la salida del ghanés es una derrota del cholo

Los problemas de Simeone con Thomas, otro canterano que le es infiel

La marcha de Thomas Partey es otro jarro de agua fría para un entrenador con un mensaje que sufre desgaste entre los que consideraba su núcleo

Foto: Simeone y Thomas Partey en una conferencia de prensa antes de un partido de la Champions. (Efe)
Simeone y Thomas Partey en una conferencia de prensa antes de un partido de la Champions. (Efe)

Thomas Partey ha dejado tirado al Atlético de Madrid en último día del mercado, es un desagradecido, un mentiroso y hasta un traidor. El ghanés, con el pago de la cláusula de los 50 millones de euros para fichar por el Arsenal, ha tenido que soportar todo tipo de descalificativos que buscan ensuciar o desprestigiar su imagen. Ni Simeone, que encaja esta salida como una derrota personal, es capaz de hacer un reproche a uno de los futbolistas más profesionales que ha dirigido.

El problema del Cholo ha sido no tener el mismo poder de persuasión que tuvo con otros que se querían ir, como en su día sucedió con Griezmann, y conseguir con Miguel Ángel Gil Marín buscar la fórmula para retener al ghanés. La salida de Thomas es una avería importante en los planes de Simeone. Pierde a un futbolista comprometido, que interpretaba el estilo de juego agresivo e incómodo con el que se siente identificado el entrenador. El Cholo queda tocado por su incapacidad de fidelidar jugadores. Hace tiempo que Simeone tiene dificultades para que su mensaje cale en el vestuario.

Thomas pelea un balón a Kubo. (Efe)
Thomas pelea un balón a Kubo. (Efe)

La marcha de Thomas es otro jarro de agua fría para un entrenador con un mensaje que sufre desgaste entre los que consideraba su núcleo. Los últimos fieles que han abandonado a Simeone son Germán ‘Mono’ Burgos (todavía sin equipo para sentarse en un banquillo), Álvaro Morata (desclarado canterano del Atleti) y Thomas Partey. No es necesario irse más atrás y nombrar a Rodrigo Hernández, que venía a comerse el mundo al Atleti del Cholo, y lo cambió por el City de Pep Guardiola. Hasta Saúl se distancia del mensaje conservador del técnico argentino y reclama dar un paso al frente para ser un equipo más ambicioso.

En la actualidad y con el paso de los partidos se irá comprobando cuál es el grado de complicidad de Diego Costa con un entrenador que dice que tiene pasión por el delantero hispano-brasileño y pone su interés en traerse a otro veterano como es Luis Suárez. Costa lleva un tiempo mosqueado por las maniobras del club para que abandonara el Atleti. Pero tratar con él es pinchar en hueso. “Morder y pegar”, dijo Diego Costa, con socarronería, el día del debut en el Suárez hizo un doblete al Granada. Costa había marcado el primero de cabeza, un buen gol, y no quiso ser menos que el uruguayo. Después ha sido suplente en los dos siguientes partidos y está a la espera de comprobar si es verdad eso que dice el Cholo de que pueden jugar juntos.

Thomas Partey ha hecho suya la manida frase del presidente Enrique Cerezo. “Los jugadores juegan donde quieren”, repite el dirigente rojiblanco con el convencimiento de que poco pueden hacer los clubes cuando un futbolista se empeña en irse a otro equipo. En el caso de Thomas, en el Atleti han hecho poco por frenar su salida. Incluido Simeone. Los 50 millones de euros es una cifra que tapa muchos agujeros en la economía de un club que, como todos, está afectado por la disminución de ingresos que provoca la pandemia, pero que paga sueldos tan elevados como el de Simeone (20 millones de euros), Oblak (10 millones de euros), Diego Costa (8 millones), los de Saúl y Koke (7 millones) y a la espera de ver cuál es la estrategia para que Joao Félix esté el máximo de años posibles o haya que abrirse a una futura venta.

El ghanés ha ido de cara

En el Atleti estaban preparados para el momento de la salida de Thomas Partey. Hasta el punto de que dos días antes de que el ghanés pagara la cláusula estaba Lucas Torreira en una clínica de Madrid pasando el reconocimiento médico con la camiseta rojiblanca. Es imposible creer la indignación de Gil Marín, Cerezo y Simeone y resulta menos defendible poner a Thomas Partey en el disparadero.

El ghanés ha ido, en todo momento, de cara con el Atlético de Madrid. Sus representantes plantearon revisar un contrato que consideraban que no estaba en consonancia con su progresión, rendimiento y la escala salarial que ocupaba en la plantilla. Thomas frenó el interés del Arsenal todo el tiempo que pudo a la espera de conocer si se podía sentir valorado en el Atleti. Incluso reprochó a su padre (Jacob Partey) que hiciera declaraciones en una radio ghanesa (Bryt FM) cuando decía que tenía que irse. “Aconsejaré que se vaya por una cuestión de números. Será prudente que mi hijo haga un movimiento que lo haga rico”, presionaba el padre al hijo. Thomas, con un sueldo de 2,4 millones de euros, quería ver la reacción del club y Simeone.

Simeone da instrucciones a Diego Costa. (Efe)
Simeone da instrucciones a Diego Costa. (Efe)

Es innegable que el Cholo le ha dado cariño. Como es lógico entender que con una oferta de 8 millones de euros que le presentó el Arsenal algo tenía que hacer para que el Atleti se acercara a estos números. No ha sido así. No hubo acuerdo y Thomas, después de cinco años en el primer equipo, rompe con el Atlético de Madrid. Lo hace de una manera fría y extraña porque en su mensaje de despedida no cita a Simeone. Prefiere quedarse con el cariño de la afición. “Querida afición rojiblanca, hoy solo tengo palabras de agradecimiento con vosotros. Gracias al club por la confianza depositada en mí desde el primer día, pero sobre todo, quiero daros las gracias a vosotros, a esta maravillosa afición que me aceptó desde el primer momento”.

Para un aficionado del Atlético de Madrid tiene que ser duro de aceptar que un canterano como Thomas Partey se marche de esta manera cuando se critica al rival de la ciudad por lo mal que salieron Iker Casillas, Guti y hasta Raúl González Blanco. También se podría hablar de los motivos por los que se fueron Lucas y Theo Hernández, aunque esto ya suena a viejo. Que cada uno saque sus conclusiones con la salida de Thomas y busque los culpables. Pero tampoco está de más matizar la frase o el eslogan de Enrique Cerezo. Los futbolistas juegan donde quieren, pero los dirigentes reparten cariño y dinero a quienes quieren. Se ha ido uno de los fieles de Simeone.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios