CUESTIÓN DE ÉTICA... E INGENIO

Las artimañas de los clubes en los futuros fichajes del fútbol y el control del Gobierno

La Liga espera un mercado diezmado, sin grandes operaciones. Cesiones con opción de compra futura y trueques, la norma. El Gobierno podría controlar el gasto de los clubes acogidos a ERTE

Foto: Mbappè y Neymar, los dos 'cracks' del PSG, están en la órbita de Madrid y Barcelona. (EFE)
Mbappè y Neymar, los dos 'cracks' del PSG, están en la órbita de Madrid y Barcelona. (EFE)

¿Es ético que los clubes que se acogieron a ERTE inviertan grandes cantidades este próximo verano en fichajes? El debate da para largo. Mientras algunas entidades abrazan estos expedientes de regulación de empleo temporal para reducir costes, amparándose en causas de fuerza mayor dada la crisis sanitaria desatada por el coronavirus, el mercado de fichajes no para. Los rumores son constantes. A algunos jugadores de relumbrón, como es el caso de Neymar, se les sitúa en la Liga española en el corto plazo. La patronal, en cambio, no recomienda grandes gastos en esta materia y sugiere tirar de la cantera. En general, los clubes tampoco están por la labor de invertir sumas importantes en 'cracks'. Hasta ahora, el mercado futbolístico era un globo inflado, pero la recesión lo ha pinchado. Nadie está dispuesto a pagar cifras como las de antaño. Debe darse una situación excepcional. En este sentido, cesiones o trueques parecen la mejor opción para abaratar operaciones.

Habrá clubes que salgan de esta situación mejor parados que otros, con más músculo. Son aquellos que no se hayan acogido a ERTE porque sus movimientos no estarían en un principio fiscalizados por el Ministerio de Trabajo y de Hacienda. En la actualidad, son siete entidades de Primera las que se han servido de las ayudas del Estado para limar el gasto: Barça, Atlético, Sevilla, Valencia, Espanyol, Alavés y Osasuna. Sus incorporaciones, por lo tanto, estarían bajo lupa. No tendrán prohibido fichar, ni mucho menos, pero podrían tener problemas. El Estado no entendería inversiones boyantes cuando previamente se han utilizado herramientas puestas a su disposición para su supervivencia. "¿Cómo justificarán sus fichajes clubes que recurren a ERTE?", expresó en marzo Ángel Torres, presidente del Getafe. El dirigente azulón fue uno de los más críticos con la forma de actuar de algunos equipos. "Es un sinsentido que el fútbol se apoye en ayudas públicas", advirtió.

Lautaro lamenta una oportunidad perdida ante el Barcelona en la Champions. (EFE)
Lautaro lamenta una oportunidad perdida ante el Barcelona en la Champions. (EFE)

Los ERTE en el fútbol cuentan con puntos especiales por las características de las empresas. En la mayoría de los casos, estos expedientes se han presentado para los empleados que no forman parte de las primeras plantillas (casos de Barça, Atleti o Valencia, por ejemplo). Uno o varios fichajes millonarios podrían entenderse, en el derecho deportivo, como un reparto de dividendos de una empresa 'normal' en la misma situación. Debido a esto, el Gobierno no entendería las causas justificadas para el ERTE si la compañía dispone de supuestos beneficios. Eso sí, como decimos, no hay ninguna norma que impida a un club acometer un fichaje si así lo estima conveniente. De hecho, la razón de los expedientes es salvaguardar los recursos de una empresa para que esta mantenga su actividad como acostumbra.

Exprimir la 'nueva normalidad'

El Real Madrid, que no ha presentado ERTE alguno, tendrá menos problemas en acometer incorporaciones, más allá del varapalo económico que sufre ante la falta de ingresos por derechos televisivos, venta de entradas y 'merchandising'. Los blancos, así como otros clubes en su misma posición, llegarán al verano sin la presión ministerial detrás, algo que les da cierto oxígeno. De todas las maneras, la Liga espera un mercado diezmado, sin grandes operaciones e inversiones. Precaución y responsabilidad son las palabras que más se repiten estos días en las oficinas, sobre todo cuando el regreso de las competiciones sigue en el aire pese al inicio de los entrenamientos.

2021 se atisba como una ventana más indicada para acometer contrataciones de calado. La estrategia este verano pasará por adquirir cesiones con opciones de compra futuras o trueques entre uno o varios futbolistas. Aprovechar la debilidad financiera de rivales directos que, como consecuencia de la crisis se verán obligados a vender, clave para exprimir al máximo la 'nueva normalidad'. Muy pocos están en disposición de ceñirse a las cláusulas de rescisión como antes. El diálogo imperará más.

Entre los grandes del fútbol español, es quizás el Barcelona el que más necesita agitarse en los próximos meses, pero su situación es delicada. Envuelto en un ERTE y una deuda ya de por sí alta, el club tiene apreturas. La temporada pasada para fichar a Antoine Griezmann ya se tuvo que solicitar un crédito y esta fórmula será ahora más compleja dada su condición actual y con el Gobierno vigilante. Fichar a una estrella como Neymar o Lautaro supondrá un auténtico quebradero de cabeza para la entidad, que intentará abaratar cualquier operación lo máximo posible dadas las dudas que existen respecto a la evolución de los ingresos: abonos, entradas, publicidad, marketing y esponsorización. El coronavirus ha sacudido cualquier previsión, obligando a los actores del fútbol a limitar el gasto y planificar bien sus pasos.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios