Las de Vilda ya son respetadas

Cuestión de prestigio: el despegue total del fútbol femenino español en Estados Unidos

La 'She Believes Cup' es el torneo de invierno más prestigioso y España está participando por primera vez en su historia. Las de Vilda lideran y se enfrentarán a la EEUU de Rapinoe este domingo

Foto: España celebra uno de los goles anotados en la 'She Believes Cup' contra Japón. (Reuters)
España celebra uno de los goles anotados en la 'She Believes Cup' contra Japón. (Reuters)

La Selección está participando por primera vez en su historia en la 'She Believes Cup', el torneo de invierno más prestigioso del fútbol femenino. Pese a su corta historia, ya que se celebra desde el 2016, esta competición amistosa se ha convertido en una auténtica referencia. Con un mensaje basado en el empoderamiento femenino, los países invitados por la Federación de Fútbol de los EEUU, organizadora del mismo, figuran siempre entre las mejores del ranking FIFA, por lo que su atractivo es único.

La vigente campeona mundial ofreció en esta ocasión un lugar en el cartel a Japón, también campeona del mundo; Inglaterra, que defiende título y España, que aún no ha entrado en el selecto Top 10, pero cuyo fútbol ya está empezando a cautivar. Tras alzarse con la Copa Algarve (2017) y la Copa de Chipre (2018), el reto de pelear por este cetro en suelo americano, con estadios normalmente llenos, se presenta apasionante para las de Jorge Vilda. La Estados Unidos de Megan Rapinoe, actual Balón de Oro, fue precisamente la verduga del combinado nacional en los octavos del pasado Mundial de Francia, por lo que España buscará ahora su particular venganza.

La Selección no ha podido comenzar mejor su andadura, pues este pasado jueves venció a Japón por 3-1 gracias a los tantos de Alexia Putellas y Lucía García, esta última por partida doble. Cuatro equipos incrustados en un mismo grupo en formato de todos contra todos. Tras su triunfo, España lidera la clasificación con los mismos puntos que las 'yankees', que doblegaron a Inglaterra (2-0) sin mayores problemas. Este domingo se dirime el primer puesto en un partido a cara de perro entre ambas que se disputará en el Red Bull Arena de Nueva Jersey, con capacidad para 25.000 almas (22:00h, Teledeporte). Como no puede ser de otra manera, se espera un lleno absoluto.

Una auténtica prueba de fuego para evaluar las capacidades de 'la roja', que mira ya a la Eurocopa 2021 y a esos trascendentales duelos de abril contra Moldavia (Madrid) y la República Checa (Granada) que pueden darle el billete. Existen motivos para soñar con la victoria ante las americanas, pues las de Vilda ya perdieron por la mínima en sus dos últimos cruces, los disputados en Alicante (0-1) y el ya mencionado del pasado verano en Francia (2-1), oficial. La transición de jugar a ser una potencia y empezar a serlo de verdad debe completarse. La sensación es que esta España, aún carente de sesiones prácticas desde que aterrizara, puede saltar una nueva barrera.

2015, año clave

Vencer a EEUU en su casa supondría un hito y un chute de adrenalina muy importante de cara al futuro. España está en este torneo porque se lo merece, se lo ha ganado a pulso por sus conquistas deportivas de los útlimos cursos. Un premio goloso, el segundo en lo que llevamos de año tras la firma del convenio colectivo, que por fin ha llegado tras dos años de reproches, de 'dimes y diretes' entre las partes involucradas. La España femenina de fútbol comenzó a derribar muros en 2015, cuando debutó en un Mundial, el de Canadá. Fue la primera piedra de esta historia, luego llegarían los éxitos en inferiores con el oro y las platas mundiales en sub'17 y sub'20. Todo ha cambiado. De aquella hornada de 'pioneras' solo quedan Lola Gallardo, Irene Paredes, Marta Corredera, Virginia Torrecilla, Putellas y Jenni Hermoso.

Desde entonces: dos entrenadores en categoría absoluta y un seguimiento cada vez más amplio entre aficionados y medios de comunicación. La España de los records, la que ha llenado San Mamés y el Metropolitano, la que ha mejorado sus audiencias, la que ha alcanzado una final de Champions con el Barça y ha forzado, contra pronóstico, al Real Madrid a entrar en la Liga Iberdrola, una competición que cada vez es más internacional y la temporada que viene entrará en una dimensión desconocida gracias a un Clásico nunca visto. Aún queda mucho terreno que labrar, pero está clara que la situación es mucho mejor que hace cinco temporadas. A España ya se le tiene en cuenta y lo más imporante: la sensación es que lo mejor está por llegar.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios