la cesión al milan le convence

Brahim Díaz, el genio que pulió Guardiola y que el Real Madrid desaprovecha

De ser calificado como genio por Florentino Pérez, en su presentación, a tener que elegir salir cedido al Milan. Brahim Díaz se resistía a marcharse, pero Zidane no le hace hueco

Foto: Brahim Díaz muestra un gesto de rabia e impotencia durante un partido con el Real Madrid. (Efe)
Brahim Díaz muestra un gesto de rabia e impotencia durante un partido con el Real Madrid. (Efe)

Brahim Díaz está preparado para irse al Milan. No le queda más remedio que dar este paso. No es fácil, pero la operación salida necesita un segundo empujón en el Real Madrid. Marcharse sin haber mostrado su potencial es algo que no aceptaba el joven jugador. Se irá, eso sí, sin opción de compra para el club italiano y con el desafío de tener minutos, actuaciones destacadas y regresar a España. Una vez que sales no es sencillo el retorno. Es el miedo que tienen los que se van cedidos.

En el Real Madrid, como en el Barcelona, también cuesta un mundo hacer una limpieza de jugadores. No hay más que comprobar la resistencia de Gareth Bale para que dé su brazo a torcer y así poder aligerar la plantilla y la masa salarial. El caso del galés se lleva con demasiado tacto. Es diferente a lo que sucede con más futbolistas que forman la lista de salidas y también se aferran al contrato y su deseo de demostrar que son útiles. Es el caso de Brahim Díaz, el joven hispano-marroquí que el club blanco compró al Manchester City en el mes de enero de 2019 y se ha sentido desaprovechado.

El Madrid pagó 15 millones de euros más otros cinco en variables por un futbolista que podía haber llegado gratis al final de la temporada. El tiempo y la paciencia dirán si se hizo una operación adecuada o resultó una mala inversión. Un año y medio después se le sigue considerando prescindible. Está en el paquete de los que tienen que abandonar el club momentaneamente. A Zidane le gusta, pero no lo suficiente como para hacerle un hueco en la plantilla de la nueva temporada.

Pep Guardiola choca la mano de Brahim Díaz en un partido del Manchester City. (Efe)
Pep Guardiola choca la mano de Brahim Díaz en un partido del Manchester City. (Efe)

A Brahim Díaz le han insistido que tiene que ir a un equipo en el que tenga más minutos y le garantice continuidad. Es la tercera ocasión que le hacen ver la necesidad de seguir con su formación fuera del Real Madrid. Con 21 años, ni se puede quedar estancado ni puede estar a la espera de que Zidane le dé alguna oportunidad, que suelen ser pocas. La estrategia es la misma que con Reinier Jesús, el joven brasileño que llegó este año, aceptó jugar con el Castilla y no ha puesto problemas para marcharse cedido al Borussia Dortmund por dos temporadas.

El Milan le convence

Las facilidades que dio Reinier, como en su día sucedió con Martin Odegaard y Takefusa Kubo, no las ha puesto Brahim Díaz. Entendió, desde el primer momento, que era una apuesta seria para jugar en el Real Madrid. No quería hacer escala en otro equipo. Pero el Milan ha podido convencerle. Llegó con la idea firme de quedarse en el Madrid y cogió al pie de la letra las palabras de Florentino Pérez en el discurso de presentación. “Has elegido este club por encima de esos grandes clubes que quisieron ficharte. Los madridistas van a descubrir porqué has llegado hasta aquí…”, fueron parte de las palabras que pronunció el presidente en el antepalco del estadio Santiago Bernabéu.

Brahim Díaz había rechazado a otros equipos y se plantó ante Pep Guardiola después de que éste pusiera todo su empeño en pulir el talento y la personalidad competitiva. No quiso renovar con el Manchester City y eligió el Real Madrid. Se puede entender que le cueste aceptar que le digan que está en edad de formación cuando él se ve preparado para competir por tener minutos en el equipo de Zidane. No llegó como promesa. Fue presentado como un genio. Así le calificó Florentino Pérez para generar ilusión. “Presentamos a un jugador que tiene un talento especial y esos valores que pueden convertirle en alguien muy importante en este equipo. Un futbolista con calidad, con magia, con una enorme personalidad que sueña con triunfar en el fútbol con esta camiseta y con este escudo…”, y a estas palabras se agarró Brahim, que firmó el contrato hasta 2025 con la intención de triunfar en el Real Madrid.

A uno no se le pone el cartel de genio y después se le abre la puerta de salida en cada ventana de fichajes. Sienta mal. Parece contradictorio. Por muchos argumentos que te expongan sobre la importancia y la necesidad de no quedarte estancado y tener más minutos en otro equipo para madurar y regresar. Brahim Díaz no fichó por el Real Madrid con la idea de ser visto como una promesa y bajarse del tren. Lo hizo con la misma convicción y determinación de quedarse en el primer equipo y ser uno más como sucede con Vinicius y Rodrygo.

Brahim Díaz junto a Florentino Pérez en el día de su presentación con el Real Madrid. (Efe)
Brahim Díaz junto a Florentino Pérez en el día de su presentación con el Real Madrid. (Efe)

De ser calificado como genio a sentir la impotencia de jugar poco y tener que elegir algunas de las salidas que le proponía el club a su padre y agente (Sufiel). Una cesión para que no pierda otra temporada. Se interesó el Getafe. También el Betis. Pero es el Milan el destino elegido. En el Real Madrid ha disputado 599 minutos en 21 partidos. Así es muy difícil triunfar en el Madrid. Seguirá los pasos de Kubo y Reinier. Pero pasar de estar con Guardiola y Zidane a tener que marcharse a otro equipo lo interpretaba como un paso atrás en su carrera y no como un impulso con billete de vuelta.

No todos los que salen regresan. Veremos lo que sucede con Jesús Vallejo (en el Granada) y otros casos como el de Dani Ceballos. Achraf no dudó. Se fue al Borussia Dortmund, elevó su cotización y eligió no regresar al Real Madrid que, por otra parte, vio una oportunidad para hacer un buen negocio con la venta al Inter de Milán. No siempre hay una segunda oportunidad, como sucedió con Carvajal y Odegaard, ni existen las garantías de reincorporarse al Real Madrid después de una breve o larga cesión. La estrategia de Brahim Díaz pasa por demostrar en el Milan que tiene sitio en el Real Madrid del futuro. La del club por darle salida para que la joya no se convierta en bisutería.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios