Operación salida sin llegadas

La encrucijada de Luis Suárez: ¿hay un recambio para el 9 del Barça?

Koeman lo deja fuera de la convocatoria del primer partido de pretemporada, pero su salida se ha atascado. Memphis Depay y Lautaro Martínez, los nombres para sustituirle

Foto: Luis Suárez, en una imagen de archivo. (Reuters)
Luis Suárez, en una imagen de archivo. (Reuters)

Ronald Koeman ha comenzado su andadura como entrenador del FC Barcelona haciendo gala de la personalidad que se le atribuía. En el primer partido de la pretemporada del equipo, que no jugará las primeras jornadas de LaLiga por aplazamiento, el holandés decidió que Luis Suárez no estaría en la convocatoria. El 9 del Barça no disputará el partido frente al Nástic de Tarragona, aunque continúa entrenando con el grupo a la espera de resolver su futuro.

Todo parecía encaminado a una salida fácil y rápida, de la misma manera que le sucedió a Ivan Rakitic con su vuelta al Sevilla, cuando Koeman dejó claro al uruguayo que no contaría con él para la temporada. Sucedió el 25 de agosto, en una conversación telefónica. En ella, en menos de dos minutos, el nuevo técnico del Barça confirmó lo que Luis Suárez ya se veía venir desde la derrota frente al Bayern de Múnich 2-8: él era uno de los elegidos para abandonar el club en la limpia del vestuario que exigió una dolida afición.

Suárez, increpado a la llegada de un entrenamiento. (Reuters)
Suárez, increpado a la llegada de un entrenamiento. (Reuters)

Más de dos semanas después, Luis Suárez sigue perteneciendo al equipo. Al igual que los otros jugadores que recibieron la misma llamada, con similar tono, de Ronald Koeman: Arturo Vidal y Samuel Umtiti. Los tres fueron descartados para el partido de pretemporada. El técnico holandés no hace prisioneros, y agotará hasta el final de mercado, que será el 5 de octubre, las opciones para hacer una plantilla a su gusto.

De momento, solo Pedri y Trincao son caras nuevas en el vestuario, sin contar con el regreso de Countinho, muy del gusto de Koeman, tras su paso por el Bayern como cedido. Luis Suárez espera una salida pactada del fin de su contrato, que le une al Barcelona hasta el próximo verano con un salario cercano a los 15 millones netos. A sus 33 años, el uruguayo ha vivido una mala temporada lastrado por las lesiones que le han impedido alcanzar la forma física más óptima. Ha perdido potencia y explosividad, pero ha dejado señales de que su olfato goleador sigue vivo.

Los números de Luis Suárez frente a los de los deseos blaugranas

Luis Suárez ha sido el cuarto máximo goleador de LaLiga. El pichichi se lo llevó su querido amigo Leo Messi con 25 goles. Él anotó 16 en 32 partidos, además de 8 asistencias. Su compañero de equipo, Antoine Griezmann, 9 dianas y 4 asistencias pegado a la banda izquierda en la mayoría de los partidos. Uno de los goles que metió el uruguayo en esta competición fue el taconazo frente al Mallorca en el Camp Nou, una acción técnica que quedará para la posteridad de su carrera.

El mayor deseo recurrente del Barcelona durante la temporada era el fichaje de Lautaro Martínez, por el que el Inter de Milan exigía un traspaso cercano a los 100 millones de euros. El argentino cumple con los requisitos para la delantera culé: aportará trabajo gracias a un físico cuidado y trabajado, calidad, versatilidad y un presumible buen entendimiento con su compatriota Leo Messi. En números, su temporada ha sido más pobre que la de Suárez, con 14 goles y 4 asistencias en 36 partidos de Calcio. Sin embargo, la figura de Lautaro ha sido clave jugando como enlace del equipo con Romelu Lukaku, quien ha tenido un papel más decisivo de cara a puerta (vio puerta 23 veces en la liga italiana).

Lautaro Martínez, en plena celebración de un gol. (Reuters)
Lautaro Martínez, en plena celebración de un gol. (Reuters)

La decisión de Leo Messi de quedarse en el Barcelona debido a la posibilidad de ir a juicio con el club, sumado a la no venta de jugadores con los que ingresar grandes cantidades en las arcas, ha puesto en standby una operación del calibre de la de Lautaro Martínez. Más sencillo se antoja el deseo de Ronald Koeman. El holandés ve con buenos ojos reforzar el ataque si se consuma la salida de Luis Suárez y piensa en un compatriota: Memphis Depay.

La historia de Memphis es la del joven que llegó al Manchester United con 20 años como la gran promesa de los Países Bajos. Grandes clubes de Europa habían seguido su exitoso paso por el PSV, pero el club inglés se adelantó. Pidió el número 7 que años atrás había lucido Cristiano Ronaldo, dorsal que desde la marcha del portugués se convirtió en demasiado pesado para sus herederos. Depay abandonó Manchester tras dos temporadas, con un rendimiento aceptable, pero no a la altura que se le preveía.

El todavía joven jugador buscó un paso atrás en su carrera para reencontrarse con su juego. Lo hizo en el Olympique de Lyon, donde tiene los galones de estrella del equipo. Su temporada 2019/2020 estuvo empañada por una rotura de ligamentos que le apartó 6 meses de los terrenos de juego. A pesar de ello demostró una capacidad goleadora fuera de toda duda 9 goles en 14 partidos de la Ligue 1, partiendo siempre desde la izquierda. Memphis Depay no acostumbra a jugar como delantero puro, y en las ocasiones en las que lo ha hecho ha servido como un falso 9 dejándose caer en los costados. El holandés acaba contrato en el 2021, mermando la capacidad de negociación del equipo francés si el Barcelona se lanza a por el jugador.

Depay hace su característica celebración al marcar un gol esta temporada. (Reuters)
Depay hace su característica celebración al marcar un gol esta temporada. (Reuters)

Su posición sobre el terreno de juego choca tanto como la de Griezmann, quien no ha disfrutado en esa banda izquierda, como con la de Ansu Fati. La perla de la cantera culé jugará un papel determinante en la temporada con Koeman, acostumbrado a dar muchas opciones a jugadores jóvenes. Una hipotética llegada de Depay y marcha de Suárez dejaría al equipo sin un 9 puro y con muchos jugadores de habilidades y zonas de juego parecidas: Fati, Griezmann, Coutinho, Dembele y Braitwhaite, más el holandés. Tanto Messi como Griezmann, quien estrenará el número 7 esta temporada, han rendido a un altísimo nivel jugando por el centro en distintas etapas.

La margarita de su futuro

El delantero uruguayo, tercer máximo goleador histórico del Barcelona tras superar hace dos meses a Kubala, no ha disimulado su enfado en estas semanas. Luis Suárez aplaudió en redes sociales el mensaje de respeto por parte de Carles Puyol cuando Messi envió el burofax con el que quiso abandonar el Barcelona. A pesar de la permanencia de su íntimo amigo en la ciudad, Koeman deja claro con sus actos que no cuenta con el 9. Su entorno ha deslizado en medios culés que espera la carta de libertad por parte del Barcelona, al entender que directamente no quieren sus servicios.

Luis Suárez, en una imagen de archivo. (EFE)
Luis Suárez, en una imagen de archivo. (EFE)

Suárez saldría al mercado sin coste de traspaso y el tramo final de su carrera. Su físico no es el de antes, pero los números no engañan: sigue teniendo gol. La Juventus de Turín y el Atlético de Madrid son los principales interesados. En Italia, Pirlo busca acompañante perfecto para Cristiano y Dybala, incluso llamando a Álvaro Morata. Mientras que el equipo del Cholo Simeone necesita urgentemente gol. La afición Atlética recuerda con cariño el precedente de David Villa, quien llegó por apenas un millón de euros desde Barcelona y dejó un gran sabor de boca en su única temporada como rojiblanco, el año que ganaron la liga.

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios