UN ADMIRADOR DE MOURINHO QUE NINGUNEA A PEP

Stoichkov, el Arbeloa culé, 'lapida' su carrera al hacer de menos a Pep Guardiola

Después de una gran carrera en el Barça, el búlgaro mantiene su fama como azote del Real Madrid, aunque ahora desvaría y, al infravalorar a su ex compañero, retrata su impostado sentimiento culé

Foto: Hristo Stoichkov celebró así la eliminación de la Champions del Real Madrid ante el Ajax
Hristo Stoichkov celebró así la eliminación de la Champions del Real Madrid ante el Ajax

"Deberíamos usar el pasado como trampolín y no como sofá", sentenció el que fuera primer ministro británico Harold MacMillan, Sin embargo, hay personajes a quienes más les valdría quedarse cómodamente sentados en los laureles de su pasado glorioso que mancillarlos lanzándose de cabeza a todos los charcos. Esto es lo que sucede con Hristo Stoichkov (Plovdiv, Bulgaria, 1966), de quien para hacerse una idea de su dimensión puede decirse que es uno de los seis jugadores del FC Barcelona que han ganado el Balón de Oro, junto a Luis Suárez (1960), Johan Cruyff (1973 y 1974), Rivaldo (1999), Ronaldinho (2005) y Messi (2009, 2010, 2011, 2012, 2015 y 2019).

Y es que quienes no recuerden al búlgaro vestido de corto, lo conocerán por ser una especie de Arbeloa culé, pues en sus declaraciones pocas veces falta, además de un impostado orgullo de pertenencia al Barça, un dardo al Real Madrid. "El Madrid me da asco, nunca me veréis con una camiseta blanca", llegó a decir en una semana de Clásico. Celebró la eliminación de la Champions del equipo de Zidane del año pasado ante el Ajax con una lápida y el escudo de Real Madrid, y tampoco dudó en mofarse del mencionado Arbeloa tras una polémica que el ex madridista tuvo con Marc Crosas con un video en el que aparece con un cono en la mano y dice "este no sabe nada de fútbol, pegaba que se moría".

[La 'carta bomba' que hace estallar el fútbol español]

Aunque es verdad que durante su etapa de futbolista también destacó por su caracter díscolo y siempre estuvo dispuesto a montar bronca, Stoichkov demostró ser un gran delantero. En las siete temporadas que jugó en el Barcelona, de 1990 a 1995 y de 1996 a 1998 tras irse un año al Parma, ganó un total de 15 títulos. Quizás el más importante, por lo que significó, la primera Copa de Europa de los azulgranas, la ganada en Wembley en 1992. Además, conquistó 5 Ligas, 2 Copas del Rey, 4 Supercopas de España, 1 Recopa y 2 Supercopas de Europa.

A nivel individual, además del mencionado Balón de Oro de 1994, año que fue máximo goleador del Mundial disputado en Estados Unidos, Hristo ganó dos veces la Bota de Oro, la primera con el CSKA de Sofía en 1990 y la segunda también con el Barça en 1994. Sin embargo, nunca fue Pichichi, es decir, máximo goleador de LaLiga, pues tuvo por delante a Butragueño, Manolo, Bebeto, Romario, Zamorano y Ronaldo. Tras dejar el Barça, regresó un año a su país, jugó en Arabia y Japón y se retiró en Estados Unidos, donde trabaja como comentarista de televisión, si bien mantiene una estrecha relación con la capital catalana y nunca ha dejado de llamar la atención con sus declaraciones.

De hecho, en octubre de 2017 ser un bocazas le costó el cargo de cónsul honorario de Bulgaria en Barcelona. El motivo, sus críticas a la entonces vicepresidenta del Gobierno de España, Soraya Sáenz de Santamaría, a la que acusó de franquista. El ministerio búlgaro de Exteriores le retiró el título diplomático que ostentaba desde hacía más de seis años, aunque la excusa fue su labor se veía obstaculizada por el hecho de residir mucho tiempo en Estados Unidos. Y es que Hristo podía y puede ser muchas cosas, menos diplomático...

Hristo Stoichkov y Pep Guardiola, durante su época como jugadores del FC Barcelona
Hristo Stoichkov y Pep Guardiola, durante su época como jugadores del FC Barcelona

El 'indio' meando fuera del tiesto...

"Es mejor tener al indio dentro de la tienda meando hacia afuera que tenerlo fuera meando hacia dentro". Como el famoso consejo del secretario de Defensa norteamericano Robert McNamara al presidente Johnson, hasta ahora el Barça había tenido a Stoichkov 'meando' hacia afuera de la tienda, aunque hace unos días lo hizo fuera del tiesto. Así, el diario inglés 'Mirror' recogió unas declaraciones del búlgaro en las que aseguraba que "el Barcelona ya estaba cocinado cuando Guardiola se convirtió en el entrenador del club en 2008. El trabajo de Pep fue fácil, pues conocía bien la infraestructura de la cantera. Frank Rijkaard hizo la plantilla que Pep heredó. Messi y otros jóvenes ya habían debutado con Rijkaard y las mismas cosas espectaculares se habrían conseguido con o sin Pep".

Y prosiguió el 'indio' Stoichkov: "Estaban Thierry Henry, Deco, Ronaldinho, Márquez, Puyol o Valdés. Había algunos jugadores que Pep tenía que quitar, pero Iniesta y Pedro entraron, le dio más tiempo a Messi y el equipo ya estaba completo". Curiosamente, este absurdo e injusto ninguneo a Guardiola contrasta con los elogios a Mourinho, con el que coincidió en la breve etapa de Bobby Robson en el Barça. "Llegó y era José. Alguien se inventó que era un traductor, pero eso fue un error. Él trabajaba en el campo y lo sabía todo. Era un nuestro entrenador y es un gran amigo. Era un chico muy inteligente". Otra cosa más que Stoichkov tiene en común con Arbeloa, por más que luego reculara diciendo que "admiro a Mourinho, pero tengo que odiarle por ser el entrenador del Real Madrid". Ridículo.

De lo que no es consciente Hristo es que, además de retratar su impostado sentimiento culé, del mismo modo que él hace de menos al entrenador que dio nombre al 'Pep Team', el hecho de que él formara parte del llamado 'Dream Team' —por cierto, con Guardiola de compañero—, le resta méritos a él y lapida su carrera. Cabe recordar que Johan Cruyff dirigió a aquel Barça entre 1988 y 1996, mientras que el delantero búlgaro llegó en 1990 y se marchó en 1998, tras el primer año de Van Gaal. Por esa misma regla de tres, cualquiera marcaba goles y jugaba bien en aquel equipazo, ¿no? Ya dijo un auténtico mito del deporte como Muhammad Alí: "La gente no soporta a los bocazas, pero siempre los escucha". Pues sí, Cassius Clay tenía razón, y yo con este artículo lo he demostrado...

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios