Di María, jugador clave en el 3-0 al Leipzig

Un PSG sobrado llega a su primera final sin necesidad de los goles de Neymar y Mbappé

El club parisino somete a un Leipzig tímido y frágil de comienzo a fin del partido. Conducido por un Neymar que sólo falló ante portería, el PSG encuentra en Di María a la figura del encuentro

Foto: Di María (el mejor jugador del partido) y Neymar celebran la victoria. (Reuters)
Di María (el mejor jugador del partido) y Neymar celebran la victoria. (Reuters)

Numerosos aficionados del Atlético debieron de quedar atónitos este martes por la noche ante la metamorfosis sufrida por el Red Bull Leipzig, el equipo de moda en Europa, que tras superar con justicia al equipo de Simeone hace cinco días fue borrado del terreno de juego (3-0) por el Paris Saint-Germain. El club francés no necesitó siquiera de los goles de sus dos principales estrellas, Neymar y Mbappé, para acceder por fin a su primera final de Champions League (y en el caso del brasileño, optar legítimamente al título de mejor futbolista del mundo que dejó vacante el pasado sábado en Lisboa Lionel Messi).

Sergio Rico, sustituto del lesionado Keylor Navas, apenas tuvo trabajo en la noche más estelar de su carrera. La autoridad del equipo parisino prevaleció todo el encuentro salvo los primeros diez minutos de la segunda parte (con 2-0 en el marcador). Más solidario y profesional que en el pasado, sin rivalidades individuales aparentes y con el foco exclusivamente puesto en su objetivo, los franceses dominaron el partido con comodidad incluso en ausencia de Marco Verrati, que sólo jugó los últimos diez minutos y podría ser la gran alegría del club con vistas a la final del próximo domingo.

Neymar, tras el encuentro. (Efe)
Neymar, tras el encuentro. (Efe)

Ni Upamecano ni Kampl ni Pölsen supieron revalidar sus actuaciones ante un Atlético de Madrid cuya cicatería queda más expuesta (si cabe) ante la personalidad desplegada por un PSG equilibrado y ofensivo, que tuvo la suerte además de encontrar al Ángel Di María de las grandes noches: ubicuo, enérgico, decisivo, participó en los tres goles (anotando él mismo el 2-0) y se ganó sin ningún género de dudas participar como titular en su segunda final de Champions, a disputar también en Lisboa (como la primera, con el Real Madrid, en 2014).

Otro Leipzig

"Estaremos al 120 por ciento y le vamos a exigir todo al rival", había dicho Julian Nagelsmann en la conferencia de prensa anterior al partido. Su equipo, sin embargo, completó un partido mediocre y tibio, sin posesión, corriendo detrás de la pelota: lo contrario a su duelo de cuartos de final contra el 'Atleti'. Neymar, que fue nombrado mejor jugador del partido contra el Atalanta pese a fallar tres goles cantados, pudo tener otra noche de gloria definitiva: dos postes y una precipitación le separaron de su primer gol en la burbuja lisboeta (a pesar de lo cual es uno de los grandes nombres de esta fantasmal fase final).

El entrenador del Leipzig, Julian Nagelsmann, antes del partido. (Efe)
El entrenador del Leipzig, Julian Nagelsmann, antes del partido. (Efe)

El club más rico del mundo acaricia la que sería la segunda Champions League para un equipo francés (el Marsella ganó la Liga de Campeones en 1993). "Llegué a París para poder hacer historia", afirmó Di María tras el partido, mientras en París cientos de aficionados se echaban a las calles pese a las restricciones del coronavirus. Aunque Neymar y Mbappé volvieron a quedarse sin marcar, se expande ahora el recuerdo de su fantástica remontada al Atalanta hace sólo seis días. Junto con Verrati, son la esperanza de un equipo multimillonario al que le faltan 90 minutos para ganarse el respeto definitivamente.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios