el giro de un equipo que estaba desmoralizado

El plan del Real Madrid para remontar al Manchester City pasa por la solidez y la épica

El Real Madrid recibió un bofetón a finales de febrero del que se ha podido recuperar tras demostrar en los últimos once partidos de Liga que necesita solidez para ser competitivo

Foto: Pep Guardiola da instrucciones, con Zidane al fondo, en el partido entre el Real Madrid y el Manchester City en el Bernabéu. (Efe)
Pep Guardiola da instrucciones, con Zidane al fondo, en el partido entre el Real Madrid y el Manchester City en el Bernabéu. (Efe)

El Real Madrid está en el hábitat que mejor se maneja. El de la épica y las heroicidades. Los jugadores han regresado a los entrenamientos con fuerza y convencidos de que se les presenta una ocasión en la que tienen mucho que ganar. Sube la moral del equipo y las ganas de meterse en la final de ocho clubes que se van a disputar una Champions atípica en Portugal. El giro es total en un equipo que acabó deprimido y desmoralizado a finales de febrero a otro que se siente ganador y dice que va a por esta Champions. El Madrid vuelve a tener alma. Lo que se perdió el 26 de febrero, con la derrota (1-2) en la ida de los octavos de final, se ha recuperado en el mes de julio. Antes del confinamiento no tenía ninguna opción. Florentino Pérez estaba decepcionado. Veinte días antes de la derrota ante el City, el equipo había sido eliminado de la Copa del Rey por la Real Sociedad en el Bernabéu. Eran días en los que se dudaba de Zidane y su método de las rotaciones. Ganar la Liga ha sido la bendición.

Puede que con la épica no sea suficiente para eliminar al Manchester City y haga falta más fútbol que buenas actitudes. Pero es el propio Pep Guardiola el que ha dado la voz de alarma por el conocimiento y el respeto que tiene del rival cuando avisa que “si los jugadores no tienen hambre contra el Madrid, no pasaremos. Tenemos que hacer algo especial”. El próximo viernes, 7 de agosto, conoceremos la capacidad del Real Madrid para realizar hazañas. De lo que no hay dudas es que la percepción en el Real Madrid y fuera ha cambiado. Los jugadores se lo creen y Guardiola advierte.

Fede Valverde persigue a De Bruyne. (Efe)
Fede Valverde persigue a De Bruyne. (Efe)

La exigencia de ganar siempre en el Real Madrid impide que se pueda disfrutar de los éxitos. Son alegrías a corto plazo y los jugadores y Zidane han tenido una semana para relajarse y celebrar en privado el campeonato de Liga. Esa obligación por tener que superarse pone al equipo ante un desafío mayor. Ganar la primera Champions sin Cristiano Ronaldo. Han demostrado que pueden ser campeones en España sin el portugués. Falta dar un paso más alto. Hacerlo en Europa. Un reto que no resulta nada sencillo porque hay que remontar un resultado desfavorable al Manchester City. Sin Sergio Ramos, sancionado. Pep Guardiola tampoco podrá tener al Kun Agüero, lesionado. El peso del central es mayor al del delantero del City.

Ser compactos y agresivos

“Estábamos convencidos de que seguiríamos ganando sin Cristiano Ronaldo”, manifestó Luka Modric después de ganar la Liga en el medio croata ‘Sportske Novosti’. El croata, uno de los veteranos de la plantilla y con una estrecha relación de amistad y complicidad con el capitán Sergio Ramos, desvelaba una de las mayores motivaciones que hay en el vestuario desde que Cristiano Ronaldo, el 11 de julio de 2018, cambiara el Real Madrid por la Juventus. Era necesario ganar un título de los grandes. De esos que marcan un nuevo punto de inflexión y dan solvencia a una plantilla que no se puede permitir el fracaso. Se ha ganado la Liga, pero queda la Champions.

Lo que ha conseguido el Real Madrid tiene más mérito que lo ha que ha logrado Cristiano Ronaldo en la Juventus. Se le puede dar más valor a ganar una Liga cuando tienes de rival a Messi que los dos Scudettos del portugués. La Juve encadena nueve campeonatos italianos consecutivos. Tiene menos dificultad ganar en Italia que en España. Ganar la Liga tiene un impacto curativo. Se está comprobando. Sirve para que el Real Madrid haya cogido más confianza y seguridad para el partido en el Etihad. Cambia la percepción que se tenía después de la derrota en el Bernabéu el 26 de febrero.

Los jugadores del Manchester City celebran la victoria en el Bernabéu. (Efe)
Los jugadores del Manchester City celebran la victoria en el Bernabéu. (Efe)

Los ánimos quedaron muy tocados en el vestuario tras el partido de ida de los octavos de final. Cundió el pesimismo en la peor versión del Real Madrid de Zidane. Hizo un partido malo. Espeso en el juego de elaboración, horizontal y, lo peor, frágil en defensa. Vulnerable atrás e inofensivo arriba. Recibió un auténtico bofetón del que se ha podido recuperar tras demostrar en los últimos once partidos de Liga (diez victorias y un empate) que necesita solidez para ser competitivo. Así puede tener opciones de remontar la eliminatoria contra el Manchester City.

A Zinédine Zidane le sorprendió la táctica de Pep Guardiola en el Bernabéu. El City le dio la pelota al Madrid y se transformó en un equipo más vertical y contragolpeador. Este partido ha sido revisado y analizado por Zidane y los jugadores. La única conclusión que se ha sacado y el plan para intentar la remontada es que hay que ser compactos y agresivos en el Etihad. Sólidos, fuertes en defensa y en la presión. Cuando se habla de agresividad es intensidad, energía y sacrificio colectivo. Las oportunidades se presentarán en otro partido que se puede romper en lo táctico. Hay que ser efectivos arriba en un equipo que recupera para este partido a dos jugadores que tienen que marcar las diferencias: Eden Hazard y Marco Asensio. Seguros atrás, con Courtois, y una defensa en la que Eder Militao estará con Raphael Varane.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios