El alemán es baja indefinida en el Dortmund

Auge y caída de Marco Reus, el jugador que rechazó a Real Madrid y Barcelona

Desde que deslumbrara en aquel Dortmund que se cargaba al Real Madrid de Mourinho en semifinales de la Champions, poco queda ahora de ese jugador que iba camino de ser una estrella mundial

Foto: Marco Reus, una estrella perseguida por las lesiones. (Reuters)
Marco Reus, una estrella perseguida por las lesiones. (Reuters)

"Si no se hubiese lesionado tanto...". Este inicio de frase define a la perfección lo que ha sido la carrera de Marco Reus. Desde que deslumbrara en aquel Borussia Dortmund que se cargaba al Real Madrid de Mourinho en semifinales de la Champions League, poco queda ahora de ese jugador que iba camino de ser una estrella mundial. Con 31 años su equipo comunicaba su baja indefinida, y su vuelta a los terrenos de juego es una completa incógnita.

Lejos queda ahora aquel jugador habilidoso con cara de niño que comenzó despuntando en Monchengladbach y terminó convirtiéndose en una de las sensaciones del Dortmund y de la Bundesliga. Reus comenzó a vivir un continuo calvario de lesiones que le han impedido recuperar su mejor nivel. Actualmente una lesión le tiene apartado de los terrenos de juego desde febrero. Tal y como desveló el Borussia Dortmund en sus redes sociales, el alemán sigue teniendo problemas con un tendón inflamado, justo en la misma zona de los abductores en la que sufrió la lesión inicial“. La Bundesliga no vuelve hasta el 18 de septiembre, pero todo apunta a que el BVB seguirá sin poder contar con Reus.

El Borussia volvió este jueves a los entrenamientos y Michael Zorc, director deportivo del conjunto alemán, aprovechó la vuelta al trabajo para expresar su tristeza por la desgracia de Reus. "Es difícil de decir con exactitud cuánto tiempo estará de baja. Es una pena, pero el tendón sigue inflamado y no podrá unirse al equipo. Es lo que tiene este tipo de lesiones en el abductor“, concluyó.

Marco Reus en uno de sus enfrentamientos contra el Real Madrid. (EFE)
Marco Reus en uno de sus enfrentamientos contra el Real Madrid. (EFE)

Más de 800 días lesionado

Cuando Reus comenzaba a labrarse un lugar en la élite del fútbol mundial todo se frenó en seco. Uno de sus peores momentos llegó en junio del 2014. Marco Reus cayó lesionado en un partido amistoso de la selección absoluta de su país contra Armenia, perdiéndose el Mundial en un momento en el que su titularidad en el equipo era innegociable. A partir de esa lesión comenzaría el calvario de una tras otra hasta el día de hoy. En la actualidad cuenta con más de 800 días lesionado, se dice pronto, desde que fichara por el Dortmund. En mayo de 2016 cayó lesionado por una pubalgia y estuvo seis meses fuera de los terrenos de juego. Tan solo seis meses después de esa lesión se rompía el cruzado. Ocho meses de baja más y una carrera muy tocada que parecía imposible de recuperar.

En febrero de 2018 volvió a los terrenos de juego después de una de las muchas lesiones que ha tenido que vivir. Tras muchas dudas alrededor de su rendimiento después de tantas lesiones con casi 30 años, el germano volvió a recuperar gran parte del nivel perdido. Reus volvió a brillar en el campo con unos números que recordaban al jugador que hace años se rifaba media Europa. 17 goles y 12 asistencias sumaba por aquel entonces, pero unas molestias volvían a frenar su resurgir esta misma temporada. Tras un encuentro de copa y el respectivo análisis del cuerpo médico, se confirmó que Reus había sufrido problemas musculares que lo mantendrían alejado de los entrenamientos por cuatro semanas.

Reus se perdió partidos clave. Muchos aficionados esperaban su regreso después del parón, pero el club dio la peores noticias. Reus sería baja por tiempo indefinido debido a una tendinitis crónica y de pronóstico reservado. Un situación que puede provocar su retirada del fútbol con solo 31 años.

Reus estuvo en las portadas de los medios catalanes durante varios años.
Reus estuvo en las portadas de los medios catalanes durante varios años.

Rechazó a los más grandes

La realidad es que allá por el año 2013, Marco Reus era uno de los jugadores más deseados por la mayoría de gigantes del fútbol europeo. El extremo alemán del Borussia Dortmund llegó a la final de la Champions League con el conjunto dirigido por Jurgen Klopp, cayendo posteriormente ante el Bayern Munich, en un equipo en el que también destacaban jugadores como Gundogan, Lewandowski o Hummels, pero donde el atacante germano era la estrella dominante.

Real Madrid, Barcelona, Chelsea, United o Arsenal se peleaban por él, pero siempre recalcó una y otra vez que ya estaba en un grande y que su sitio se encontraba en el Signal Ilduna Park. El cuadro de la cuenca del Ruhr conseguía retener así a una de sus grandes estrellas, mientras el resto de jugadores importantes del equipo abandonaban el conjunto amarillo. Algunos al máximo rival. Muchos podrían pensar que haber cambiado de aires en aquel verano le hubiese llevado a ser actualmente uno de los mejores jugadores del mundo y haber evitado las lesiones, pero al final cuando un jugador es de cristal tiene muy difícil librarse de ello esté en Madrid, Barcelona o Dortmund.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios