El desahogo de Iker Casillas y por qué pide regresar al Real Madrid
  1. Deportes
  2. Fútbol
el espontáneo anuncio y sus deseos

El desahogo de Iker Casillas y por qué pide regresar al Real Madrid

Necesitaba desahogarse, liberarse y decirlo para quedarse tranquilo. Casi un año después no tiene sentido seguir planteándose un regreso a la portería. Su futuro está en la Federación o el Real Madrid

placeholder Foto: Iker Casillas sale de una reunión con Irene Lozano, la presidenta del Consejo Superior de Deportes. (Efe)
Iker Casillas sale de una reunión con Irene Lozano, la presidenta del Consejo Superior de Deportes. (Efe)

Casi un año después, en el que ha habido de todo en su vida, se desahoga con otro ilustre madridistas. Iker Casillas, relajado, reconoce a Míchel, en una conversación en Instagram, la retirada. “Volver a jugar va a ser difícil”, es la primera vez que se escucha de la boca de Iker que entre sus planes ya no está reaparecer en la competición. Es el adiós cantado y espontáneo, pero no oficializado, como lo hemos podido escuchar en este periodo de confinamiento. Estamos cerca de que se cumpla uno de los episodios que más afectó al fútbol español. Iker Casillas fue hospitalizado en una clínica de Oporto tras sufrir un infarto de miocardio en un entrenamiento y gracias a la rápida reacción de los médicos del club se evitó una desgracia. Lo reconoce el propio Casillas. Ese 1 de mayo de 2019 nos dejó a todos los españoles y a millones de seguidores del portero y gente que no es futbolera con el susto en el cuerpo.

Los planes de Iker Casillas son otros que tienen que ver con vivir el presente y esperar el momento de regresar al fútbol para presentar su candidatura a la presidencia de la Federación Española de Fútbol. Lo importante es que Casillas ha soltado lo que llevaba dentro y ese sentimiento que le hacía rebelarse contra un final de etapa en el fútbol para el que nadie está preparado. Necesitaba desahogarse, liberarse y decirlo para quedarse tranquilo. Casi un año después no tiene sentido seguir planteándose un regreso a la portería. Lo fundamental para su tranquilidad era demostrarse a sí mismo que no había perdido la ilusión y podía recuperar las fuerzas para regresar a la actividad. Casillas quería elegir cómo retirarse del fútbol. No pudo ser. Si ya fue doloroso para él que le dieran el relevo (primero Vicente Del Bosque y después Julen Lopetegui) de la Seleccion española, lo de tener que dejar la actividad cuando era el portero titular del Oporto no entraba en su planes. Casillas quería seguir el ejemplo del veterano portero italiano, Buffon. Superar la barrera de los 40 años y ser un portero longevo. Todo por esa llama vocacional y amor a la portería. Pero un infarto se cruzó en su camino.

Iker Casillas ha podido comprobar en estos once meses que la vida puede cambiarnos a cualquiera en el momento más imprevisto y que un problema de salud puede afectarle a personas que sienten que están en su plenitud. Ha tenido mucho tiempo para pensar, reflexionar y valorar los vaivenes y los golpes que da la vida por muchos planes que se tengan en mente y cómo los sueños pueden convertirse en pesadillas. Él las vivió y revivió durante un tiempo con un infarto que te deja tocado mentalmente. No le retiró del fútbol la falta de ambición, objetivos, ilusión y pasión. Ha sido un infarto contra el que ha luchado como un titán y ahora en tiempos de pandemia da todavía más valor a la vida con ese ejercicio de sinceridad a Michel. Volver a jugar va a ser difícil y anuncia, a su manera, la retirada.

Una espinita clavada

Entre los planes que tiene Iker Casillas está el regreso al Real Madrid. Si no prospera en la carrera electoral para ser presidente de la Federación le haría ilusión ser útil al Real Madrid. Es una espinita que tiene clavada y también lleva dentro desde que se rompió, de aquella manera tan fría, la vinculación en 2015. En este periodo de confinamiento ha dejado caer, en una conversación con el youtuber DjMariio, que considera el Real Madrid como su casa. “Me gustaría volver algún día”, es una declaración de intenciones que tiene que recoger el club que preside Florentino Pérez.

Iker Casillas está cerrando una etapa, televisada en las redes, y quiere abrir otra en los despachos. Está pidiendo regresar al Real Madrid. ¿Es su plan B por si no sale lo de la Federación? No se sabe. Pero es su deseo. Es tan madridista como un apasionado de la Selección. Tiene encaje en ambos sitios y es lo que pasa por su cabeza. Estar en el Real Madrid es una ambición. Lo necesita, pese a que siga ligado con el Oporto en el organigrama técnico. No es tan sencillo como pueda parecer porque habría que saber para qué cargo se le necesita. Si es en los despachos y con qué función o para trabajar en la cantera. En los últimos años se han ido incorporando algunos iconos como Zidane y Raúl, otros ex jugadores que han entrado, salido y regresado como Solari a un cargo institucional. Han pasado Guti, Álvaro Benito…Casillas tiene la necesidad de regresar algún día al Real Madrid para reencontrarse con sus raíces.

Iker Casillas Florentino Pérez Zinédine Zidane Oporto Luis Rubiales
El redactor recomienda