la fuerte personalidad del malagueño

Los manotazos de Isco: de Cristiano Ronaldo a los 'Cayetanos'

Isco no es, precisamente, de los que tiene una mano izquierda blanda. Le da igual criticar a Cristiano Ronaldo que dar un 'Me Gusta' a un rapero que llama bastardos a los 'Cayetanos'

Foto: Isco durante el partido entre el Real Madrid y el Manchester City de la Champions en el Bernabéu. (Efe)
Isco durante el partido entre el Real Madrid y el Manchester City de la Champions en el Bernabéu. (Efe)

Encontrar futbolistas de izquierdas no suele ser habitual. Proliferan más los que apoyan políticas de derechas y algunos como Pepe Reina y Roberto Soldado que directamente sintonizan con el partido de Santiago Abascal. Sus mensajes en twitter sirven para castigar la gestión del Gobierno de Pedro Sánchez y acercarse a VOX. Los de izquierdas están más tapados. Etiquetar a un futbolista como ‘rojo’ produce contradicciones cuando conoces el nivel de vida que lleva, la colección de coches de lujo, sus vacaciones y mansiones en las redes sociales. No parece ser coherente que un joven millonario esté del lado de un Gobierno que propone dar un hachazo a las rentas más altas. Pero existe la diversidad. Y en el Real Madrid los hay de diferentes colores políticos. Isco es de los socialistas.

En menudo lío se ha metido el malagueño con el ‘Me Gusta’ que le ha dado al tuit del rapero Rayden. La factura a pagar, con este tipo de acciones, es la de una avalancha de insultos y descalificaciones. De personas anónimas y otras públicas. Como por ejemplo, el periodista y madridista Alfonso Ussía. Pega duro: “Este tío, culibajo y raro, con barba yihadista y multimillonario por la gracia de Florentino Pérez, no merece seguir en el Real Madrid”. Es una de tantas reacciones, si bien lo de Ussía ha sido hacer sangre con Isco por este ‘like’ a la imagen de una camiseta con el lema ‘ACAB’ y unos palos de golf. ‘Todos los Cayetanos son bastardos’, es la manera de criticar a los que se manifiestan contra la gestión del Gobierno. Un movimiento que empezó en el madrileño barrio de Salamanca.

El beso con mascarilla de Isco y Sara Sálamo
El beso con mascarilla de Isco y Sara Sálamo

¿Ha querido dar la cara Isco por el Gobierno de Pedro Sánchez? Se puede entender de esta manera como se le puede aceptar que no acepta la crispación en la que ha derivado la crisis sanitaria. Isco, junto a su pareja Sara Sálamo, se ha implicado en la ayuda solidaria y recaudación para adquirir material sanitario. Ha estado activo para arrimar el hombro en la etapa más dura del coronavirus y parece que no le sienta nada bien comprobar que hay políticos y manifestantes que se les ha olvidado que seguimos con la amenaza del covid-19. Isco ha metido la puntita y ha generado un tremendo revuelo.

Se 'inmoló' por Lopetegui

Estamos en días de agitación social y cada palabra, gesto o mensaje de un personaje público puede ser utilizado como arma arrojadiza. Lo que le ha sucedido a Isco lo han sufrido otros famosos. Pero parece que si eres futbolista tienes menos derecho a dar la opinión o directamente no estás cualificado. ¿Está bien que los jugadores de fútbol expresen sus ideas políticas? En la NBA, por ejemplo, es frecuente ver aparecer a estrellas que se mojan en asuntos delicados de la política de su país. Hace unos días fue Pepe Reina el que apoyó la manifestación motorizada organizada por VOX con un mensaje directo: “Parece que ha salido gentecilla a la calle, ¿no?” y decía que unidos somos más fuertes. Roberto Soldado es otro de los más activos y su último mensaje es para apoyar a la Guardia Civil después del despido del jefe de la cúpula, Diego Pérez de los Cobos. “Hoy más que nunca. Viva la Guardia Civil”, escribe el delantero del Granada y aparece con una fotografía en la que posa con una mascarilla de la Benemérita. Con el hashtag: democracia.

Volviendo a Isco y este ‘Me Gusta’ que sirve para revolucionar las redes porque también ha sido aprovechado por Gabriel Rufián, hay que contar de qué tipo de personalidad se trata. El portavoz parlamentario de ERC escribió un tuit para diferenciar los mensajes de Isco y Pepe Reina: “El primero le dio un like a un tuit antifascista. El segundo escribió un tuit apoyando una manifestación fascista. Así funciona esto”. A Rufián también le sirven la repercusión mediática de los futbolistas para alborotar y crispar más el ambiente.

Con Isco hay que ir con cuidado porque es un tipo de una fuerte personalidad. Habla poco y cuando se pronuncia es un volcán. En su club el que más le quiere es Zidane. El entrenador tiene una mirada profesional. Lógicamente le juzga por su rendimiento y de él destaca su calidad y esa personalidad de hierro que le beneficia para soportar situaciones de alta presión. En el club y en el vestuario le quieren y le temen. Es protagonista de situaciones de tensión. Como enfrentarse a la grada por los pitos, el desplante al delegado (Chendo) cuando se iba del campo o su enfrentamiento con Solari. Acabó apartado por el ex entrenador del Real Madrid.

Isco es rebelde. En el Madrid se recuerda aquella rueda de prensa, en octubre de 2018, cuando Lopetegui ya estaba sentenciado y le quedaban días para su despido. El malagueño dio la cara por el técnico: “Si echan al entrenador, tendrían que echarnos a todos”. Palabras que enturbiaron el ambiente. Como el mensaje que le lanzó a la prensa por las críticas: “Siempre es fácil resurgir. Llevo seis temporadas aquí y siempre que recibimos críticas, luego los mismos deben meter el rabito entre las piernas”. Tan valiente y capaz para no callarse cuando le pidieron su opinión sobre la marcha de Cristiano Ronaldo: “No podemos llorar por alguien que no ha querido estar aquí con nosotros”. Como se puede comprobar, no es precisamente de los que tiene una mano izquierda blanda. Le da igual dar a Cristiano como a los 'Cayetanos'.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios