el paso en falso que no puede dar

Cuando las ganas de Marco Asensio chocan con los planes de Zidane en el Real Madrid

La segunda etapa o el redebut, como le llaman en el club, de Marco Asensio no puede tener fallos. Sale de una lesión grave y necesita más tiempo que el resto de compañeros para competir

Foto: Marco Asensio después de un entrenamiento del Real Madrid. (vía marcoasensio10)
Marco Asensio después de un entrenamiento del Real Madrid. (vía marcoasensio10)

No se dan las mejores circunstancias para el regreso de Marco Asensio cuando se reanude la Liga. El deseo del jugador y la expectación que existe entre los aficionados chocan con las opiniones médicas y el plan de Zinédine Zidane. En el Real Madrid celebran que esté de vuelta y sea uno más del grupo. El balear da síntomas de estar fuerte físicamente y motivado. Lo que le falla en el regreso de Marco Asensio a una pretemporada atípica para preparar la reanudación del campeonato es que no haya partidos amistosos. Si esto afecta a los que ya estaban sanos, en el caso de Asensio hay que tomarlo con más precauciones. Sale de una lesión grave. Necesita más tiempo que el resto y, precisamente, los once partidos que quedan por disputar no tienen un carácter amistoso ni están para hacer pruebas. Zidane quiere ir con todo. A la máxima intensidad.

La segunda etapa o el redebut, como le llaman en el club, de Marco Asensio no puede tener fallos. Esto significa que el riesgo es cero, pero tampoco se le puede quitar la ilusión al chico. La palabra es prudencia. Tendrá opciones de jugar en algún momento de los once partidos, pero el escenario es poco favorable cuando Zidane pide a sus jugadores que se suban a un tren de alta velocidad. Para ganar la Liga, el técnico reclama piernas frescas y cabezas enchufadas. Atrevimiento. No parece que sea lo más propicio para un futbolista que ha pasado los últimos diez meses recuperándose de una lesión de ligamento cruzado anterior y menisco externo en la rodilla izquierda. Lo sabe hasta el propio Asensio, que le pone actitud y ganas, pero que en los entrenamientos tiene que ir con el freno de mano echado para evitar un accidente.

Es lógico que Zidane y Asensio tomen sus precauciones. Estropear ahora todo lo que se ha conseguido sería una irresponsabilidad. Lo importante es que está de vuelta y se vuelve a sentir futbolista. La esperanza es que, con el paso de las semanas, coja ritmo y recupere más mecanismos para poder convocarlo y hacerle jugar. Su entrada al equipo no es ni urgente. Tampoco necesaria cuando Zidane pone el foco en la energía. No está siendo nada fácil, para ningún equipo ni tampoco en el Real Madrid, que los jugadores recuperen el tono y la dinámica de forma que tenían antes del parón por el coronavirus. Esta semana han tenido que parar, por precaución, Fede Valverde y Nacho, con sobrecargas musculares. Si dos futbolistas robustos han sufrido las secuelas de la inactividad de más de dos meses, se puede entender que a Asensio todavía le queda camino por recorrer. Isco también sufre molestias musculares.

Aprender de los errores

Zidane tiene efectivos de garantías donde elegir para la posición de Asensio. Si es por velocidad, explosividad e intensidad están por delante Vinicius, Rodrygo, Bale y Brahim. Incluso se quiere recuperar, con más urgencia, al belga Eden Hazard. Con Jovic y Mariano, los dos delanteros, de momento no se cuenta. En los planes de Zidane y los médicos está que Asensio no se impaciente. “La espera ha sido muy larga. He trabajado mucho y sobre todo he tenido mucha paciencia. Mi adaptación está siendo buena y la rodilla está respondiendo bien. La verdad es que, físicamente, me encuentro muy bien”, es lo que dice el balear en el canal oficial del club. Con lo que ha pasado y cómo ha sufrido es un éxito comprobar que tiene confianza.

A Marco Asensio le puede venir mejor poner las luces largas y que no le puedan las ganas de regresar, cuanto antes, a los partidos que restan por jugar de esta Liga que se disputara de mediados de junio a finales de julio. En el momento que retome la competición, empezará su segunda etapa en el Real Madrid un futbolista que fue de más a menos y cometió el error de quitarse responsabilidad con una frase que le persigue. “No tengo que tirar del carro en el Real Madrid. Hay jugadores más experimentados que deben hacerlo”, comentó en la crisis que provocó el despido de Julen Lopetegui.

De Asensio se ha dicho que iba a ser una estrella en el Real Madrid y, por supuesto, en la Selección española (estaba y está en los planes de Luis Enrique) cuando salía desde el banquillo y con su desparpajo, descaro y valentía hacía golazos. Uno de los más impresionantes fue en el Camp Nou contra el Barcelona. En su escalada a la cima de los futbolistas ‘top’ se cayó dos veces. Dio síntomas, primero, de acomodarse. Después, cuando reaccionó, sufrió lo peor que le puede suceder a un profesional del deporte. Una terrible lesión que te deja marcado y te expone a más sacrificios para recuperar la movilidad, flexibilidad, velocidad y chispa. Como es joven (24 años) y es una debilidad de Florentino y Zidane, a partir de que eche a correr tendrá que volver a volar y confirmar si está entre los mejores del mundo.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios