POBRES DATOS DE RENDIMIENTO DEL GALÉS

Bale, 14 meses sin marcar en el Bernabéu: cada gol le cuesta 5,6 millones al Madrid

Al club le cuesta 5,6 millones de euros cada tanto del galés si hacemos la cuenta de los tres goles y el sueldo que percibe. Bale está de suspenso, hasta el momento, por su escasa definición

Foto: Gareth Bale durante un partido con el Real Madrid. (Efe)
Gareth Bale durante un partido con el Real Madrid. (Efe)

El gol es responsabilidad de los especialistas, los que juegan arriba y tienen la obligación de finalizar las jugadas. En el Real Madrid hay un alarmante déficit goleador por la escasa aportación de uno de esos futbolistas catalogados como pistoleros o asesinos del área. Salvando los esfuerzos que lleva haciendo Benzema hace más de un año por reinventarse con más agresividad y pegada, las miradas apuntan al compañero que más cobra en el vestuario. Gareth Bale está desaparecido en la faceta realizadora. Más adelante se podrá analizar quién es el culpable. Hay que ceñirse, ahora que sabemos con certeza que se va a reanudar la Liga, en la producción del galés con el gol. Si el Real Madrid quiere pelear por el campeonato con el Barcelona (recupera a su goleador: Luis Suárez), necesita más dinamita. En Bale debería recaer más responsabilidad. Los registros son los de un jugador en crisis.

La temporada de Gareth Bale hasta el parón por el coronavirus difícilmente da para un aprobado. De lo que es seguro es que suspende en la asignatura del gol. Al club le cuesta 5,6 millones de euros cada tanto del galés. Sí, un pastizal que sale de los tres que ha marcado (dos al Villarreal y otro al Unionistas de Salamanca) y los 17 millones de euros de su ficha. Las cuentas son claras. Con este rendimiento cualquier otra empresa que no fuera fútbol podría darte directamente la carta de despedido. Pero, claro está, en su profesión los exámenes son diferentes. Se miran otros condicionantes: las rachas, la confianza, la paciencia, lo que representa el jugador… Bale es alguien que, pese a estos malos números, conserva el crédito de haber hecho goles claves y decisivos en diferentes finales con el Real Madrid.

Gareth Bale remata un balón de cabeza. (Efe)
Gareth Bale remata un balón de cabeza. (Efe)

Entre lesiones y la desconfianza de Zidane, el galés tiene unos números pobres: 18 partidos, 1.160 minutos, 3 goles y 2 asistencias. Lo chocante es que en el Madrid le catalogan como uno de los mejores goleadores que hay en la plantilla. No les falta razón porque cuando el galés las enchufa es capaz de hacerlo de chilena en una final de la Champions, de cabeza en otra, en una contra… Bale claro que tiene gol y el Madrid lo necesita. Pero esta temporada, que estaba señalada como la de la reconciliación con Zidane y la afición, es floja. Veremos si hay una reacción en los meses de junio y julio con la Liga y agosto si la UEFA consigue cuadrar cómo se va a renudar la Champions.

Vinicius está por delante

Uno de los datos negativos que persigue al galés es su desaparición del Bernabéu. Han pasado catorce meses desde aquel gol al Celta. El 16 de marzo de 2019, ya con ZZ de regreso al banquillo, cerró el marcador con el segundo gol. Desde esta fecha, nada de nada. Tan solo tres tantos: dos al Villarreal (1 de septiembre) y el mencionado al Unionistas de Salamanca en la Copa del Rey (22 de enero) que ni tan siquiera celebró porque porque estaba mosqueado con su situación.

Este parón y la minipretempodada la ven en el Real Madrid como una nueva ocasión o un punto de inflexión para recuperar lo mejor de Bale. Sería importante que las volviera a enchufar. Es lo que necesita Zidane y sus compañeros para ganar, como dicen en el vestuario, las once finales que hay en juego de una Liga interrumpida por el covid-19. A Bale se le pide que cambie el chip y sea efectivo. Zidane necesita a todos en una competición que ganará el que mejor se adapte a esta situación de urgencia y un calendario comprimido de partidos.

Vinicius celebra el gol marcado al Barcelona en el Clásico del Bernabéu. (Efe)
Vinicius celebra el gol marcado al Barcelona en el Clásico del Bernabéu. (Efe)

Con Bale cuenta y lo que se está viendo en estos entrenamientos individuales y grupales es su fortaleza física. De lo que nadie se atreve a poner la mano en el fuego es cuanto le durará el compromiso. Bale parece que no se enfada, pero tiene y se guarda su genio. Esta temporada se ha enrabietado en varias ocasiones. La primera vez fue cuando Zizou no le convocó para jugar en la Champions contra el Brujas. El entrenador no ha contado con él en partidos grandes como el derbi ante el Atlético en el Bernabéu y el Clásico. Vinicius le ha adelantado. El joven brasileño abrió el marcador contra el Barça. Bale tampoco fue titular contra el Manchester City, salió por Vinicius y se le vio apático.

La cuestión a resolver es si Bale dará un plus en lo que queda de competición y estará más aplicado con el gol. No es por comparar, pero otro joven brasileño tiene mejores registros. Rodrygo suma 7 goles (dos de ellos en la Liga, cuatro en la Champions y uno en la Copa). Ha marcado en todas las competiciones y, como se puede ver, un recién llegado está sumando más que el veterano Bale.

Al margen del ruido que genera cada vez que habla de su pasión, el golf, y los episodios poco profesionales de marcharse del estadio sin ver acabar los partidos cuando está en un palco privado, en el Madrid tienen la esperanza de que acabe apareciendo la mejor versión de un futbolista que tiene gol y los hace con facilidad bajo presión. Son ya siete temporadas en el club blanco y Gareth Bale suma un tanto más (105) que Ronaldo Nazario. Visto así parece difícil poner en duda su trayectoria. Pero si Bale decidió quedarse, cuando Zidane le abrió la puerta, está exigido a dar más de lo que ha ofrecido hasta la fecha.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios