2-2 contra el Sevilla en el Wanda

El Atlético pierde una final, pero recupera sensaciones a pocos días de visitar Anfield

Al conjunto de Simeone tan solo le faltó apuntillar al Sevilla en el segundo tiempo. Empezó el partido por debajo, pero consiguió remontar antes de que Ocampos pusiera las tablas. El Liverpool ya espera

Foto: Morata celebra un gol que rompía su sequía con el equipo. (EFE)
Morata celebra un gol que rompía su sequía con el equipo. (EFE)

El empate no le vale a nadie, pero a pesar de que seguirá una semana más fuera de los puestos Champions, el Atleti sale con mejores sensaciones del duelo ante el Sevilla (2-2) por una simple razón: ha recuperado a sus dos goleadores, Joao Félix y Morata, su pareja titular. El luso ya vio puerta contra el Villarreal y esta tarde volvió a mojar. El segundo rompe su sequía este 2019 cuando el Liverpool ya asoma. El madrileño llevaba ocho partidos sin subir un tanto a su cuenta particular y necesitaba reencontrarse como fuera. Su gol, de penalti (se lo dedicó a su familia), es bueno para su autoconfianza porque el olfato parecía haberse quedado en Arabia Saudí para siempre.

Estos meses se le habían hecho muy largos al canterano. Diego Costa, que le suplió en la segunda parte, volvió a sumar minutos por tercer encuentro consecutivo tras salir de su hernia discal y también llegará más rodado a Anfield, donde al conjunto de Simeone le espera la temporada entera, prácticamente. El de Lagarto tuvo una buena ocasión para romper las tablas y regalarle el triunfo a su equipo, pero cruzó demasiado ante la salida de Vaclik y el cuero se fue por la línea de fondo. Esto último ocurrió en una segunda parte relativamente tranquila en comparación con la primera, donde la polémica acampó a sus anchas en el Wanda Metropolitano merced al VAR.

Porque antes de la retirada de los jugadores a vestuarios pasaron muchas cosas. De hecho, los goles se quedaron en los 45 minutos iniciales. Las primeras llegadas fueron sevillistas y De Jong (otro futbolista necesitado de gol), tras un error de Savic, adelantó a los andaluces. Los de Simeone no se amilanaron y reaccionaron tras la pena máxima ejecutada por Morata. El VAR intervino por mano dudosa de Diego Carlos. Hernández consultó la jugada en el monitor y decretó el lanzamiento. A partir de ahí, el Atleti empezó a estirarse, a romper líneas y a robar balones. Koke, muy listo, puso la pierna en la salida de los de Lopetegui y rebañó el cuero. Vio a Félix por la izquierda, le puso el pase y, con algo de fortuna (tocó en Koundé), la perla portuguesa consiguió batir a Vaclik para obrar la remontada.

Jao Félix conduce la pelota durante la segunda parte en el Metropolinato. (EFE)
Jao Félix conduce la pelota durante la segunda parte en el Metropolinato. (EFE)

Silbidos a Simeone

Había transcurrido algo más de media hora de constantes intercambios, con momentos para unos y otros. Lo que restó hasta el descanso trajo, en cambio, un mayor empuje visitante. Oblak salvó en la misma línea un gol cantado, a bocajarro, de Reguilón y cerca de la prolongación Ocampos sacó petróleo para igualar el partido. Trippier le golpeó en la pierna dentro del área y de nuevo el VAR le pegó un toque de atención al colegiado para que revisara la acción. Penalti. El mismo protagonista perforó al esloveno, engañándole completamente. El Sevilla quiso, pero no pudo hacerse dominador de la pelota en la segunda manga, donde el Atleti fue el mejor de largo.

Los rojiblancos se hincharon a generar ocasiones sobre todo con Carrasco y Félix. El belga estuvo muy cerca de volver a celebrar con la elástica rojiblanca tras su éxodo en China. Tuvo dos remates francos. En el primero, que tocó en un defensa, Vaclik colocó una mano felina para desviar a córner milagrosamente. En la segunda, más cerca del final, dentro del área y con todo a favor, disparó demasiado alto. Félix también tuvo las suyas desde la frontal y Costa acarició el poste. El Atlético aplicó una presión asfixiante a los mediocentros rivales, también a sus defensas, que únicamente encontraban aire en balonazos a campo contrario, y por ahí vio su maná. El tanto del desempate se mascaba, por eso al campo le dolió que Simeone retirara a Félix para dar entrada a Vitolo. Se escucharon los primeros silbidos al míster.

El tremendo desgaste acabó pasando factura en los minutos finales y ambos técnicos hicieron valer el punto. Había miedo a perder. La solidez defensiva del Sevilla le permitió salir vivo del duelo, aunque sobre Lopetegui siguen recayendo muchas dudas. Simeone, que viene recuperando jugadores para la causa en las últimas semanas, todavía tiene crédito, aunque la paciencia de la grada ya no es la misma. Este sábado al Atlético se le vio mejor, con intención. A Savic le faltó lucidez, pero arriba empiezan a despejarse ciertos nubarrones. En Anfield marcar es una obligación.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios