MANU ROSALES, DEL HOSPITAL PUERTA DE HIERRO

El futbolista que gana 400 €, es sindicalista sin cobrar y mira a los ojos al coronavirus

Manu Rosales compagina el fútbol en el Flat Earth de Tercera con su trabajo en el almacén de suministros del Hospital Puerta de Hierro y como miembro de la junta directiva de Futbolistas ON

Foto: Manu Rosales, con mascarilla, durante su trabajo en el Hospital Puerta de Hierro
Manu Rosales, con mascarilla, durante su trabajo en el Hospital Puerta de Hierro

"¿Por qué le voy a dar una entrevista a un tipo poderoso y se la voy a negar a un pequeño reportero de provincias? ¿Por qué voy a acudir a una emisora líder cada vez que me llame y en cambio jamás a una pequeña radio del interior? ¿Cuál es el criterio para hacer una cosa así? ¿Mi propio interés? Eso es ventajismo". Sirvan estas reflexiones de Marcelo Bielsa para darles la vuelta y aplicárselas a estos futbolistas que nunca merecen la atención de esas emisoras líderes, como las llama el entrenador argentino, pero que en estos tiempos sin fútbol se han convertido junto a otros deportistas en los grandes protagonistas de alguna de ellas, tal y como está demostrando, por ejemplo, un soberbio Paco González los fines de semana con su programa Tiempo de Juego.

Su nombre es Manuel Rosales (Madrid, 1990) y representa al llamado fútbol modesto. Es decir, alguien para quien el fútbol es una pasión de la que no puede permitirse el lujo de vivir, pues la media de lo que se cobra en Tercera División está entre los 300 y los 500 euros al mes, de ahí que lo compagine con su trabajo. En el caso de Manu, como así prefiere que le llamen, la grave crisis sanitaria le ha privado como a cualquier futbolista de entrenarse y jugar con su equipo, actualmente el pintoresco Flat Earth que preside Javi Poves, quien llegó a debutar en Primera con el Sporting en 2010 y un año después dejó el fútbol. "Todo es dinero, corrupción y capitalismo", fue la explicación que dio.

A Rosales le está tocando vivir en primera línea la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, ya que es el responsable del almacén y suministros en el Hospital Puerta de Hierro, en Majadahonda. "Mi labor consiste en organizar el trabajo diario de los empleados del almacén, suministrar el material fungible a todo el hospital y recepcionar las mercancías que llegan". Este puede ser un día normal en su trabajo, aunque desde que se desencadenó la pandemia "todo se ha multiplicado por mil. Se han abierto plantas nuevas y en tiempo récord se ha habilitado un hospital de campaña para más de 100 pacientes, con todo lo que conlleva en el servicio".

Si a Manu le preguntan qué está siendo lo más duro de su trabajo, asegura que "en general lo está siendo todo. Muy estresante, la verdad. Destacaría ver al personal tras estar horas y horas con los equipos de protección puestos lo incómodo que puede llegar a ser esto, hasta el punto de dejarles marcas y heridas en la cara". Sobre cómo se vive en primera línea la lucha contra el Covid-19, confiesa que "con mucha responsabilidad y el orgullo de poder estar ayudando a mucha gente. Me siento un privilegiado al poder estar trabajando para poder frenar esta pandemia cuanto antes".

Lógicamente, el hecho de trabajar en un hospital le hace estar en contacto con infectados, de ahí que el miedo al contagio exista. "Para qué nos vamos a engañar. El miedo existe. Pero una vez que llego al trabajo, intento no pensar en ello. Es al llegar a casa donde me da por pensar que puedo contagiar a algún familiar". Al igual que el personal sanitario que trabaja con él, el futbolista comenta que en su caso "la dirección, la sociedad concesionaria, el servicio de compras y recursos materiales están haciendo un trabajo brutal para que todo el personal tenga su protección y el material necesario. Y, desde mi punto de vista, considero que se está consiguiendo".

Manu Rosales, cuando fichó por el Atlético de Pinto
Manu Rosales, cuando fichó por el Atlético de Pinto

Un clásico en Tercera y Segunda B

A sus 29 años, Manu ha jugado en el Vallecas, en Tercera División, Internacional de Madrid, Alcalá, ya en Segunda B, Puerta Bonita, con el que ascendió de Tercera de nuevo a la anterior categoría, San Fernando de Henares, Alcobendas Sport, Atlético de Pinto, Villaverde y actualmente lo hace en el mencionado Flat Earth., el antiguo Móstoles Balompié. Además, es miembro de la junta directiva del sindicato Futbolistas ON, de ahí que conozca de manera individual, pero también colectiva las penurias del fútbol modesto.

Sacarle alguna anécdota y que sea positiva con la que está cayendo en España es difícil, pero si Manu Rosales destacaría algo de lo que le está tocando vivir es que "después de horas y horas de trabajo, sin poder librar y con la presión a la que está sometida la comunidad hospitalaria, el buen humor de cómo lo está llevando todo el personal sanitario a pesar de todo". A la pregunta de qué echa de menos en el día a día sin poder ir a entrenar, Rosales no puede ser más explícito: "Buuuf… ¡Yo creo que todo! El vestuario, los compañeros con los que compartes mucho tiempo, el poder evadirte del día a día y desconectar.... Es difícil que de la noche a la mañana te prohíban hacer lo que llevo haciendo toda mi vida. Eso sí, lo único que no echo menos son los paseos que me pego en el coche para ir y venir a trabajar al hospital".

Puestos a ser positivos, porque el propio Manu demuestra serlo, el jugador del Flat Earth considera que "a pesar de ser una desgracia y sin duda la peor que he vivido, al final parece que tenemos que llegar a este punto para descubrir lo mejor de las personas, la empatía de unos con otros… Hay un montón de gente que se está volcando, cada uno como puede, pero al final todos estamos arrimando el hombro para acabar con esto cuando antes. Ya sea donando material, permaneciendo en casa o animando a los demás".

En su doble faceta de futbolista y sindicalista por vocación, pues no cobra nada de Futbolistas ON, Manu aprovecha para mandar ánimos a todos sus compañeros. "Paciencia, que pronto nos podremos volver a juntar para hacer lo que más nos gusta, jugar al fútbol". Parafraseando a Bielsa, quien en cierta ocasión dijo que "prefiero que nadie me conozca a que me conozcan equivocadamente", en el fútbol hay personajes como Rosales a los que merece la pena conocer para comprobar que estás en lo cierto: que el fútbol modesto es otra historia. ¿Verdad, Fali?

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios