El Sevilla de Lopetegui y Bono salva el orgullo del fútbol español en Europa
  1. Deportes
  2. Fútbol
El portero salvó al equipo ante el Manchester

El Sevilla de Lopetegui y Bono salva el orgullo del fútbol español en Europa

El equipo andaluz remonta un 0-1 ante el Manchester United después de sufrir un asedio durante media hora en el que el guardameta marroquí realizó seis paradas fabulosas

placeholder Foto: Luuk de Jong y Reguilón celebran el tanto decisivo del primero. (Efe)
Luuk de Jong y Reguilón celebran el tanto decisivo del primero. (Efe)

Cinco veces había jugado hasta ahora el Sevilla las semifinales de la Europa League. Las cinco veces pasó a la final, y en las cinco ediciones se llevó el trofeo. Este próximo viernes jugará contra el ganador del Inter-Shakhtar la sexta final de su torneo predilecto después de aguantar un asedio del Manchester United durante la segunda parte y encontrar en su portero, el marroquí Bono, a un héroe que detuvo al menos cinco ocasiones clarísimas seguidas en los primeros diez minutos de la segunda parte, con 1-1 en el marcador, en pleno desconcierto de un equipo que no se había descompuesto hasta ahora en la competición.

El conjunto de Lopetegui, que había igualado el gol inicial de penalti de los ingleses tras un mal inicio de partido, entró al campo igual de perdido tras el descanso. Durante esos primeros quince o veinte minutos mostró, resguardado por un portero majestuoso, entereza propia de un campeón ante un rival 'grande', más propio de Champions, que jugó admirablemente esa franja del encuentro bajo la dirección de Pogba y Bruno Fernandes (y todavía estará preguntándose cómo pudo ser eliminado este domingo en Colonia después de esas oportunidades en soledad ante el portero).

Primer gol de De Jong en el torneo (2-1)

El Manchester tuvo mejor posición durante casi todo el partido, hasta el 1-2 de Luuk De Jong en el 78, ganando el centro del campo a un equipo español que echó de menos una versión más asertiva de Banega en la primera parte, superado por un Bruno Fernandes que dominó el juego durante una hora de partido. Un preocupadísimo Lopetegui cambió, uno por uno, a toda su línea ofensiva durante esa media hora de resistencia casi bélica, en la que el Sevilla se agarró a Bono en una de esas noches que consagran a cualquier guardameta en la memoria de una afición. (Cabe recordar que Bono, portero de la selección marroquí, es el teórico suplente del titular Vaclík).

Fue De Jong, el cuestionado delantero holandés, quien empujó a la portería de De Gea un fabuloso centro del capitán Jesús Navas, tras una de sus proverbiales internadas por la banda derecha, en el minuto 78. Un centro envenenado, suave, que superó a tres centrales y enmendó en décimas de segundo la temporada del presunto '9' titular de la plantilla (34 goles la temporada anterior en el PSV Eindhoven). Es el primer tanto de De Jong en Europa esta temporada, pero vale oro. Y Bono, después de haber parado aquel penalti en cuartos contra el Wolverhampton con 0-0 en el marcador, es el icono del equipo más sólido del fútbol español desde que regresó el fútbol.

Una actuación soberbia de un portero permite a otro exguardameta, Julen Lopetegui, reivindicar su trabajo tras su semestre infernal de 2018, en un momento de crisis del fútbol patrio. Excluidos de las semifinales de la Champions League por primera vez en trece años, los tres clubes con mayor presupuesto de LaLiga fueron superados claramente (en el caso del Barcelona, escandalosamente) por equipos más jóvenes, mejor preparados físicamente y con mejor juego. No es el caso del Sevilla: el Manchester jugó mejor, pero el equipo español resistió (mostró "resiliencia", en palabras de Lopetegui) y es otra vez finalista de la Europa League.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Sevilla FC Manchester United Europa League
El redactor recomienda