gol de penalti de Sergio Ramos

Golpe de líder: el Real Madrid es capaz de jugar mal y ganar a un buen Getafe (1-0)

El Real Madrid amplía la ventaja en el liderato. Son ya cuatro puntos sobre el Barcelona. Ganó sufriendo ante un buen Getafe. Con un penalti a Carvajal que marcó Sergio Ramos

Foto: Sergio Ramos celebra el gol de penalti marcado al Getafe. (EFE)
Sergio Ramos celebra el gol de penalti marcado al Getafe. (EFE)

El Real Madrid es capaz de sacar los partidos sin hacerle falta hacer un buen fútbol. Ganó al Getafe en un día plomizo. Tuvo que sufrir para sacar adelante una victoria que acerca el título a los de Zidane. Son ya cuatro puntos de ventaja sobre el Barcelona. Quedan cinco partidos y, como dice el entrenador francés, no hay nada que celebrar. El Madrid gana, pero no va tan sobrado como para fiarse de que no puede caer en un bache que coincida con una mejoría del Barcelona. Lo único que puede festejar el líder es que tiene la inercia de su lado. Sufre, gana, tiene efectividad, pero juega mal.

Al Getafe se le etiqueta como un equipo violento. Del equipo de Bordalás se dice que es como ir al dentista porque se emplea con intensidad y al límite del reglamento. La primera parte desmontó todos los prejuicios. El Getafe recibió la dureza del Real Madrid. Al descanso se llegó con tres tarjetas amarillas de los blancos (Carvajal, Sergio Ramos y Modric) y una de los azulones (David Timor). La carta de presentación hacía pensar que sí, que el Geta es un equipo violento. Timor le dio un pisotón a Isco a los 10 segundos. Fue una anécdota en comparación con la leña que repartió el Madrid. Casemiro se fue limpio. Sin sanción por un codazo en un salto que tumbó a Djene.

Zidane da instrucciones en la pausa de hidratación. (EFE)
Zidane da instrucciones en la pausa de hidratación. (EFE)

Hasta la primera media hora el Real Madrid no se enteró de que iba el partido. Estaba angustiado. Fuera de sitio. Enfrente tenía a un equipo milimétricamente preparado para contrarrestar la creatividad de los de Zidane y con la fuerza física suficiente para presionar arriba, con exigencia, y provocar los errores en la salida del juego del líder. Courtois fue decisivo. Tuvo dos ocasiones en las que evitó el gol. La primera, en el minuto 9, realizó un paradón en un rechace que tocó en Etxeita. Se tiró a la esquina del palo para desviar la pelota. La segunda, un disparo más flojo de Mata.

Ramos, infalible desde el penalti

Del Madrid no se supo nada en el primer cuarto de hora. Anulado. Con Benzema corriendo atrás para ayudar en defensa. Con Isco ausente. Kroos y Modric sin entrar en juego. Superados. Vinícius perdido. El Madrid no pasaba del medio campo. La mejor ocasión la tuvo el brasileño, ya en el minuto 22, en un centro de Mendy. Metió la punta de la bota el brasileño y David Soria se estiró para detenerlo. En la siguiente jugada llegó la amarilla a Ramos por una zancadilla a Mata. Cortó una contra. Lo mismo hizo antes Carvajal para frenar a Cucurella. El Real Madrid sufrió un sofoco. Le vino de maravillas la pausa de hidratación para frenar el ímpetu de un excelente Getafe.

En este tiempo se tuvo que marchar del campo Varane. El central francés seguía dolorido en la cara por un pelotazo para defender un saque de esquina. Se fue mareado, y salió Eder Miltato. Tras la pausa, al Getafe se le cortó el ritmo y el Real Madrid lo aprovechó para pisar campo rival. Sin fluidez en el juego, pero con más ganas tuvo una falta de Casemiro al borde del área y un disparo de Isco que sacó David Soria. El Getafe superó a un mal Madrid en el primer tiempo del partido.

Fede Valverde pugna con Arrambarri. (EFE)
Fede Valverde pugna con Arrambarri. (EFE)

En el segundo acto se desequilibró el partido con las tarjetas. Cuatro para el Getafe (Nyom, Damián Suárez, Mata y Arambarri) y una para el Madrid (Militao). El fútbol empeoró. Por los dos equipos. Estaba obligado el equipo de Zidane a dar un paso al frente, generar más peligro y tener profundidad. Tuvo ese día gris. Intentó el técnico francés cambiarle la cara con un triple cambio: Fede Valverde, Marco Asensio y Rodrygo por Modric, Vinícius e Isco. Un todo o nada. Una manera de sacar al juego de la vulgaridad y buscar el desborde.

Se trataba de resistir e insistir. Lo hizo Rodrygo, que dio frescura, pero no sucedió hasta que se fue para arriba Carvajal y provocó el único en error defensivo del Getafe. Carvajal recortó a Olivera y el uruguayo traba y derriba al lateral. Penalti. No hizo falta ni el VAR. Sergio Ramos, en estado de gracia, marcó un tanto que da una ventaja de cuatro puntos al líder. No fue una noche para disfrutar del juego. El Getafe perdonó y el Real Madrid no lo suele hacer. Contra el Espanyol resolvió una individualidad de Benzema y contra el Getafe una carrera de Carvajal.

"El Getafe ha hecho un partido muy completo. Nos ha llevado al límite. Por suerte he sacado el penalti. El objetivo era mantener la portería a cero y sabíamos que una podíamos aprovechar. Hemos aprovechado el pinchazo del Barcelona. El equipo ha estado serio. Hemos sido un bloque", comentó Carvajal.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios