¿Tendrá hueco en la plantilla?

Konrad, el jugador que enamora a Koeman y que el Barcelona pudo perder por el camino

Llegó al club catalán muy joven para el equipo infantil y estos días ha tenido sus primeros minutos en el primer equipo donde realizó una buena actuación para gusto de su entrenador

Foto: Konrad durante el partido de pretemporada frente al Girona. (Reuters)
Konrad durante el partido de pretemporada frente al Girona. (Reuters)

Un jugador del Barcelona ha causado una gran sensación, e inesperada, en la minipretemporada. Su nombre es Konrad de la Fuente, tiene 19 años, llegó al club catalán muy joven para el equipo infantil y estos días ha tenido sus primeros minutos en el primer equipo frente al Nástic y al Girona. En ambos partidos realizó una buena actuación donde se mostró participativo con el balón, veloz y desequilibrante. Su rendimiento no pasó desapercibido para su entrenador Ronald Koeman, quien aseguró que con jugadores como él, Pedri o Riqui, el equipo tiene un buen futuro. "Si tuviera que destacar a uno de los jóvenes, diría Konrad, estoy muy contento con él. Tenemos un gran futuro por delante", expresó ante los medios de comunicación.

Konrad aseguró que jugar en el primer equipo del club catalán es un sueño y un objetivo que se trazó desde que sera un niño."Estoy muy feliz de tener esta oportunidad de jugar en el primer equipo. Ha sido mi objetivo y mi sueño desde que era un niño y estoy feliz de hacerlo realidad. Estoy muy agradecido por la oportunidad que me han dado. Ahora tengo que creer en mí y tener confianza", aseguró. Pero ese sueño no ha sido del todo fácil para el jugador caribeño. En sus primeros meses en Barcelona sufrió para encontrar un hueco en el equipo, pero cuando lo hizo nadie pudo cortar su brutal progresión y ahora lucha por conseguir tener oportunidades en el primer equipo en esta 2020/21.

Konrad durante el amistoso frente al Nástic. (REUTERS)
Konrad durante el amistoso frente al Nástic. (REUTERS)

Sus inicios

Konrad de la Fuente llegó a Barcelona con 10 años cuando sus padres le apuntaron a una escuela de fútbol. Su familia, originaria de Haití, llevaba años viviendo en Miami. Pero su sueño por ser futbolista era tal que logró asentarse en el equipo de la escuela. El pequeño y ágil jugador no tardó en destacar en la categoría. En su primer año lo hizo tan bien que el Barça empezó a seguirle la pista, hasta que, después de dos años, finalmente le encontró sitio en su Infantil B.

El joven Konrad era un extremo rápido, pequeño pero explosivo, desequilibrante y con una buena capacidad de cara a puerta. Sin embargo sus primeros meses en el conjunto culé fueron complicados. En las primeras semanas se vio como suplente con pocas oportunidades y tuvo que pelear por la titularidad. Incluso el Barcelona le llegó a usar de lateral en busca de una posición donde desatacara realmente. Sin embargo el club catalán tuvo paciencia y Konrad fue de menos a más. Se afianzó como extremo derecho y a partir de ahí no dejó de ganar protagonismo. En su primer año de azulgrana marcó 10 goles, pero su mejor momento llegaría en una final contra el Real Madrid. El caribeño marcó el gol de la victoria frente a los merengues y su nombre empezaba a sonar con fuerza en la cantera blaugrana.

Konrad sabía que tenía que luchar en un mundo donde pocos son los elegidos para triunfar. Sin prisa, pero sin pausa, logró escalar en las categorías inferiores hasta convertirse en una pieza clave del juvenil y ser considerado una de las mayores perlas de la cantera. El extremo azulgrana era imparable en la banda. Pese a ser diestro, con el paso de los años Konrad se asentó en la banda izquierda. El estadounidense tiene claro que su mejor posición en el campo es a pierna cambiada. Siempre pegado a la cal y con posibilidad de disparar a puerta. Esa posición le sirvió para demostrar este año con el Barcelona B que su nivel se encuentra un par de divisiones por encima. El estadounidense dejó grandes destellos en la Youth League y estuvo a punto de llevar al filial al ascenso a Segunda División.

Su oportunidad en el primer equipo

Este verano finalizaba contrato, contaba con buenas ofertas de Alemania e Inglaterra, pero acabó renovando hasta 2022, con opción a dos años más, y una cláusula que ahora es de 50 y puede subir a 100. Todo por cumplir su sueño. Señalado como potencial jugador del primer equipo, Koeman ya le tiene amarrado. La gran duda con el joven jugador es si tendrá sitio para disfrutar de minutos en el primer equipo este año.

En la pretemporada Konrad ya se dejó ver de manera especial y ha sido una luz en uno de los peores momentos del club catalán. Ante el Girona se gustó y encandiló a una afición blaugrana que enloquecía en redes sociales. Principalmente con una jugada concreta en la que mostró un cambio de ritmo y velocidad endiablada por la banda para dejar atrás al defensor que le marcaba, o lo intentaba, antes de ceder una asistencia magnífica a Pedri, cuyo disparo de primera salvó el portero del Girona. Fue el ejemplo de que la cantera del Barça tiene grandes jugadores y que el club debe apostar por este tipo de jugadores ante las dificultades económicas por las que pasa un Barcelona que se ha visto incapaz de cerrar contrataciones como la de Memphis Depay o Lautaro Martínez.

En estos momentos se entiende difícil su presencia en la plantilla a la vista de la nómina de atacantes con los que cuenta Koeman: Griezmann, Messi, Dembélé, Ansu Fati, Braithwaite, Pedri, Trincao o Coutinho. Todo ello sin contar a un Luis Suárez que todavía pertenece al equipo o incluso cabe la posibilidad de un nuevo fichaje. Aún así Konrad cuenta precisamente con el mejor entrenador para este tipo de situaciones. Es bien sabido que el técnico holandés no se casa con nadie y no le tiembla el pulso a la hora de apostar por jóvenes por encima de jugadores con mayor peso. Por ello el estadounidense ha dado un gran primer paso de una carrera que, quién sabe, podría dar mucho qué hablar.

Konrad en un partido con su selección frente a Francia. (Reuters)
Konrad en un partido con su selección frente a Francia. (Reuters)

Jugará con Estados Unidos

Con su estreno en el primer equipo, Konrad se convirtió en el primer futbolista de Estados Unidos en jugar un partido con el equipo culé. Ese récord generó una gran repercusión en la prensa norteamericana que tiene las esperanzas puestas en él y en una atractiva generación de jugadores, con Pulisic a la cabeza, para darle un vuelco a la situación actual de la Selección Nacional de los Estados Unidos.

Por desgracia para España, el extremo norteamericano viaja con pasaporte español, pero tiene claro que en competiciones internacionales quiere representar al país que le vio nacer. Ya es un fijo en las convocatorias de las categorías inferiores de la Selección de EEUU, con la que se estrenó cuando tenía 14 años. Ahora nueve años después de su llegada a Barcelona tiene una oportunidad de oro de abrirse hueco en uno de los mejores clubes de Europa y seguir los pasos de sus ídolos Ronaldinho y Neymar.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios