Varios jugadores pasaron de un equipo al otro

El puente aéreo Atleti-Barça: un chollo para los rojiblancos desde que llegó Simeone

Con la llegada de Luis Suárez se reactiva una vía de negocios de la que se ha beneficiado el Atlético de Madrid en los últimos años con fichajes como Villa y ventas como Arda Turan

Foto: David Villa celebra un gol como jugador del Atlético de Madrid. (Reuters)
David Villa celebra un gol como jugador del Atlético de Madrid. (Reuters)

Final del culebrón. Luis Suárez se convierte en jugador del Atlético de Madrid tras ser señalado por el Barcelona como uno de los jugadores que debían salir. Apenas un minuto de conversación telefónica con Ronald Koeman le dejaron claro al uruguayo que no tenía futuro en el club culé. Ni tan siquiera la forzada permanencia de Leo Messi, su íntimo amigo, ha provocado un cambio de planes. El delantero suplirá la baja de Álvaro Morata, cedido un año a la Juventus de Turín.

Aunque en principio se iba a tratar de un traspaso a coste cero con la carta de libertad por parte del Barça, Josep Maria Bartomeu echó atrás la operación al conocer que reforzaría a un teórico aspirante de LaLiga. Pese al enfado de Suárez, el presidente culé consiguió forzar una venta que recibirá hasta 6 millones de euros en las próximas dos temporadas en concepto de variables si el Atlético de Madrid se clasifica para cuartos de la Champions League en sus dos próximas ediciones.

Suárez, en uno de sus últimos días como jugador del Barcelona. (EFE)
Suárez, en uno de sus últimos días como jugador del Barcelona. (EFE)

El Atlético recibe a un delantero veterano, 33 años, y lastrado físicamente, pero que se convierte automáticamente en el gran goleador que tanto ansiaba la afición rojiblanca. El Barcelona, por su parte, se deshace de su tercer máximo goleador de la historia y se ahorra dos años de su ficha, la de un jugador que no contaba en lo deportivo para el proyecto de Koeman. El puente aéreo entre ambos equipos ha protagonizado alguno de los mayores traspasos de LaLiga, sorpresas mayúsculas y fiascos monumentales.

Un chollo para el Atlético en la era del Cholo Simeone

Diego Simeone se puso al frente del club de sus amores a finales del 2011. El tránsito de jugadores entre Atlético y Barcelona se había apagado en torno a mediados del 2000. Tras dos temporadas como entrenador rojiblanco, el argentino perdió a su gran goleador, Radamel Falcao, que se marchó traspasado por 45 millones de euros en dirección a Mónaco. Su proyecto de hacer un equipo ganador con el Atleti necesitaba gol. Ahí apareció la opción de David Villa. El delantero español había estado 3 temporadas en el Barça, rindiendo a un nivel estelar las dos primeras. Una grave lesión, fractura de la tibia, había arruinado su última temporada como culé.

Villa no contaba en exceso con la titularidad. Encima, el Barcelona fichaba a un joven brasileño llamado a ser el mejor del mundo, Neymar, para jugar en su mismo puesto. Los contactos fueron rápidos y el guaje acabó fichando por el Atlético. Tenía 31 años. El club culé lo vendió por una serie de variables que, finalmente, fueron 2,1 millones de euros. Villa acabaría marcando 13 goles, siendo pieza fundamental en el esquema del Cholo que le ganó LaLiga al Barça en la última jornada de liga en el Camp Nou. Al final de dicha temporada buscó un destino más cómodo y alejado de la élite, yéndose al Melbourne City.

Arda Turan, con el dorsal 7 en el Barcelona. (Reuters)
Arda Turan, con el dorsal 7 en el Barcelona. (Reuters)

En el 2015 sería el Barcelona quien tratara de pescar en el Manzanares. Luis Enrique se encontraba dirigiendo al conjunto culé y veía con buenos ojos la incorporación de Arda Turan. El mediapunta turco maravilló en el Calderón, siendo un técnico estilista a la par que un guerrero de Simeone. En aquel verano sonó con fuerza el famoso “aquí se corre mucho”, con el que Arda expresaba su hartazgo de los métodos del entrenador argentino. El jugador hizo las maletas en dirección a la capital condal por 34 millones de euros más 7 en variables.

No empezó bien su andadura. Fueron varios meses sin poder debutar debido a una sanción de mercado para el Barça. En enero del 2016 pudo hacer su primera aparición como culé, demostrando la calidad que le atesoraba. Pero el tiempo acabó diluyendo su figura, dejando de contar para sus entrenadores y protagonizando numerosas polémicas tanto en España como en Turquía. 55 partidos oficiales disputados con la camiseta blaugrana, un total de 15 goles y 5 años de contrato que cumplió hasta el pasado junio. Su último partido con el Barcelona fue en el 2017, colecionando cesiones en su país natal hasta este año.. Arda Turan llegó a ser condenado a 2 años y 8 meses de cárcel en un hospital de Estambul, sentencia por la que no entró en prisión. Una de las operaciones más ruinosas de la historia culé a nivel financiero.

No sería hasta 4 años más tarde desde su última operación cuando el puente aéreo volvería a abrirse. El Barcelona había mostrado interés por hacerse con los servicios de Antoine Griezmann, gran estrella rojiblanca, en el 2018. El francés primero hizo un documental para explicar su decisión de quedarse en Madrid, donde decía sentirse como en casa. Una temporada después, se lo pensó mejor. Costó 100 millones de euros y aspiraba a formar un triplete ofensivo con Luis Suárez y Leo Messi.

Griezmann, en el partido de pretemporada frente al Elche. (EFE)
Griezmann, en el partido de pretemporada frente al Elche. (EFE)

Sus problemas de adaptación fueron constantes en esta primera temporada como culé. La mayoría de los partidos ha jugado como extremo izquierdo, a pierna natural, una posición donde no ha encontrado su mejor juego. La falta de entendimiento en el campo tanto con el uruguayo como con el argentino se hicieron patentes en el césped. 48 partidos, 15 goles y 4 asistencias suma Griezmann como culé, quien espera que la llegada de Koeman y su idea de ponerle por la derecha le permita triunfar en el Barcelona.

En el Barcelona no triunfa un fichaje del Atlético desde Julio Salinas y Eusebio Sacristán

Jugadores como Luis García, recomprado por el Barcelona en la temporada 2002/03 para traspasarlo un año después al Liverpool, tuvieron buenos momentos en la entidad blaugrana. Al igual que un icono culé como Sergi Barjuan vivió sus tres últimas temporadas como profesional en el Atlético de Madrid. Con la incógnita de cómo será la estancia de Griezmann a la larga como culé, el Barcelona no saca verdadero rédito deportivo del Atlético desde los fichajes de Julio Salinas y Eusebio Sacristán.

Eusebio Sacristán continuó su carrera en el fútbol como entrenador. (EFE)
Eusebio Sacristán continuó su carrera en el fútbol como entrenador. (EFE)

Fue Jesús Gil 18 de mayo de 1988 anunció el acuerdo con el Barcelona para la venta de Eusebio y Salinas, por un precio de 300 millones de pesetas más Carlos Antonio Muñoz, jugador culé que había estado cedido en el Oviedo. Ambos españoles llegaron reclamados por Johan Cruyff, quien asumía los mandos del conjunto blaugrana. El resto es historia, tanto Salinas como Eusebio formaron parte del Dream Team, aquel equipo gobernado por un estilo de pelota incuestionable que ganó, entre diferentes títulos, 4 ligas y la primera Copa de Europa de la historia del Barcelona en Wembley.

Luis Suárez se convierte en la última de una larga lista de jugadores que han pasado del Barcelona al Atlético y viceversa, de manera directa. El tiempo dirá si el uruguayo pasa a la historia como una gran venta culé o un acierto de mercado rojiblanco.

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios