EXPLOTA LA BOMBA EN EL CAMP NOU

Monumental rajada de Messi: sentencia a Setién y apunta a Bartomeu

El diagnóstico de Messi es que todo es un desastre. O reacciona el club o él ya lo ha avisado, igual que advirtió después de que llegara Setién que jugando así no iban a llegar a ningún sitio

Foto: Messi, con gesto de decepción, en el partido contra Osasuna. (EFE)
Messi, con gesto de decepción, en el partido contra Osasuna. (EFE)

El Barça perdió contra un Osasuna que estaba con un jugador menos desde el minuto 77’ con Arthur bostezando en la grada, con Setién impotente mientras Sarabia le daba la tabarra en los últimos minutos del partido y con un Messi que sin hacer un buen partido fue el único que hizo algo. Y fue el 'crack', la estrella, el capitán que tantas veces no aparece ante los medios el que decidió dar la cara después de la derrota. Ni es casualidad, ni es un calentón. Messi lanzó un misil directo hacia el entrenador y la directiva sin restar tampoco la responsabilidad que tienen los jugadores por la patética imagen que han dado durante la temporada en general y en este último tramo de Liga en particular. “Ya dije que jugando así no ganaríamos la Champions y no nos ha alcanzado ni para la Liga. Y si seguimos así no ganaremos al Nápoles”, soltó ante los micrófonos de Movistar. ¡Pam! La bomba ha caído.

El diagnóstico de Messi es que todo es un desastre de tales proporciones que, o reacciona el club, o él ya lo ha avisado, igual que advirtió después de que llegara Setién que jugando así no iban a llegar a ningún sitio. Sus palabras fueron contundentes: “No queríamos terminarlo de esta manera, pero este partido marca como fue todo el año: un equipo débil al que le ganan por intensidad y por ganas. El Madrid hizo lo suyo, desde el parón hasta ahora no perdió y tiene mucho mérito pero nosotros pusimos de nuestra parte. Tenemos que hacer autocrítica global, somos el Barça y estamos obligados a mirar por nosotros y no el rival”.

Esta última frase, la de mirar por nosotros y no por el rival, desmonta la coartada del presidente Bartomeu y también la de Piqué sobre los favores arbitrales y el mal uso del VAR que favorecía al Madrid. Pero con la de “así no ganaremos al Nápoles” deja a Setién en el aire ya no para la próxima temporada (que tiene contrato) sino para mañana mismo. La dureza con la que se expresó el argentino no deja lugar a dudas ni a interpretaciones. Directa y en línea recta. Ahora la cuestión es saber cuáles serán las consecuencias porque son difíciles de prever más allá de que el entrenador está muerto.

Bartomeu y su junta remodelada después de que dimitieran seis directivos en pleno confinamiento están señalados por el mayor mito del barcelonismo, el intocable, la 'rockstar'. Y suerte que no ha habido público en el Camp Nou porque la bronca habría sido de escándalo. Las excusas sobre el VAR no cuelan, y la SER informó hace dos semanas que Messi había paralizado su renovación porque no veía claro su futuro. En ‘clave Messi’ las declaraciones a Mundo Deportivo y Sport de Luis Suárez, su amigo, su vecino, dos días antes de jugar ante el Osasuna también tienen su trascendencia. Porque dijo que Messi quería un proyecto ganador que le ilusionara. Y ha quedado clarísimo que desde luego este ya no es que le motive, sino que es capaz de mandarlo todo a hacer puñetas en televisión justo después de perder la Liga.

La respuesta de Setién

Media hora después salió Quique Setién a hablar ante los medios y la sensación era la misma que ver a un cervatillo en la vía mientras se acerca el tren a toda velocidad: “¿Si voy a seguir en la Champions? Espero que sí, no lo sé. Vamos a ver, estoy de acuerdo con Messi en algunas cosas, tenemos que hacer autocrítica y si no la hacemos nos costará muchísimo más. Es cierto que hemos tratado de mejorar a lo largo de estos meses pero nos ha costado. Ellos han tenido tres ocasiones y nos han metido dos goles, nosotros veinte y nada. La derrota ha sido absolutamente injusta”.

Ante la insistencia de los periodistas, absolutamente sobrepasado por las circunstancias, llegó a decir: “Yo no lo tiraría todo por tierra. En caliente es frustrante, pero los días de descanso nos vendrán bien para afrontar la Champions con la máxima energía”. Y para terminar, Setién hasta llegó a decir que esto, que Messi le apunte con el dedo delante de todo el mundo, ya lo había vivido: “La autocrítica tiene que venir por parte de todos, pero estoy convencido de que vamos a ser un equipo diferente con una actitud a tope en lo anímico y que vamos a afrontar ese campeonato [la Champions] con las máximas garantías. Son situaciones que ya he vivido otras veces y me desgasto en lo que tengo que desgastarme”.

La situación es insostenible y el entrenador está sentenciado. Ahora hace falta saber qué hará Bartomeu después de que la bomba le haya explotado en la cara.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios