Así convenció el PSG a Mbappé (y su padre) y solo así le convencerá el Real Madrid
  1. Deportes
  2. Fútbol
EMERY LE GARANTIZÓ LO QUE FLORENTINO NO PODÍA

Así convenció el PSG a Mbappé (y su padre) y solo así le convencerá el Real Madrid

El presidente del club galo, Al-Khelaïfi, llevó a la comida donde cerró el fichaje a Emery, a quien el padre de Kylian pidió algo que sabía que entonces el Madrid no podía garantizarle

placeholder Foto: Mbappé y Nasser Al-Khelaïfi, tras el fichaje del francés por el Paris Saint-Germain. (EFE)
Mbappé y Nasser Al-Khelaïfi, tras el fichaje del francés por el Paris Saint-Germain. (EFE)

Hace unos días, 'L'Equipe' informaba que "las salidas de Neymar y Mbappé del Paris Saint-Germain quedan aplazadas". El diario francés recogía unas declaraciones con remite de Doha, es decir, la capital de Qatar donde realmente se gestiona el club parisino, en las que se aseguraba que "da igual que nieve o llueva, Mbappé se quedará, es un deseo del Emir". Según la misma fuente, "el presidente del club, Nasser Al-Khelaïfi, nunca ha tenido en mente vender al que es la joya de la corona del PSG y solo escucharía una hipotética oferta por Neymar". Aún así, reconocían que "la amenaza del Real Madrid sigue latente, pero este verano parece que el campeón del mundo no saldrá de París".

Sabido es que mientras el objetivo del FC Barcelona es Neymar, y no porque lo quiera Josep María Bartomeu, sino porque así lo pide Messi, el jugador por el que suspira Florentino Pérez es Mbappé, hoy por hoy el único futbolista, además del mencionado Messi, que de verdad reforzaría la plantilla del Real Madrid tras la marcha hace dos veranos del goleador compulsivo Cristiano Ronaldo a la Juventus. El joven delantero francés sería el mejor complemento para su compatriota Benzema.

[El pacto entre caballeros del que depende la vuelta (o no) de Odegaard al Real Madrid]

El 31 de agosto de 2017, a solo unas horas del cierre de mercado en Francia, el PSG hizo oficial el fichaje de Kylian Mbappé. El club parisino de capital catarí había cerrado unos días antes el acuerdo con el Mónaco por 180 millones de euros. 150 en concepto de cesión, más otros 30 millones en variables y aplazados un año, cuando se formalizaría el traspaso. Con esta argucia jurídica evitó que, tras el fichaje de Neymar, en sus cuentas los gastos superaran a los ingresos por encima del límite permitido por la FIFA y de este modo cumplir el llamado Fair Play Financiero. El delantero se convertía a sus 18 años en el futbolista más caro de la historia, solo por detrás de Neymar, su nuevo compañero, quien ese verano se marchó del FC Barcelona tras pagar su cláusula de rescisión de 222 millones. El poder del dinero.

Lo que no se sabe o al menos ni se ha contado hasta ahora es que para convencer a Kylian Mbappé, Al-Khelaïfi se llevó al entonces entrenador del PSG, Unai Emery, a la comida organizada con tal motivo y un único objetivo. De esta forma el técnico español fue testigo de la principal pretensión que tenía su padre, y entrenador personal, como ya informamos en El Confidencial. Wilfried Mbappé pidió a Emery que se comprometiera a seguir alineando a su hijo en el caso de que sufriera un transitorio bajón de juego, algo poco habitual en él, aunque comprensible tratándose de un futbolista de 18 años, los que entonces tenía Kylian.

placeholder Kylian Mbappé, con su padre, durante la gala de los premios The Best. (Reuters)
Kylian Mbappé, con su padre, durante la gala de los premios The Best. (Reuters)

Y eso que Florentino tiene a Zidane...

Como era lógico, aunque sabido es lo estricto que es a la hora de dar minutos a futbolistas que no se encuentran a su mejor nivel, Emery prometió al padre de Mbappé que tendría en cuenta algo que precisamente el Real Madrid no le podía garantizar, pues cabe recordar que en agosto de 2017 en el equipo blanco aún estaba Cristiano Ronaldo, además de Benzema y Gareth Bale, quien seguía siendo intocable para Florentino Pérez. De todos modos, resulta inimaginable al presidente del Real Madrid llevándose a su entrenador a intentar cerrar un fichaje, por más que en aquel verano fuera, lo vuelve a ser ahora y ya veremos si llegado el momento lo sigue siendo, el mismísimo Zinedine Zidane, toda una referencia para su compatriota.

Y es que el fichaje de Mbappé por el Real Madrid es cuestión de tiempo y el tema económico no será lo más importante. Aún más ahora, pues, como informó hace unos días 'Le Parisien', los dirigentes del PSG han convencido a sus jugadores, entre ellos Mbappé y Neymar, para recortarles el sueldo ante la crisis económica provocada por la pandemia del coronavirus. Mientras el Real Madrid solo bajará el 10% ó el 20% del salario de sus futbolistas en función de si se reanuda o no la competición, el club francés ha logrado llegar al 50%. De este modo, Mbappé pasará de cobrar 20,8M euros netos a 10,4.

La buena noticia para el PSG es que esta temporada no tendrá que equilibrar sus cuentas, ya que la UEFA ha decidido aplazar el Fair Play Financiero, lo cual permitirá a los parisinos tener más libertad de movimientos en el mercado y poder ofrecer la renovación a Mbappé, pues su contrato acaba en 2022. Sin embargo, y aunque dadas las circunstancias todo apunta a que la operación se retrasará al verano de 2021, esta vez el Real Madrid sí podrá convencer al delantero francés. Y no pagándole mucho más que los cataríes del PSG, sino garantizándole lo que más le preocupa a Kylian y aún más a su padre: jugar siempre. Como hacía Cristiano, vamos...

Kylian Mbappé Florentino Pérez Neymar FIFA