el técnico pide ser positivos

El plan de Zidane en el Real Madrid para vencer el estrés en la desescalada

El entrenador del Real Madrid no tiene prisa, ni se pone nervioso ni transmite señales de estar alterado. Se lo toma con calma y decide que los entrenamientos empiecen el lunes

Foto: Zinédine Zidane, sonriente, durante una comparecencia ante los medios de comunicación. (EFE)
Zinédine Zidane, sonriente, durante una comparecencia ante los medios de comunicación. (EFE)

Zinédine Zidane inicia la desescalada con menos prisas que el resto de entrenadores y pide a sus jugadores que cambien el chip y piensen en positivo. El "hombre tranquilo", como se le conoce en el Madrid, espacia el tiempo entre los test de coronavirus y el arranque de una nueva pretemporada. Es imprevisible. Un profesional que se rige por otras reglas y en ocasiones se le ve condescendiente con los jugadores y, en otras, excesivamente tozudo con su plan de las rotaciones que han costado petardazos. El último, la eliminación de la Copa del Rey en el Bernabéu contra la Real Sociedad. Son las teorías sobre el descanso de los jugadores del enigmático Zidane. Pero esto es otra historia. Está asesorado por sus dos hombres de confianza (Gregory Dupont en la parcela física y David Bettoni, la persona de máxima confianza) para tomar decisiones tan particulares que sirvan para reenganchar al equipo en un momento de confusión.

El técnico francés tiene una visión diferente para gestionar el paso de los entrenamientos caseros y telemáticos al césped. Va con más calma y concede el último fin de semana libre para los jugadores del Real Madrid antes de empezar una aventura con demasiadas incertidumbres. Será atípica. Zidane la quiere normalizar a su manera para tener más garantías de ofrecer un alto rendimiento en las once jornadas de Liga que se apretarán en el calendario. Busca el factor psicológico y conseguir que la plantilla tenga piernas, energías e intensidad y, sobre todo, la cabeza esté despejada y fresca. Una pieza se le ha caído de su plan. El serbio Luka Jovic ha sufrido una lesión en el pie derecho durante el confinamiento.

Sergio Ramos conversa con Zidane tras pasar los test. (foto: Real Madrid)
Sergio Ramos conversa con Zidane tras pasar los test. (foto: Real Madrid)

Zidane decide que no se reanuden los entrenamientos hasta el lunes 11 de mayo y fija la hora a las diez de la mañana. Se cumplirán dos meses y un día de la última sesión en las instalaciones deportivas después de que se tuviera que interrumpir la competición por la pandemia. El entrenador del Real Madrid no tiene prisa, ni se pone nervioso ni transmite señales de estar alterado. Se lo toma con calma y parece que quiere adoptar más medidas para evitar el estrés al que se van a tener que someter los futbolistas.

Ningún positivo en los primeros test

Vienen semanas diferentes. Muy exigentes. A las que hay que añadir la presión de estar bien preparado física y mentalmente para competir por un título que desea, en especial, el técnico. Es extraño que Zidane no haya querido reanudar cuanto antes los entrenamientos individuales después de pasar los primeros test del coronavirus este miércoles. Los resultados, a falta de oficialidad (que tampoco parece que la habrá), son buenos. Ni un solo positivo. Una excelente noticia para empezar a retomar la actividad. Lo mismo sucede en el Barcelona, pero en este caso ha sido Quique Setién el que no ha querido esperar y desde el viernes, una vez obtenido los resultados de las pruebas, ha puesto en marcha las sesiones individuales.

Zinédine Zidane, al que se le vio charlar con el capitán Sergio Ramos el día de los test, tiene otra forma y otro método para reactivar al equipo. Una de sus preocupaciones es que el regreso sea lo menos traumático. Y es por ello por lo que un fin de semana más, en familia y ejercitándose en el gimnasio de casa, puede venir bien para ir adaptándose a lo que será la nueva normalidad. Se sigue hablando, en el club, de los riesgos, el protocolo de la Liga y la necesidad de hacer una concentración más larga para evitar contagios y tener a todos los efectivos posibles.

Zidane intercambia impresiones con Hazard en Valdebebas. (EFE)
Zidane intercambia impresiones con Hazard en Valdebebas. (EFE)

El cuerpo técnico y los servicios médicos del Real Madrid ya manejan más datos sobre el estado físico de los jugadores después de casi dos meses de confinamiento. Unos resultados en los que se destaca la mejoría en la evolución de la lesión de Eden Hazard. También están muy pendientes de la lesión de larga duración de Marco Asensio. Hay más razones para empezar a trabajar de menos a más y entender que los jugadores estarán sometidos a mucha presión. Zidane renuncia, de esta manera, a regresar con celeridad. Los cita para el lunes. Empezarán a llegar los jugadores, a cuenta gotas, para hacer carrera continua en el campo, velocidad y test de fuerza. No podrán coincidir más de doce en las instalaciones y siempre tendrán que respetar la doble distancia de seguridad (cuatro metros). El protocolo indica que tienen que ir vestidos con la ropa de entrenamiento y no pasar por la ducha de la Ciudad Deportiva. Se irán a sus casas con una bolsa para cambiar la indumentaria del día siguiente.

Zidane tiene una estrategia y pone el acento en lo psicológico. Procurar que los jugadores afronten estas semanas de incertidumbre con la mayor confianza y seguridad posibles. No es nada sencillo, pero el ejemplo de darles un fin de semana libre está pactado con un vestuario que tiene ganas de seguir el pulso por la Liga con el Barcelona y que se quedó tocado por el tropiezo contra el Betis en el último partido antes del parón por el virus y después de ganar el Clásico en el Bernabéu.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios