El Barça y el padre de Messi se reúnen, pero no llegan a ningún acuerdo
  1. Deportes
  2. Fútbol
El surrealismo continúa

El Barça y el padre de Messi se reúnen, pero no llegan a ningún acuerdo

La solución al culebrón del futbolista argentino es imprevisible, porque no hay visos por el momento de que ninguno de los dos bandos dé marcha atrás

Foto: Un aficionado recibe al padre de Messi en el aeropuerto del Prat. (EFE)
Un aficionado recibe al padre de Messi en el aeropuerto del Prat. (EFE)

Todo lo que está sucediendo con Leo Messi desde que envió un burofax al Barça el pasado 25 de agosto comunicando que se quería marchar ya del club, es surrealista. Y la jornada de este miércoles cumplió con la línea. Jorge Messi, el padre y agente del jugador, llegó a primera hora de la mañana al aeropuerto de El Prat y a partir de ese momento se sucedieron episodios estrafalarios como el seguimiento a un restaurante italiano donde comió, persecuciones por las calles de Barcelona en las que se saltó semáforos en rojo a toda velocidad y el coche de Bartomeu sin él dentro en los alrededores de la casa de Jorge Messi para despistar a los periodistas. El objetivo es que el padre del astro y el presidente del Barça pudieran reunirse en un lugar secreto para tener la máxima tranquilidad posible y lo consiguieron. Eso sí, no llegaron a ningún acuerdo durante la hora y media que hablaron.

El padre de Messi ve ''difícil'' que su hijo se quede en el Barça

Jorge Messi respondió a su llegada con el adjetivo “difícil” a la pregunta de si su hijo podía quedarse en el club azulgrana. Y, desde luego, parece complicado pero a estas alturas ya no puede descartarse nada. Las posturas previas a la reunión no han variado ni un milímetro: Messi sigue queriendo marcharse del Barça y Bartomeu continua empeñado en que eso cuesta los 700 millones que tiene de cláusula. Ninguna de las dos partes parecen dispuestas a dar su brazo a torcer y el presidente culé está preparado incluso para demandar a Leo y al club que le fiche si el futbolista decide recurrir a la FIFA para obtener el 'transfer' internacional. Eso es lo que deslizan desde la entidad. Y lo que Bartomeu trasladó a Jorge Messi en la reunión. Incluso que lo único que negociará con Jorge Messi es la renovación del argentino por dos temporadas más.

Una solución imprevisible

Si Bartomeu, efectivamente, se planta en exigir los 700 millones de la cláusula, a Messi solo le quedan dos soluciones: o seguir adelante, pedir el 'transfer' y largarse a otro equipo, o quedarse la temporada que le queda de contrato en el Barça y negociar con quien quiera a partir de enero.

Jorge Messi llega este miércoles al aeropuerto del Prat. (EFE)
Jorge Messi llega este miércoles al aeropuerto del Prat. (EFE)

Cabe preguntarse también por el papelón de tener que permanecer un año en un club en el que ya no quiere estar y al que ha sido capaz de enviar un burofax. Lo lógico sería pensar que se trata de una estrategia de Bartomeu, una medida de presión para obtener el mayor beneficio económico posible por el traspaso de la estrella al tiempo que hace ver a la afición que está haciendo todo lo posible para defender los intereses de la entidad… Pero desde dentro del club hay quien avisa que el presidente va muy en serio y no está dispuesto a pasar a la historia en su último año de mandato como el que dejó escapar al mejor jugador del mundo.

La solución es imprevisible porque no hay visos por el momento de que ninguno de los dos dé marcha atrás. ¿Un ejemplo? El Barcelona presentó ayer una nueva camiseta y en primer plano de la imagen estaba Leo Messi junto a Piqué, Dembelé, De Jong, Ter Stegen y Griezzman.

Atrincherado en Castelldefels

Messi, mientras, continúa atrincherado en su casa de Castelldefels sin decir ni pío, aunque la medida de enviar un burofax no le está saliendo como él esperaba. Si tuviera ya a un club dispuesto a enfrentarse a una posible demanda del Barça en los tribunales, no hubiera hecho ninguna falta que su padre viajara desde Argentina para reunirse con Bartomeu. La reunión indica que el futbolista no tiene tan claro poder jugar en otro equipo por las bravas por mucho que su deseo, su objetivo, sea el Manchester City.

En definitiva, todo apunta a que la solución va para largo y depende de lo que Messi esté dispuesto a aguantar sin moverse de su postura o encontrar un equipo que le apoye en su rebelión.

Leo Messi Jorge Messi FC Barcelona Josep Maria Bartomeu
El redactor recomienda