empate contra alemania

El gol a la heroica de Gayà refleja el hambre que tiene la España de Luis Enrique

España empató contra Alemania por coraje en el primer partido de la Liga de las Naciones. Un gol de Gayà en el descuento y un gran partido de De Gea, lo mejor de la Selección

Foto: Gayà celebra el gol del empate de España contra Alemania. (Efe)
Gayà celebra el gol del empate de España contra Alemania. (Efe)

Un gol de Gayà, en el minuto 95, define lo que es España. Luis Enrique en poco tiempo hace equipos que tienen carácter y personalidad. España decidió que no había que rendirse y tuvo premio. En la última jugada, en un centro de Ferran Torres, que cabecea Rodrigo lo remata Gayá con el pie. El empate contra una Alemania menor, con varias ausencias de futbolistas importantes, sabe a victoria. Esto acaba de arrancar y por delante queda menos de un año para que se dispute la Eurocopa, pero a día de hoy no se puede asegurar que nos dé todavía para competir contra las potencias. Luis Enrique ha trabajado con meticulosidad y exigencia con una mezcla de jugadores veteranos y otros muy jóvenes que tienen ganas y mucho compromiso. Está garantizada la intensidad, el sacrificio, la lucha y el trabajo en la presión. Lo que no hay es un goleador.

España plantó cara a los alemanes durante muchas fases del partido, pero el mayor peligro lo llevó el equipo de Joachim Löw. Alemania supo dónde y cómo hacer daño. Acabó más jugadas. Fue más incisiva. En el juego no hubo grandes diferencias. España quiso la pelota, buscó jugar en campo rival y físicamente dio una buena respuesta. No se achantó. Pero se nubló arriba. En la definición. Con un Rodrigo Moreno, como punta de ataque, desacertado que tuvo una excelente ocasión para marcar, a puerta vacía en la primera parte, y la desperdició.

Sergio Ramos pelea un balón con Timo Werner. (Efe)
Sergio Ramos pelea un balón con Timo Werner. (Efe)

España llegó con vida al final del partido gracias a la mejor versión de David de Gea. El regreso de la Selección española, tras un largo parón de diez meses desde que jugó su último partido con Robert Moreno en el banquillo, deja una noticia esperanzadora y otra preocupante. David de Gea tuvo una actuación destacada y Rodrigo no dio la talla como delantero centro. La diferencia la marcó Timo Werner, el goleador del partido, que aprovechó su ocasión.

Faltó agresividad

A España le faltó la agresividad que tuvo Alemania arriba. Tampoco fue posible con la entrada, en la segunda parte, de tres debutantes: Ansu Fati, Óscar Rodríguez y Mikel Merino. La contundencia que faltó arriba estuvo atrás. De Gea fue el mejor de España. El portero del Manchester United recupera su puesto de titular con el regreso de Luis Enrique, que volvía al banquillo dieciocho meses después de tener que dejar el cargo por un problema familiar. Luis Enrique deposita su confianza en De Gea. Robert Moreno confiaba más en Kepa Arrizabalaga.

Tener un portero fijo, al que darle confianza y que se sienta el titular, es fundamental para cualquier equipo. Así lo ha entendido Luis Enrique. Eligió a De Gea contra Alemania y cerró el debate. David de Gea lo ha pasado mal. Fatal. Pasó de ser un portero indiscutible en la etapa de Julen Lopetegui a bajar su rendimiento en el Mundial de Rusia con fallos garrafales. La inseguridad se apoderó de él. Las críticas crecieron en un puesto que necesita estabilidad y confianza. Un portero cuestionado es un portero frágil.

Luis Enrique pone su confianza en un portero castigado por sus cantadas con la Selección y el Manchester United. La respuesta del guardameta fue buena en el primer partido de la Liga de Naciones disputado en Stuttgart. De Gea estuvo acertado con tres intervenciones en la primera parte contra Alemania. Un cabezazo del lateral derecho, Kehrer; un disparo ajustado de Draxler y un lanzamiento que buscaba la escuadra de Leroy Sané al que reaccionó con una estirada. Despejó la pelota con la mano derecha fuerte. En el gol de Werner fue fusilado. En una acción rápida, fulminante, los alemanes desarmaron la defensa española. Ni Sergio Ramos ni Pau Torres anticiparon la jugada para evitar el disparo.

Tras el gol de Werner tuvo más acciones de mérito. Evitó la goleada. Por arriba y por abajo. Ágil, con reflejos y seguro. Apareció la mejor versión de un portero que necesita recuperar la confianza y el crédito perdido. Con un portero seguro se puede empezar a armar un equipo competitivo. Pero sin la efectividad de los que tienen que acabar las jugadas, hacer goles, es difícil sacar adelante partidos tan competidos como el que planteó Alemania. En el final del partido, en la prórroga, el árbitro anuló un gol de cabeza de Ansu Fati al entender que hay una falta de Sergio Ramos. Pero España creyó y llegó el gol, a la heroica, de Gayà.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios