el seleccionador arrima el hombro

Por qué Luis Enrique se baja el sueldo... y no es por la crisis del coronavirus

Luis Enrique se siente en la obligación de tener un gesto de gratitud con Luis Rubiales por su amistad y apuesta por devolverle al cargo de seleccionador. Se baja el sueldo en la crisis del virus

Foto: Luis Enrique junto al presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales. (Efe)
Luis Enrique junto al presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales. (Efe)

Luis Enrique toma una iniciativa que merece un aplauso. Es el primer seleccionador que decide bajarse el sueldo en un momento de grave crisis económica para el fútbol y en un escenario en el que el regreso de los partidos de las Selecciones están en el último vagón para recuperar la normalidad en este deporte. El asturiano, con un salario de 1,5 millones de euros anuales y un contrato hasta el Mundial de Qatar de 2022, renuncia a un 25% de su ficha, según informa As, lo que supone un ahorro para la Federación de más de casi 350.000 euros. Un acto de generosidad, comprensión y, sobre todo, de agradecimiento a Luis Rubiales.

Bajarse el sueldo por decisión propia no es algo habitual en un trabajador y más si eres cualificado. Luis Enrique es esencial para Rubiales. Ha dado el paso que, incluso, ha provocado la sorpresa en su ‘jefe’. No estaba en los planes de Luis Rubiales aplicar una rebaja salarial en el cuerpo técnico y mucho menos al seleccionador que tanto elogia y con el que tiene la seguridad de que el fútbol español puede reconducir el rumbo perdido. Luis Enrique es para Luis Rubiales una apuesta personal y, por encima de todo, la ‘bala’ con la que quitarse dos espinas: las turbulentas salidas de Julen Lopetegui, primero, y después Robert Moreno. Por medio estuvo, durante el Mundial de Rusia, el interino Fernando Hierro. Al que parece que se le han quitado las ganas de volver a los banquillos. Hierro está alejado del fútbol. Puede que esperando a que prospere la candidatura de Iker Casillas a las presidencia de la Federación y encontrar un puesto en la dirección deportiva.

Luis Enrique, seleccionador de fútbol. (Efe)
Luis Enrique, seleccionador de fútbol. (Efe)

Luis Enrique es una personalidad potente. Hace lo que siente, dice lo que le da la gana y actúa con pasión. El asturiano está enormemente agradecido al presidente de la Federación de que cumpliera con su palabra: devolverle el cargo de seleccionador en el momento que se sintiera con ganas y fuerzas. Rubiales, junto a Francisco Molina (director deportivo), estuvieron muy pendientes de Luis Enrique durante la ausencia del técnico en el tiempo que duró la enfermedad de su hija Xana. Fueron meses duros. Muy difíciles de llevar. Luis Enrique notó la cercanía del amigo Rubiales. Y regresó a la Selección de aquella manera tan ruidosa. Sin querer saber nada del que había sido su mano derecha. Despidió a Robert Moreno en unas semanas en las que uno y otros se echaban los trastos a la cabeza. Para Luis Enrique dejó de ser leal su hombre de confianza. Ruptura total. Luis Rubiales lo tenía claro. Entre uno y otro, siempre Luis Enrique.

El dinero no es lo importante

Ahora el técnico asturiano hace un gesto de gratitud a la Federación de Rubiales. Le alivia con un recorte salarial en tiempos de coronavirus. Todo lo que sea arrimar el hombro es bien recibido cuando se ha suspendido la Eurocopa y se traslada a 2021. La Federación Española de Fútbol también se resiente en sus cuentas con la crisis sanitaria y se reducen sus ingresos. Sin partidos y sin fecha de regreso los números no cuadran como se tenía planificado. Antes de la Eurocopa ha tenido que suspender cuatro encuentros de preparación ante rivales como Alemania, Holanda, Portugal y Lituania. Un palo para las arcas de Rubiales. Hay quien piensa que se compensa con la ayuda económica que hace la Liga después de la reunión con la mediadora del CSD y la convincente Irene Lozano.

El caso es que Luis Enrique tiene una obligación moral con su amigo Luis Rubiales y pone su granito de arena en la Federación. Siente que necesita hacer un gesto en una escenario de crisis. Actúa con la correspondencia del que se siente valorado, querido y en deuda con quien ha estado con él en los momentos delicados a nivel personal y, por qué no, profesional. Está parado y, sobre todo, agradecido a Luis Rubiales de su comportamiento en el último año. ¿Demuestra Luis Enrique que es solidario con esta iniciativa? Lo que sí pone de relieve es que, en estos momentos, el fútbol y el dinero no es lo más importante. Prima la amistad.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios