EL INTERÉS DEL GOBIERNO POR QUE HAYA FÚTBOL

Test para los nuevos gladiadores: "Ave, Sánchez, los que van a jugar, te saludan"

Una vez que LaLiga ha cedido al intervencionismo, el Gobierno es el primer interesado en la vuelta del fútbol a España. Eso sí, sin un 'test para todos' que debería incluir a los futbolistas

Foto: Sergio Ramos, capitán del Real Madrid, en un partido disputado en el Bernabéu. (REUTERS)
Sergio Ramos, capitán del Real Madrid, en un partido disputado en el Bernabéu. (REUTERS)

Lo dejó escrito nada menos que Albert Camus (1913-1960), Premio Nobel de Literatura en 1957: "Después de muchos años en que el mundo me ha permitido variadas experiencias, lo que más sé acerca de la moral y de las obligaciones de los hombres se lo debo al fútbol". Evidentemente eran otros tiempos y dudo mucho que actualmente el periodista, ensayista y filósofo francés pensara lo mismo de este noble juego convertido en puro negocio y tantas veces despreciado por quienes lo consideran el opio el pueblo, aunque no duden en utilizar esas propiedades hipnóticas que piensan que tiene sobre la gente.

Ya se ha contado, pero no está de más repetirlo para hacer frente a tanta media verdad, cuando no mentiras enteras, que nadie verifica. Tras sacarle 200 millones de euros más y retirarle atribuciones a Javier Tebas en el cacareado pacto del Palacio de Viana, el Gobierno de Sánchez ha pasado a ser el primer interesado en que LaLiga se reanude lo antes posible. Siempre, lógicamente, de acuerdo a las recomendaciones de las autoridades sanitarias, pero también dispuesto a que el fútbol profesional asuma unos riesgos que, a diferencia del resto de deportes, económicamente se puede permitir.

[LaLiga, ante su parón más largo "con los inútiles de Aganzo and company" de aliados]

Poco o nada importa que LaLiga y ya veremos si también la final de Copa vaya a volver sin público en las gradas. Lo que realmente interesa es que se vea por televisión, para mantener así durante más tiempo a la gente recluida en sus casas tomándose unas cervezas o lo que se tercie. Tal y como puede leerse en el Real Decreto modificado de un día para otro por la secretaria de Estado para el Deporte, el interés por el fútbol va más allá de su práctica. Un 48% de la población se manifiesta interesada en el fútbol y el 67,4% es simpatizante de algún equipo de fútbol, de los que el 74,9% ven, siempre que pueden, sus partidos por televisión.

Es por todo esto por lo que una vez que LaLiga ha pasado por caja para aportar el dinero de las subvenciones públicas y cedido al intervencionismo en su gestión, los intereses del Gobierno de Sánchez confluyen con los de Tebas. Prueba de ello es un informe interno del Consejo Superior de Deportes (CSD) en el que se detalla lo mucho que interesa que el fútbol sea seguido por televisión "por los millones de españoles aficionados a este deporte", ya que eso "nos devuelve a la normalidad y ello contribuye a fortalecer el espíritu colectivo en la última fase del confinamiento".

"Mientras no haya una vacuna, los partidos serán sin público", dijo Irene Lozano. "Vamos a poder ver el fútbol por televisión, eso sí", añadió la presidenta del CSD por si había alguna duda. ¿Recuerdan el famoso "al pueblo, pan y circo" que acuñaron los gobernantes de la antigua Roma? Pues eso. "Al pueblo, pan y fútbol" para mantenerle entretenido y, al igual que pretendían en Roma, alejarle de los asuntos que preferían conservar dentro del círculo político. Claro que, como la pandemia del coronavirus no entiende de pactos ni de ideologías, el problema ha surgido con los famosos test, condición indispensable para que los futbolistas, convertidos en gladiadores, puedan retornar a la actividad y, en unas semanas, incluso a la competición.

Pedro Sánchez y Luis Rubiales, durante la visita a Moncloa del presidente de la RFEF. (EFE)
Pedro Sánchez y Luis Rubiales, durante la visita a Moncloa del presidente de la RFEF. (EFE)

Los test del fútbol, en el Ministerio...

LaLiga comunicó a los 42 equipos de Primera y Segunda División la realización de los test previos a unos entrenamientos individuales que el Gobierno ha autorizado que se inicien a partir de este lunes, para el 11 de mayo empezar a hacerlos en pequeños grupos y el 26 ya todos juntos. Sin embargo, según informó el diario Marca, los test que estaban en posesión de los clubes han pasado a manos del Ministerio de Sanidad a la espera de que el Gobierno diera luz verde a que los futbolistas —aunque finalmente no será de manera masiva— puedan pasar la pertinente prueba. El intervencionismo del que hablaba, vamos, pues no en vano el fútbol profesional genera el 1,37% del PIB y 185.000 empleos en España. Como para que LaLiga no pueda gastarse lo que quiera en proteger a sus futbolistas...

"Hemos acudido al mercado y tenemos los test como muchas otras empresas. No somos nosotros los que tenemos que responder por qué tenemos tests y otra gente no", se quejó el 'expropiado' Javier Tebas. En la misma línea, pero en su papel de empresario, se pronunció el presidente del Villarreal, Fernando Roig, quien explicó que en el Grupo Pamesa se empezó a hacer test el 8 de abril. "Compramos los test para dar una seguridad sanitaria máxima a nuestros trabajadores y empezar a retomar la actividad industrial. Test para comprar hay y también laboratorios para hacerlos", dijo Roig, para añadir que "todos los jugadores pasarán el test y estarán muy controlados. Tenemos un hotel preparado para 35 personas donde el equipo podrá concentrarse".

Quienes no lo tienen tan claro son los futbolistas. Y en gran parte porque el sindicato mayoritario, AFE, o al menos la parte que aún es afín a su presidente, David Aganzo, no se suelta de la mano de la patronal desde que se enfadaron con Rubiales. "Hay miles de personas trabajando en lo que el país necesita en estos momentos sin que se les hagan test", indicó Mikel Oyarzabal. "Sabemos que lo nuestro es un trabajo, pero los test y el dinero que ha invertido el fútbol a lo mejor habría que darle una vuelta para invertirlo en lo que es necesario", añadió el capitán de la Real Sociedad para exhibir esa confusión.

Seguro que recuerdan o al menos les suena el 'café para todos' creado por Manuel Clavero Arévalo, ex ministro de la Unión de Centro Democrático (UCD), con motivo de la organización territorial del Estado en la Constitución. Pues bien, ahora deberíamos hablar de 'test para todos', pero a los futbolistas se les quiere racionar, por más que el Gobierno haya decidido que sean sus gladiadores. "Ave, Tebas, los que van a jugar, te saludan". Aunque donde dice Tebas mejor sería decir Sánchez, pues la vuelta del fútbol le interesa a él tanto o más y, lo que peor, sin importarle demasiado los futbolistas. Otro plan Redondo. Como el balón, ya saben...

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios