el francés se pone en guardia

El calentón de Zidane cuando no sabe por dónde le llegan los tiros en el Real Madrid

El entrenador del Real Madrid sufre un calentón cuando sólo llevamos dos jornadas de Liga por las numerosas preguntas sobre la utilización de Jovic, Vinicius y Rodrygo

Foto: Zinédine Zidane, en tensión, durante un partido del Real Madrid. (Efe)
Zinédine Zidane, en tensión, durante un partido del Real Madrid. (Efe)

Zinédine Zidane sufre el primer calentón de la temporada. El francés es de por sí una persona desconfiada, pero cuando percibe que hay corrientes de opinión que le quieren presionar en la toma de decisiones se convierte en una persona intransigente y vehemente. No cede y pone todo de su parte para combatirlas con el poder que tiene para hacer y deshacer en su parcela de entrenador. Morirá con sus ideas y cuanto más note que le llegan mensajes dirigidos desde fuera, hará más por dejar claro que aquí manda él y nadie tiene que decirle lo que debe hacer. Está en un momento de inquietud porque no sabe por dónde le llegan los tiros en el Real Madrid cuando toma decisiones que se debaten como erróneas.

Esa personalidad fuerte y guerrera salta cuando se siente atacado. Lo demuestra con la patata caliente en la que se ha convertido Luka Jovic. A Zidane le cayeron multitud de críticas por no darle ni un minuto en el partido contra la Real Sociedad y al siguiente encuentro, contra el Betis, su reacción fue la de ponerle de titular en el Villamarín para jugar con Benzema en la delantera.

El entrenador del Real Madrid sufre un calentón cuando sólo lleva dos jornadas de Liga por las numerosas preguntas sobre la utilización de Vinicius y Rodrygo, si tiene confianza en los dos brasileños o los está desperdiciando. Las comparaciones se suceden después de que Ansu Fati y Joao Félix brillaran en su estreno liguero. Con esa mirada de desconfianza y en un tono más elevado de lo que en él es habitual, el entrenador francés puso los puntos sobre las íes. “Los jugadores lo que tienen que hacer es estar preparados. Lo de fuera no ayuda y yo voy a elegir los once hasta que me toque”.

Vinicius en una acción durante el partido contra la Real Sociedad. (Efe)
Vinicius en una acción durante el partido contra la Real Sociedad. (Efe)

Este ‘hasta que me toque’ sonó a recado y el ‘lo de fuera no ayuda’ tiene varios destinatarios. Desde los periodistas que opinan sobre sus rotaciones y cambios de sistemas (estas críticas las recoge con naturalidad) a las filtraciones que salen del club para hacerle responsable de que no pone a Jovic y en el siguiente partido hace lo mismo con Rodrygo y Vinicius.

El frente abierto de Jovic

Zidane es mucho Zidane cuando está enfadado y detecta que hay movimientos que buscan inmiscuirse en sus decisiones de trabajo. El frente que tiene abierto está en los que le culpan de ser el que pidió el fichaje de Luka Jovic y que no esté sacando más partido al delantero serbio. No es del todo cierto porque Zidane cuando llega al Madrid, en su segunda etapa, se encuentra el fichaje avanzado porque el club competía con el Barcelona por este jugador. Zidane dio su aprobación, pero no era una de sus preferencias.

Si por él fuera se habría fichado a Sadio Mané, pero para ello habría que haber hecho un gran esfuerzo económico para sacarlo del Liverpool. En el club, el fuerte desembolso estaba destinado en Eden Hazard y antes de la llegada de Zidane se gastaron 50 millones de euros en Militao. El único jugador que deseó el técnico francés fue a su compatriota Ferland Mendy. Para muchos un desconocido por el que se pagaron 48 millones de euros.

También le habría gustado tener a Paul Pobga, pero los dirigentes le dijeron que probara y confiara en el uruguayo Fede Valverde. Aceptó una planificación que estaba encarrilada antes de tener que coger el equipo y tomó más decisiones en las salidas que las llegadas. Entre ellas, prescindir de Reguilón y Marcos Llorente.

Zidane lo que quiere es mirar a su alrededor y saber que no le están diciendo una cosa y por detrás están haciendo otra. Con Vinicius y Rodrygo lo tiene claro. El primero es el suplente de Eden Hazard y el segundo de Marco Asensio. Lo mismo pasa con Luka Jovic, que lo ve de suplente de Benzema y si se queda lo tendrá que aceptar y dejar de poner cara de vinagre. Quedarse, competir, trabajar y demostrar que puede jugar en este equipo porque como dice Zidane: “Esto es el Real Madrid”

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios