el belga no jugará contra el getafe

El Real Madrid, en pánico con Eden Hazard por el miedo a la dureza de los rivales

El miedo a una nueva lesión está llevando al Real Madrid a entrar en pánico y ser proteccionista con su fichaje estrella. Hazard se pierde un día clave en la Liga

Foto: Eden Hazard en el día que sufrió la lesión durante el partido entre el Real Madrid y el Paris Saint Germain. (Efe)
Eden Hazard en el día que sufrió la lesión durante el partido entre el Real Madrid y el Paris Saint Germain. (Efe)

Para el día más importante del Real Madrid en esta Liga, en el que puede distanciarse del Barcelona a cuatro puntos si gana al Getafe, no está su fichaje estrella. Zinédine Zidane no expone a Eden Hazard contra el equipo de Bordalás. Muy a su pesar, prescinde de uno de sus intocables en un partido señalado. La decisión la venía madurando desde el pasado domingo y la toma porque en el Real Madrid cunde el miedo a un nuevo infortunio con el belga. Enfrentarse al Getafe es ponerse delante de un equipo bravo e incómodo. Ni mucho menos violento, pero sí es cierto que lleva los partidos al límite. Son, como se suele decir en el argot futbolístico, de pierna dura. Hazard, por lo tanto, está para batallitas con menos hostilidades.

“Ojalá no haya intención de hacerle daño”, soltó Zidane antes de jugar contra el Getafe este jueves. El entrenador francés transmitió su preocupación y deslizó lo que en el Real Madrid empieza a ser una queja que coge más fuerza. Desde el club se transmite la idea de que los marcajes a Hazard son duros. Incluso que recibe entradas violentas. Están en alerta porque una cosa es ponerle intensidad y otra ir con intención de buscar el punto débil de un futbolista que ha padecido un calvario con la lesión y la recaída de la fisura en el peroné distal derecho.

Hazard, en un regate, durante el partido entre el Espanyol y el Real Madrid. (Efe)
Hazard, en un regate, durante el partido entre el Espanyol y el Real Madrid. (Efe)

El belga es fundamental para Zidane. Ha jugado todos los partidos, menos uno (Real Sociedad), desde la reanudación de la Liga y en cada uno de ellos ha sentido la dureza de los marcajes. Se le ha visto cojeando y con una bolsa de hielo para bajar una posible inflamación y calmar los golpes.

Aquí se quejan todos. En el Barcelona ponen el grito en el cielo con los arbitrajes e insinuan los favores del VAR y en el Real Madrid están sensibles y preocupados por los marcajes a su estrella. Entienden que puede haber permisividad con Hazard. El asunto es peligroso porque una nueva recaída pondría en jaque al club. Así que lo mejor es que no esté contra el Getafe.

La frustración del belga

Hay algo más que miedo para que el belga se quede fuera de la lista. Pánico a que los rivales puedan hacerle daño. Lo reconoce en privado Zidane, que no se suele quejar de nada en público ni es partidario de buscar excusas. Hazard, que se siente en deuda con el Real Madrid y el equipo por no haber cumplido con las expectativas antes del parón por el coronavirus, tiene la responsabilidad de dar un plus para conseguir el objetivo de ser campeones de Liga. Es su frustración. No haber podido coger ritmo ni encadenar una racha destacable de actuaciones. La preocupación y las quejas están ahí. ¿Están siendo violentos los rivales con Hazard? ¿Ofrece garantías para competir desde un inicio o es conveniente apostar por otros más sanos? Zidane tiene de donde tirar, pero le cambia los planes cuando su prioridad es juntar a Benzema y Hazard como pareja de ataque.

No se puede demostrar que los adversarios van a hacer daño ni que los marcajes tienen la intención de amedrentarle para contrarrestar su talento. Esto es solo una corriente que ha empezado a coger peso dentro del Real Madrid por una serie de patadas que recibió el belga en el último partido de Liga contra el Espanyol. En el primero de la reanudación, contra el Eibar, se llevó un gran susto Zidane cuando le vio caer al suelo y levantarse dolorido. Estuvo un buen rato cojeando. Después, los médicos llegaron a la conclusión de que ese peroné (operado en una clínica de Dallas, el 5 de marzo), había resistido a los envites. Pero en los siguientes encuentros se han sucedido más entradas que tienen con el corazón en un puño al club. Zidane le protegió, contra la Real Sociedad, el día que tenía que asaltar el liderato tras el pinchazo del Barcelona en Sevilla. Estuvo en el banquillo. Repite, con más precaución, contra el Getafe. Pero, en esta ocasión, no le convoca.

Zidane mira cómo se retira del campo Hazard en el Ciutat de Levante. (Efe)
Zidane mira cómo se retira del campo Hazard en el Ciutat de Levante. (Efe)

El Real Madrid parece vivir su particular estado de alarma con esta situación que produce el miedo a una lesión de Eden Hazard. Es imposible de demostrar una cacería. El Barcelona podría denunciar la agresividad que recibe Messi en cada partido. Contra el Sevilla, por ejemplo, en el Sánchez Pizjuán hubo algo más que tensión con el defensa central Diego Carlos. La diferencia es que en el Real Madrid están más sensibles por una lesión que ha dado muchos problemas. Hazard estuvo 83 días de baja desde la entrada de Meunier en el partido entre el Real Madrid y el Paris Saint Germain. Hizo un tratamiento conservador que no sirvió para nada y recayó en el Ciutat de Levante. Fue inevitable la intervención quirúrgica para modificarle una placa de titanio y reforzar la zona dañada.

A partir de este momento, cada vez que se le ve chocar con un jugador o recibir una entrada existen más cosas que la inquietud sobre cómo responderá el belga. El miedo y los primeros cinco partidos (de los que ha jugado cuatro) están llevando al Real Madrid a entrar en pánico y ser proteccionista. No juega ante el Getafe en un día clave. Pueden analizarse los marcajes y debatir si son intensos. Si alguna entrada es más dura de lo habitual. Pero pensar que hay intención en hacerle más daño es difícil de argumentar.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios