se le exige elevar el listón competitivo

El Madrid le exige a Asensio que suba el nivel y deje de mirarse el ombligo

Ahora viene lo difícil para Marco Asensio. Asentarse en el once de Zidane, jugar con regularidad y coger más responsabilidades. Ha sido la mejor noticia del Real Madrid tras el confinamiento

Foto: Marco Asensio celebra un gol con el Real Madrid en la liga. (Efe)
Marco Asensio celebra un gol con el Real Madrid en la liga. (Efe)

Marco Asensio empezó la temporada con la ayuda de las muletas, viendo los partidos en su casa con la rodilla todavía inflamada y recibiendo visitas para darle ánimos en la camilla de los fisioterapeutas. Por ahí pasaban todos los compañeros, Zidane, Florentino Pérez, Sergio Llull... La ha acabado en el once de Zinédine Zidane. Marcando el último gol del equipo en el partido contra el Leganés en Butarque. El balear es un ejemplo perfecto para comprender que existen las segundas oportunidades y que en el Real Madrid están como locos para que vuelva a coger ese camino que le habían marcado como una estrella.

Desde luego, no se puede quejar de la confianza que le ha dado Zinédine Zidane después del confinamiento. De los once partidos disputados ha tenido presencia en nueve y los registros son para pensar que estamos ante una excelente recuperación, en lo anímico y futbolístico, de un jugador golpeado por una grave lesión en la rodilla. En los 334 minutos que ha disputado en su regreso al campeonato ha marcado tres goles y ha dado una asistencia. Mejores cifras que, por poner algunos ejemplos, Bale, James, Hazard y Jovic.

Zidane junto a Marco Asensio. (Efe)
Zidane junto a Marco Asensio. (Efe)

Ahora viene lo difícil para Marco Asensio. Asentarse en el once de Zidane, jugar con más regularidad y coger más responsabilidades. Elevar su nivel competitivo es lo que piden en el Real Madrid. En los planes del técnico se vislumbra una línea de ataque en la que tiene sitio junto con Karim Benzema y Eden Hazard. Asensio es de los que tiene privilegios, pese a que Zizou repita una y otra vez que todos son igual de importantes. Al técnico le convence porque se adapta con facilidad a la banda derecha y, a pierna cambiada, explota su perfil. Lo hemos visto en el partido contra el Lega en Butarque. Tiró un desmarque, se fue por velocidad e Isco le dio un balón en profundidad al espacio. Control con la izquierda y definición con la misma pierna. Así de facilito lo hace, cuando está inspirado, el '20' del Real Madrid.

Borrón y cuenta nueva

Marco Asensio es de los que tiene como virtud la facilidad de acabar las jugadas que parecen sencillas y también las difíciles. En la memoria de todos están los golazos que ha hecho en finales como la Supercopa de Europa, en el Camp Nou al Barcelona, en la final de la Champions a la Juventus… Asensio tiene un amplio repertorio para jugar en varias posiciones y una naturalidad en su juego que le convierte en una de las debilidades de su entrenador y también del presidente Florentino Pérez.

Pero no se puede mirar el ombligo. Si pensaba que estaba ya de vuelta para quedarse y que, como se ha visto tras el confinamiento, se le caen los goles y marca las diferencias, está equivocado si vuelve a relajarse. A Asensio se le valora el sacrificio que ha tenido que hacer para recuperarse de una grave lesión y la mala suerte de caer en un partido de pretemporada cuando estaba dispuesto a corregir los errores de un mal año. De hecho, había renunciado a ir con la Seleccion sub-21, que luego se proclamaría campeona de Europa en Italia, para resetearse y conseguir acabar el 2020 con otra versión diferente a la que dejó en 2019. El destino le puso un accidente por el camino y empieza a ver la luz de un largo túnel con el rendimiento ofrecido. No es nada fácil salir de un periodo tan largo de inactividad, pasar por distintas fases de recuperación y entrenamientos en solitario, quedar interrumpidos en los tres meses de confinamiento y regresar en el tramo que se decide la Liga y sumar como lo ha hecho cada vez que le ha tocado salir.

Necesita, de nuevo, que entienda que el único camino para triunfar entre los mejores es superarse. Con lo que el principal problema de Asensio está en su cabeza. Puede dar mucho más de lo que piensa y lo que se le ha pedido y se le sigue insistiendo es en que sea más ambicioso. En ocasiones, antes de la lesión, se le tachaba de conformista. Le valía con hacer un gol. Daba por hecho que entre sus obligaciones no estaba ejercer un liderazgo. Para eso ya tenía a Cristiano Ronaldo o estaban otros veteranos como Sergio Ramos, Marcelo, Modric, Casemiro y Benzema. Ese problema de actitud o de ambición es el que va a tener que resolver en los siguientes partidos y, casi a la vuelta de la esquina, está el decisivo encuentro contra el Manchester City (7 de agosto) en el Eitihad. Contra el equipo de Pep Guardiola le toca a todos dar un plus o apelar a la épica si no quieren quedarse fuera de la Champions. A Asensio, con más tiempo por delante para su puesta a punto, de nada le valdrá que su temporada haya sido más atípica que la del resto.

Benzema festeja un gol con Marco Asensio. (Efe)
Benzema festeja un gol con Marco Asensio. (Efe)

Se trata de no volver a pifiarla. Superada la lesión, ha tenido muchísimo tiempo para, en su soledad, pensar cómo puede estar a la altura de lo que le exige el club y la afición. No es un futbolista cualquiera. A Marco Asensio se le ha visto, desde el primer momento que ha tenido todo el respaldo del club, como una de las joyas del fútbol español. Este tipo de futbolistas, que tanto confían en su talento, suelen caer en la autocomplacencia y el haber creído que ya ha alcanzado el éxito y tocado su techo es su principal enemigo. Si busca un modelo que copiar para entender que de nada sirve lo que hagas en la alta competición, por muy brillantes que sean esos momentos, que se fije en Sergio Ramos. El capitán siempre habla de reinventarse. Y lo ha ganado todo.

En este nuevo proceso está Marco Asensio. El de hacer borrón y cuenta nueva y darse cuenta que el tiempo hay que aprovecharlo y las oportunidades no se pueden desperdiciar. Con Zidane tiene mucho terreno ganado y no resulta nada sencillo cuando el entrenador es de lo que reparte los minutos y apuesta por las rotaciones. Pero en este Real Madrid dispuesto a prolongar el ciclo con el grupo que tantas Champions le ha dado y acaba de conquistar la Liga, se necesita gente que empuje, dé un paso adelante y entre de refresco. Las miradas están puestas en Asensio. Está en su mano y le toca asumir riesgos.

El balear es la mejor noticia que ha dejado el Real Madrid después del confinamiento. Del equipo de Zidane se destaca la fuerte mentalidad, ser un grupo, un bloque sólido en defensa y haber recuperado las ganas para ganar diez partidos y haber empatado uno. Pero con esto puede que no le valga para eliminar al equipo de Pep Guardiola. Hará falta algo más en ataque, frescura, chispa, desequilibrio, agresividad… Resulta necesario ver la mejor versión de Asensio, al que ya se le va a empezar a dar obligaciones dentro de un equipo en el que se exprime la vieja guardia.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios