el club se cansa de darle facilidades

El Real Madrid se harta de Bale: no volverá a protegerle por desagradecido

Cuando el galés regrese a Madrid se le reprocharán las declaraciones que hizo en la concentración de su Selección. Se consideran falsas y las de una persona desagradecida

Foto: Gareth Bale, con la melena al viento, en un entrenamiento con la Selección de Gales. (Efe)
Gareth Bale, con la melena al viento, en un entrenamiento con la Selección de Gales. (Efe)

La pregunta que se hacen en el Real Madrid es por qué Bale no se lo pone difícil a Zidane. Es la reacción a las palabras del galés, en la concentración de su Selección, por unas declaraciones que no hacen ningún favor al jugador. El rebelde Gareth Bale se queja de que no le han facilitado su salida del Real Madrid cuando la temporada pasada quiso marcharse. Lo que no da son los detalles de cómo quería salir y las trabas que pone y seguirá poniendo para resolver su situación. Si verdaderamente quiere irse debería ceder, como lo ha hecho el club. Lo que no puede pretender es querer resolver su situación sin perdonar ni un solo euro cuando no hay ningún club que asuma su elevado sueldo.

Lo que hizo el Real Madrid, después de no dejarle salir la pasada temporada, como así se queja Bale, es darle una nueva oportunidad para que se comprometiera con el proyecto. Zidane, el primero. El entrenador apostó por un borrón y cuenta nueva con el galés después de sus declaraciones en la pretemporada, que enredaron más la relación, y en las que comentó que si se iba mañana, mejor. Zidane volvió a hablar con Bale para comunicarle que era uno más y que tenía las mismas opciones que todos para competir por un puesto. La reacción de Bale, cuando no se llevaba ni un mes de competición, fue bajar los brazos y poner mala cara por empezar a entrar en las rotaciones del entrenador. Generar mal rollo, a su manera.

Bale durante el partido de su Selección contra Finlandia. (Efe)
Bale durante el partido de su Selección contra Finlandia. (Efe)

En el Real Madrid se vuelven a preguntar por qué Bale no se lo ha puesto difícil a Zidane cuando le dieron la oportunidad de volver a ser la estrella del equipo. No la aprovechó tras la marcha de Cristiano Ronaldo y en la pasada temporada, con un equipo mentalizado, comprometido en que debía recuperar la regularidad y la constancia en el esfuerzo para competir por la Liga, el galés volvió a dimitir. Por lo tanto, en el Madrid se da por hecho que han ayudado a Bale. Primero a recuperarle como la estrella del equipo y, segundo, respetando su elevado sueldo (17 millones de euros) que no le pagan en otro equipo.

Un sueldo inasumible

Lo que no aceptó el club del galés es complementar la diferencia de sueldo a la que no podían llegar los equipos que se habían interesado. Uno de ellos era el Tottenham. Se echaban atrás por las elevadas pretensiones del galés y su representante (Jonathan Barnett). Bastante es ya plantearse tener que dejar salir gratis a un jugador que costó 101 millones de euros, para tener que seguir pagándole parte de su ficha cuando ya no trabaja para ti. A Florentino Pérez, incluso, no le parece razonable que el galés no traiga ninguna oferta de un equipo como hizo en su día Cristiano Ronaldo con los 100 millones de euros de la Juventus.

El portugués dio facilidades para su salida y dejó un dinero en el club. Bale no solo quiere que el Madrid no se lleva una cantidad de un posible traspaso sino que se agarra al contrato (le quedan dos años más) para presionar al club de que si no le facilitan la salida, se queda y cobra los más de 60 millones de euros brutos que le restan. Lo que ha hecho Bale, por lo tanto, es destaparse con sus declaraciones en la concentración con su país. Donde reclama, por cierto, más cariño de la afición del Bernabéu. Algo de lo que tampoco se puede hacer responsable el Madrid cuando aparece provocando con una bandera (‘Gales. Golf. Madrid’) o se marcha antes de que finalicen los partidos en el Bernabéu para no coger el atasco de la salida del estadio.

Bale con la bandera 'Gales. Golf. Madrid'. (Efe)
Bale con la bandera 'Gales. Golf. Madrid'. (Efe)

A Bale le han protegido mucho desde dentro del club. Puede que haya tenido sobreprotección por su estatus de estrella. Florentino Pérez ha sido su principal defensor. El presidente ha puesto en valor sus cualidades, hasta con pasión, ante los socios y los entrenadores que ponían en duda su rendimiento. Se le ha ayudado, también, con el tema de las reiteradas lesiones. Pero es imposible seguir consintiéndole sus caprichos si deja de poner de su parte, tanto para quedarse y darle una vuelta para ganarse la confianza de Zidane, como para salir e irse de una manera amistosa. A Florentino le decepciona este tipo de comportamientos. Caprichosos y ahora más irresponsables con la rajada en la concentración de la Selección.

A Bale le preguntaron si sabe si va a seguir en el Real Madrid y su respuesta tuvo el tono de un desahogado. Pasó la pelota a Florentino. “El club tiene que contestar a esta pregunta porque el año pasado traté de marcharme y ellos lo pararon todo en el último segundo. Ellos lo controlan todo. Me lo ponen muy difícil, la verdad. La realidad es que la decisión está en manos del Real Madrid”. Lo que ha conseguido Bale es que en el Real Madrid se harten y pierda el apoyo institucional que tenía. Cuando regrese a Madrid se le reprocharán este tipo de declaraciones que se consideran falsas y las de una persona desagradecida.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios