Las lesiones alumbraron a un nuevo jugador

Así se 'inventó' Simeone a Marcos Llorente, el '9' de moda del Atlético para la Champions

Analizamos, datos en mano, cómo ha exprimido el argentino el talento ofensivo que escondía en sus botas el exfutbolista del Real Madrid

Foto: El 'Cholo' Simeone y Marcos Llorente celebran en Liverpool el pase a cuartos de final de la Champions (Efe).
El 'Cholo' Simeone y Marcos Llorente celebran en Liverpool el pase a cuartos de final de la Champions (Efe).

La temporada futbolística más atípica que se recuerda apenas había echado a andar cuando saltaron todas las alarmas en el Cerro del Espino. Corría finales del mes de octubre de 2019 y un esguince de tobillo dejaba a João Félix, el fichaje más caro de la historia del Atlético de Madrid, seis partidos en el dique seco. Sólo unas semanas después, una hernia de disco privaría a los colchoneros de Diego Costa. El hispano-brasileño se perdió dieciocho encuentros durante los 94 días que estuvo de baja.

Fueron semanas agónicas para Diego Pablo Simeone. Con Álvaro Morata -ya lesionado de la rodilla en septiembre- como único referente contrastado en punta, el argentino activó todos los mecanismos que pudo para contrarrestar la preocupante racha de pírricos empates que atravesaba su equipo. Incluso dio la alternativa a Darío Poveda el 23 de noviembre. El chico había metido diez goles con el filial; era su oportunidad. Disputó siete minutos ante el Granada y una rotura del cruzado le impediría disputar ni uno más.

Por si fuera poco, la disonancia entre las expectativas creadas en torno al jovencísimo João Félix y su rendimiento sobre el césped, mayormente irregular -más otros 25 días de baja entre enero y febrero-, hizo aun más notoria, si cabe, la ausencia de Antoine Griezmann en la plantilla. Sin efectivo con el que afrontar un revulsivo de emergencia en el mes de enero ni confianza alguna en el joven serbio Ivan Saponjic, que sólo jugó dos minutos antes del estallido de la pandemia en Europa, al ‘Cholo’ no le quedaba otra que ‘inventarse’ un delantero.

Marcos Llorente celebra un gol ante el Getafe. (EFE)
Marcos Llorente celebra un gol ante el Getafe. (EFE)

Resultaba difícil imaginar, no obstante, que el elegido fuera Marcos Llorente. El canterano madridista había cambiado de ‘acera’ para sumar los minutos que Zinedine Zidane no podía darle y ocupar un puesto, el de mediocentro, que quedaba huérfano por segunda temporada consecutiva tras la marcha de Gabi Fernández al Al Sadd, primero, y el traspaso de Rodri Hernández al Manchester City después. Perfiles distintos, no obstante, ya que Llorente, mucho menos posicional, cumplía per se otros muchos de los requisitos que busca Simeone en los jugadores del centro del campo.

Interior y falso extremo

No le costó al madrileño adaptarse al rol de interior, casi de falso extremo, que tanto gusta al ‘Cholo’ y en el que tan bien se desenvuelven Koke o Saúl Ñíguez a sus órdenes. Si el preparador del Atlético de Madrid había dado luz verde a Andrea Berta para llevar a cabo la operación, era por un buen motivo. Los centrocampistas físicos, polivalentes y con recorrido siempre fueron bienvenidos en el sistema de Simeone, como lo fue Raúl García. Pero Marcos Llorente ha demostrado ser diferente.

«Cuando se le firmó, se tuvo en cuenta que era un jugador que podía ocupar cada una de las posiciones de la línea de medios del 4-4-2 de Simeone», desvela a El Confidencial una de las personas que más tiempo han pasado en el Centro Deportivo Wanda en los últimos meses. «Pero el trabajo de Llorente en el día a día, su clarividencia de cara a gol y cómo se desenvolvía en el área, le han dado pistas a Simeone a la hora de hallar soluciones para la delantera en la propia plantilla».

El mediocentro -si es que se le puede seguir etiquetando como tal- cayó de pie en el equipo rojiblanco el pasado verano, desenvolviéndose como pez en el agua en las situaciones de juego reducido dispuestas por el staff técnico en cada sesión de entrenamiento. Su facilidad para definir en los entrenamientos distaba mucho de la de otros futbolistas con los que comparte vestuario. Cualidades que no dudó en poner al servicio del club cuando su entrenador lo requirió. Ni siquiera en un escenario tan imponente como Anfield.

Llorente, tras anotar su segundo gol en Liverpool. (Reuters)
Llorente, tras anotar su segundo gol en Liverpool. (Reuters)

Cuando Marcos Llorente sustituyó a un enfadado Diego Costa en el feudo del vigente campeón de Europa, que ya había igualado el 1-0 de la ida y asediaba la portería de Jan Oblak, lo fácil hubiera sido pensar que el Atlético se conformaría con ir a la prórroga y, si todo iba bien, jugarse el pase a cuartos en la tanda de penaltis. Con el 2-0 de Roberto Firmino, el planteamiento conservador de Simeone hacía aguas; ya sólo quedaba ir al ataque. Fue entonces cuando un Marcos Llorente desconocido hasta la fecha se presentó en sociedad.

El ex del Real Madrid dejó muda la ciudad de los Beatles.

Con dos goles desde la frontal del área y una asistencia a Álvaro Morata en el tiempo extra, el ex del Real Madrid dejaba muda la ciudad de los Beatles. Buena parte de ella, al menos. Trece minutos de oro que ponían la guinda al adiós de las grandes noches del fútbol europeo (con público), obligado a tomarse un descanso por la irrefrenable expansión de la Covid-19 por el continente. A 2.000 kilómetros, los colchoneros no daban crédito a lo ocurrido; ni siquiera muchos de los empleados del Wanda Metropolitano.

«Se rumoreaba que el ‘Cholo’ iba a probar cosas nuevas para ese partido; existía ese runrún en la ciudad deportiva. Sorprendió que acabase jugando de delantero y, sobre todo, que tuviera ese acierto de cara a gol. Pero, a quienes lo veíamos en el día a día, que habíamos hecho algún seguimiento de lo que estaba probando Simeone en las semanas previas, tampoco nos pilló exactamente por sorpresa», asegura la fuente anteriormente citada a este medio.

Valentía

Decía Jürgen Klopp en 2013 que «la única forma de alcanzar un sueño es ser valiente», y, aquella noche, el ‘Cholo’ goleó en valentía al alemán. De haber salido mal el experimento, quizás hoy no tendría una nueva oportunidad de conquistar la ‘orejona’ ni sabríamos que contaba entre sus filas con un arma secreta. Una suerte de Caballo de Troya que, lejos de ser flor de un día, se erigió como uno de los principales argumentos del Atlético para asaltar el podio de LaLiga tras un confinamiento durante el cual el nuevo héroe rojiblanco ‘bautizaría’ a su perro como ‘Anfield’.

«Veo a la plantilla comprometida para entender que vamos a necesitar de todos. En un final de temporada tan exigente es imposible jugar con los mismos siempre», advirtió el entrenador atlético en una de las primeras comparecencias post estado de alarma ante los medios. En este sentido, Llorente se había convertido en «una alternativa más en una posición que no es fácil». Y, datos en mano, es innegable que ha respondido con creces a la confianza que ha depositado el ‘míster’ en él.

Mapas de disparos y goles esperados de Marcos Llorente desde 2015 hasta la temporada 2019/2020 | Datos: Understat.com
Mapas de disparos y goles esperados de Marcos Llorente desde 2015 hasta la temporada 2019/2020 | Datos: Understat.com

Desde 2015 hasta el presente curso, el madrileño sólo había intentado 21 tiros como profesional en la liga española. Ninguno logró superar al portero de turno. Su casillero seguía a cero cuando firmó su contrato con la entidad rojiblanca hace ya más de un año. Pero, desde que se reanudó el campeonato el pasado mes de junio, Marcos Llorente ejecutó 14 disparos, de los que marcó tres, casi doblando sus métricas de goles esperados (xG), como se puede comprobar en el mapa de disparos que precede a este párrafo.

Es decir, que ha marcado más de un gol del que las estadísticas preveían en función de la posición y lejanía de sus disparos respecto al guardameta, los defensas y la propia portería. ¿Qué significa esto, aun siendo la muestra un tanto pequeña? Probablemente, que Simeone cuenta entre sus filas con uno de los futbolistas más polivalentes del país en la actualidad. En una sola temporada hemos visto las dos caras de una misma moneda: la de un futbolista polifacético encasillado, hasta ahora, en la posición de mediocentro.

Según los datos de StatsBomb, uno de los mayores proveedores de datos del mundo, con sus pases, regates y faltas provocadas, Llorente ha producido hasta 27 oportunidades de disparo para el resto de sus compañeros. Previo al parón, generaba 0,36 acciones de peligro por encuentro; tras el mismo, su media fue de 3,39. Además, su éxito a la hora de sortear rivales se disparó de 0,83 a 2,68 regates exitosos cada 90 minutos. Lo que viene a ser una transformación casi completa. Un jugador nuevo, inédito. Pocos pivotes o mediocentros, poseen cualidades como éstas.

Presión sin descanso

En dicha posición, todo hay que decirlo, también cumplió su papel a las mil maravillas durante los 760 minutos de juego que disfrutó hasta la declaración del estado de alarma. Pero sus métricas defensivas, como era de esperar, sufrieron ligeros cambios conforme jugaba más y más cerca del área rival. Así, de 2,84 entradas cada 90 minutos pasó a 1,41, y de 1,30 intercepciones a 0,14. Lo que no ha diferido apenas han sido sus acciones de presión sobre los rivales, rondando las 20 por encuentro, aunque esto guarda una relación más estrecha con el libreto defensivo de Diego Pablo Simeone.

Otro apartado en el que ha destacado tanto de interior como de mediapunta ha sido en el de la creación de juego. Su porcentaje de acierto en pases apenas ha variado (77,57% de media este curso), aunque las tres asistencias que ha repartido en LaLiga 2019/2020 se produjeron tras la reanudación del campeonato. Dos las dio ante Osasuna (0-5), marcando, además, un gol. Era el segundo partido postconfinamiento. Aquella exhibición confirmó las sospechas de Simeone, a quien nadie podría tildar ya de temerario.

Radares de las métricas de Marcos Llorentes antes y después de la victoria ante el Liverpool | Datos: StatsBomb / Fbref
Radares de las métricas de Marcos Llorentes antes y después de la victoria ante el Liverpool | Datos: StatsBomb / Fbref

Pero el camino de Marcos Llorente hasta convertirse en la revelación ofensiva que nadie vio venir -salvo su entrenador, por supuesto- no ha sido fácil. Quienes han trabajado cerca del primer equipo en el Cerro del Espino dan buena cuenta de la ejemplar actitud -aptitud aparte- del jugador de 25 años ante la falta de oportunidades: trabajando más, exigiéndose más y no poniendo nunca una mala cara. Cualidades que Diego Pablo Simeone siempre ha premiado desde que tomó las riendas del club en 2010.

«Los hechos hablan por sí solos. Trabajó y sufrió mucho, y jugó poco. Encontramos en él unas características diferentes a Correa, Costa, João, Morata, y tenemos una opción importante más en ataque», señaló el ‘Cholo’ en rueda de prensa pocos días después de su despliegue en El Sadar. Con el tercer puesto y un billete para la próxima Liga de Campeones en el bolsillo, el reto de su nuevo ‘ojito derecho’ es otro: la Liga de Campeones.

Los peligros del encasillamiento

Joven, polivalente, maleable, trabajador infatigable y con cualidades aún por pulir y explotar, Marcos Llorente reúne todos los requisitos para convertirse en el nuevo gran proyecto personal del ‘Cholo’. Su caso invita a reflexionar, por otra parte, sobre la idoneidad de encasillar a los futbolistas entre defensas, centrocampistas y delanteros, aun perteneciendo a uno de los equipos menos ‘flexibles’ de los últimos tiempos en las grandes ligas europeas en cuanto a esquemas tácticos.

Slaven Bilic, ahora entrenador del West Bromwich Albion, vaticinó hace tiempo que «la próxima gran revolución del fútbol será la muerte del sistema». Pero, mientras ciertas etiquetas sigan vigentes, sólo se atreverán a liderarla Marcelo Bielsa, Pep Guardiola e, incluso, el jovencísimo Julian Nagelsmann, entrenador del RB Leipzig, el primer obstáculo de los que aún le quedan por superar al Atlético de Madrid si quiere alzar de una vez por todas la ‘orejona’.

Por suerte para Simeone -y, transversalmente, también para Luis Enrique-, su nuevo pupilo, su as en la manga, parte con ventaja ahora que se ha librado de las suyas y un mundo nuevo se abre ante él.

GLOSARIO DE ABREVIATURAS

Press: Número de veces que se presiona a un rival que recibe, conduce o pasa un balón.
Tkl: Número de jugadores sobre los que se realiza una entrada.
Int: Número de interceptaciones.
NPxG: Goles esperados (no de penalti). Probabilidad de que un disparo se convierta en gol, según la distancia, el ángulo y los jugadores que se interpongan entre el balón y la portería.
xA: Asistencias esperadas. Probabilidad de que un pase se convierta en una asistencia de gol, según la distancia, el ángulo, la altura y los jugadores que se interpongan entre el balón y el receptor.
SCA: Acciones ofensivas que conducen a un disparo: pases, regates y faltas.
Cmp%: Porcentaje de pases completados.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios