, antes de mandar un aviso: “Él sabe su situación… y el jugador debe trabajar para cambiar esta situación".

Griezmann y Koeman están condenados a entenderse. El francés representa una de las fichas más altas de la plantilla, siendo además una baza importante a la hora de plantearse un futuro movimiento de venta en próximas temporadas. La devaluación del dorsal 7 blaugrana solo se sostiene por su buen desempeño con Francia, donde Deschamps le ve como un líder sobre el césped. 120 millones pagó el Barça por sus servicios al Atlético de Madrid. Dembelé o Pedri, las opciones que Koeman tendría para sentar a Griezmann en próximos partidos, un clamor de la afición de difícil cumplimiento.

Necesaria rebaja salarial y descontento de la plantilla

Barcelona acogerá el enfrentamiento contra el equipo húngaro en el regreso a la competición que tantos disgustos ha dado a su hinchada en las últimas temporadas. Un partido a priori sencillo para el conjunto blaugrana en lo deportivo… Y con una espesa bruma en los despachos. La crisis salarial en el Barça era un caja de Pandora pendiente de abrir desde el pasado abril. El club optó por ejecutar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo, ERTE, a parte de sus trabajadores. La primera plantilla, a pesar de flecos iniciales y de diversas filtraciones en un nuevo enfrentamiento con la directiva, aceptó rebajar su ficha hasta el 72%. Pero las arcas culés continúan necesitadas y el esfuerzo deberá ser aún más grande. Un aro por el que los jugadores no quieren pasar, al menos de la manera propuesta.

Bartomeu, en el palco del Camp Nou. (EFE)
Bartomeu, en el palco del Camp Nou. (EFE)

La deuda neta de la pasada temporada en el Futbol Club Barcelona está tasada en 488 millones, siendo el club más endeudado del momento según el ‘Financial Year Report’ publicado anualmente por la UEFA. El varapalo económico a causa de la crisis del coronavirus fue la gota que colmó el vaso de una gestión por parte de la directiva de Josep Maria Bartomeu puesta en duda desde hace años.


La nueva rebaja salarial ofertada por la directiva no ha sentado bien en el seno de la plantilla. Pesos pesados del vestuario iniciaron una guerra abierta con Bartomeu, siendo los casos más polémicos el intento de salida de Leo Messi y la declaración de intenciones de Gerard Piqué, cuando pidió cambios drásticos en el club incluso si suponían su marcha tras la debacle 2-8 frente al Bayern de Múnich en cuartos de final de la pasada Champions.

Las formas, comunicación y contenido de esta nueva propuesta de restructuración salarial ha llevado a la plantilla a recurrir a servicios legales con la intención de enviar un burofax en próximos días, con excepción de jugadores como De Jong, Ter Stegen y Lenglet. Según Catalunya Radio, el guardameta alemán se encuentra negociando una renovación de contrato con el club, al igual que el francés, por lo que no han querido unirse con sus compañeros en este sentido. Los motivos del mediocentro estarían encaminados a su corta estancia como jugador del Barcelona. La opción de llegar a acuerdos individuales con distintos jugadores, sobre la mesa.

Los jugadores fueron emplazados a una reunión después del partido de Champions ante el Ferencváros, pero la Cadena Ser aseguró que no tienen previsto acudir a la cita con la directiva mañana, miércoles 21, en señal de protesta. En la primera rebaja salarial pactada, la plantilla mostró públicamente su enfado con los despachos por filtraciones acerca de su negativa al pacto. “No deja de sorprendernos que desde dentro del club hubiera quien tratara de ponernos bajo la lupa e intentara sumarnos presión para hacer algo que nosotros siempre tuvimos claro que haríamos. De hecho, si el acuerdo se ha demorado unos días es simplemente porque estábamos buscando una fórmula para ayudar al club y también a sus trabajadores en estos momentos tan difíciles”, aseguró el propio Leo Messi en un comunicado del pasado abril.

Messi, tocado por el partido frente al Getafe. (EFE)
Messi, tocado por el partido frente al Getafe. (EFE)

“El rendimiento de Messi puede ser mejor”

Las palabras le jugaron una mala pasada a Koeman en la rueda de prensa. El técnico culé mantiene una tensa tregua con Leo Messi, tras la fallida salida del argentino. Respeto y cordialidad, pero sin tener una estrecha relación. El 10 del Barça está siendo uno de los mejores de este inicio de temporada pero, según contó el técnico holandés, su “rendimiento podría ser mejor”.

Consciente, o no, del revuelo de estas declaraciones sobre el capitán y principal estrella del Barcelona, Koeman matizó en un encuentro posterior con la prensa: “Comparado con años pasados, tras 4 partidos, había marcado más goles. Pero tampoco ha fallado ni una ocasión. Leo está siempre con rendimiento máximo. No hemos creado muchas jugadas de gol para él”. “No estoy descontento con su rendimiento”, insistió.

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios