EL INGLÉS MCGUINNESS, CAMPEÓN DE COPA EN 1909

Localizan a la primera estrella de la Real 110 años después: murió en la I Guerra Mundial

Habrá quien la ponga en cuarentena, algo muy propio de estos días, pero una investigación aporta los muchos datos que se desconocían del primer extranjero y goleador del equipo donostiarra

Foto: McGuinness, a la derecha de la imagen, durante su etapa en la Real Sociedad.
McGuinness, a la derecha de la imagen, durante su etapa en la Real Sociedad.

Ya lo dice el refrán, nunca es tarde si la dicha es buena. Lo primero, perdón por la autocita, pero en mi libro '100 nombres que hicieron grande a la Real, de la A de Arconada a la Z de Zamora', el epígrafe 66 está dedicado a Mac Guinness, sin duda uno de los personajes más relevantes de la historia del club donostiarra, y de quien, sin embargo, hay muy poca información. Empezando por su nombre de pila, G, y cómo se escribía su apellido, Mac Guinness o McGuinness, siguiendo por cuándo y en qué lugar de Inglaterra nació y acabando por qué fue de él cuando dejó la Real Sociedad, pues nada más se supo.

Para conocer la importancia del delantero británico, basta con decir que jugó en el primer equipo txuri urdin, aún bajo la denominación de Club Ciclista San Sebastián, y que gracias a sus 6 goles en los partidos ante Athletic (4-2), Celta (2-0) y Español de Madrid (3-1), en 1909 ganó el Campeonato de España, lo que hoy conocemos como Copa del Rey. McGuinness también pasó a la historia por marcar el primer gol ya como Sociedad de Foot Ball, el 26 de marzo de 1910, en un amistoso contra el London Nodmans.

[El Barcelona 'birla' a la Real Sociedad una perla de Zubieta: "Es una locura"]

La red social Twitter tiene esa parte siniestra de trols y bots, pero también es un buen lugar para encontrar a tuiteros que merecen la pena. Este es el caso de @sietecallero, en realidad el periodista bilbaíno Lartaun de Azumendi, quien tras leer un breve hilo de @atotxaorg en el que vio "con sorpresa" que nada se sabía de McGuinness, se puso tras su pista. Y empezó por intentar descubrir cómo se llamaba el inglés, "porque de su firma solo podía intuirse la inicial". ¿La G de George? Pues parece que sí. George McGuinness, y no Mac Guinness como también aparece escrito, "nació en el barrio de Toxteth (Liverpool) el 6 de octubre de 1887. El segundo de tres hijos varones que tuvieron Edward, profesor de colegio privado, y Catherine, y que cursó sus estudios escolares en el Saint Francis Xavier's College".

Equipo de la Real Sociedad, entonces aún como Club Ciclista San Sebastián, en 1909
Equipo de la Real Sociedad, entonces aún como Club Ciclista San Sebastián, en 1909

Pero, ¿y su periplo futbolístico, más allá de formar parte de la génesis de la Real? "Solo he sabido que jugó en el extinto Harrowby FC, que era un apasionado futbolista y que lo hacía en la posición de extremo derecho". Hasta aquí todos los datos sobre McGuinness cuadran en el tiempo, pero Lartaun de Azumendi siguió atando cabos. "Tras abandonar la entidad donostiarra con 23 años recién cumplidos, fue maestro en el St Laurence’s Roman Catholic School de Birkenhead, localidad del condado de Merseyside cercana a Liverpool. Sin embargo, el estallido de la I Guerra Mundial lo llevó a filas y el 2 de septiembre de 1914 fue destinado a formar parte de la 30ª División del King's Regiment de infantería de Liverpool. Catorce meses más tarde, el 7 de noviembre de 1915, McGuinness y su 18º batallón cruzaron el Canal de la Mancha con destino a Francia a bordo de la nave SS Invicta".

Fue en suelo francés cuando el 1 de julio de 1916 estalló la Batalla del Somme, con dos millones de combatientes y una encarnizada lucha que se alargó durante 4 meses y 17 días, aunque fue breve para el ex futbolista, pues dos semanas después, los padres de McGuinness recibían "una misiva en su domicilio en la que John Caulfield, compañero de batallón de George, daba cuenta de su fallecimiento en combate". Por si quedan dudas, "el Birkenhead News lo contó el 16 de julio. Caulfield reseñaba que su amigo George McGuinness había sido abatido víctima de una bala, había fallecido noblemente y estaba ya en el Cielo recibiendo su recompensa. Contaba con 28 años y murió el mismo 1 de julio en Montauban-de-Picardie, Departamento de la Somme".

Para culminar la investigación, y aunque no se sabe exactamente dónde están los restos mortales de Mc Guinness, puesto que no fue enterrado en una tumba individual, "su deceso, como el de otros 70.000 británicos más, se recuerda en el Thiepval Memorial de la localidad del norte de Francia del mismo nombre". Allí, en la parte inferior del monumento, está recogido el nombre del soldado raso de infantería George McGuinness, quien tanta gloria dio a la Real Sociedad en aquellos años de principios del siglo XX.

El Thiepval Memorial de la localidad del norte de Francia del mismo nombre
El Thiepval Memorial de la localidad del norte de Francia del mismo nombre

Aunque es normal que en el club vasco esta historia de momento la pongan en cuarentena, algo por otro lado muy propio de estos días, Lartaun de Azumendi también ha descubierto que "en su último año en la Real, Mc Guinness coincidió con Nicasio Goitisolo Zubizarreta, hijo de vascos nacido en Liverpool el 10-10-1889, que había jugado en el Racing FC de Liverpool, Arsenal, Crystal Palace y Third Lanark Athletic Club de Glasgow. Tras volver al Racing FC, fue a Bilbao, jugó un amistoso con el Athletic Club, no pasó la prueba y llegó a la Real. No solamente ambos eran de Liverpool y se llevaban solo dos años, con lo que podrían conocerse de la infancia o la adolescencia, sino que tanto George como Nicasio estudiaron en el mismo Saint Francis Xavier's College. ¿Casualidad? Quizá demasiada, ¿no?".

Pues, efectivamente, demasiada coincidencia y, quién nos lo iba a decir, un excelente trabajo que 110 años después de su marcha de San Sebastián nos permite conocer la historia de Mc Guinness, primer extranjero de la Real y de Liverpool, como lo fue John Aldridge en 1989. Aunque los máximos goleadores de la historia de la Real son Satrustegui (133 goles), López Ufarte (101), Kovacevic (92) y Kodro (73) y un delantero realista como Paco Bienzobas fue el primer máximo goleador de LaLiga, es evidente que el jugador británico —durante más de un siglo ilocalizado— merece un hueco entre ellos. Como propone Lartaun de Azumendi, algún realista podrá ir a Francia a rendirle homenaje "y mostrarnos foto de la inscripción". Desde luego, su leyenda bien lo merece y después de tanto tiempo confinados, cualquier escusa es buena para viajar...

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios