derrota por 1-0

El 'cantadón' de Courtois ante el Levante con un Real Madrid que pierde a Hazard

El Real Madrid se deja el liderato en el campo del Levante con un gol extraño. Courtois baja los brazos en el disparo de Morales. La mala noticia es la recaída de Eden Hazard

Foto: Eden Hazard sentado en el césped durante el partido contra el Levante. (EFE)
Eden Hazard sentado en el césped durante el partido contra el Levante. (EFE)

Batacazo del Real Madrid a las puertas de dos citas de envergadura: Manchester City y FC Barcelona. Courtois se comió el gol de Morales y Eden Hazard no acabó el partido contra el Levante (1-0). Lo del portero belga es un fallo inexplicable. Baja los brazos cuando se le echa encima el balón en una acción que le deja en mal lugar por una falta de concentración o exceso de confianza. Puede ser que Courtois se viera sorprendido o sufriera algo extraño que le hiciera no atacar ese balón. Por una cosa u otra se tragó un gol que hace pupa después de la goleada del Barcelona al Eibar.

A la mala noticia del fallo de Courtois se une la lesión de Hazard. El belga fue sustituido por Vinícius con una ostensible cojera que tendrá en vilo al club hasta conocer el verdadero alcance de la lesión. Una recaída, después de 82 días de baja, puede suponer un varapalo para los planes de Zidane. "No tiene buena pinta", dijo el técnico francés.

Hazard había dado señales de regresar con energías y mucho vigor. Igual que contra el Celta, en Valencia se le vio rápido, veloz y potente. Daba la sensación de estar perfectamente recuperado. Su tiempo se tomó. Zidane cuidó mucho que nadie se precipitara en su regreso. Su lesión es una de las peores noticias que deja un partido en el que el Real Madrid pierde el liderato por su falta de gol. Contra el Levante queda demostrado que el punto débil de este equipo es la falta de pegada.

Courtois tras el gol recibido de Morales. (EFE)
Courtois tras el gol recibido de Morales. (EFE)

El Real Madrid tiene creatividad para tocar de un lado a otro del campo. No es suficiente. Jugó, por momentos, con mucho ritmo, velocidad en la circulación y dinamismo. Pero con esto no te da (como diría Messi cuando se refiere a la Champions) para ganar la Liga. Sin gol no hay victorias. Ni felicidad. El Real Madrid tuvo actitud y ganas. Desplegó buen fútbol de entrada, pero padeció un grave desorden táctico y ansiedad en la fase final.

El problema del gol fue su losa. Sobre todo en la primera parte. Fue incapaz de concretar las ocasiones (12 remates antes del descanso) en un día en que Zidane recuperó la estructura de los cuatro centrocampistas (Casemiro, Modric, Kroos e Isco) y dos delanteros (Hazard y Benzema). El belga y el francés tienen las mejores condiciones para hacer de enlace con un goleador. Contra el Levante, el Madrid careció de un delantero puro. Uno de esos que se da un atracón. Un Haaland (el goleador de moda) que las empuja.

Morales marcó el gol del Levante. (EFE)
Morales marcó el gol del Levante. (EFE)

La falta de un goleador

Resultó desesperante ver las ocasiones que fallaron Benzema y Hazard. Cada uno dispuso de un mano a mano y mostraron sus deficiencias en la definición. El '9' y el '7' estuvieron de cero en una noche en la que se ponía en juego la madurez del Real Madrid. Ha llegado el tramo de la temporada en el que hay que demostrar el potencial y la fiabilidad de los equipos que aspiran a ser campeones. A Messi se le caen los goles con facilidad. En el Madrid, uno de sus delanteros (Luka Jovic) se quedó en Madrid por las secuelas de una gastroenteritis. No se perdonan los fallos en las áreas. Atrás, el Madrid parecía solvente hace pocas semanas. Dejaba la portería a cero y Courtois se mostraba seguro y fiable. Esa versión no ha aparecido en los partidos contra el Celta y el Levante.

Arriba tampoco va sobrado. Se sabía desde hace tiempo. Pero la suma de los goles de defensas y centrocampistas ayudaba a sacar adelante la asignatura pendiente del gol. Al Madrid se le pide ganar por la pegada. Juega bien al fútbol cuando acumula centrocampistas, pero es defectuoso en la definición porque, para qué lo vamos a negar, ni Isco, ni Hazard ni Benzema tienen la agresividad de los grandes goleadores. Es un equipo con problemas en el peor momento de la temporada, cuando le toca recibir en el Bernabéu a dos monstruos (City y Barça). Es inevitable tener una mirada pesimista con la trayectoria que tiene el equipo de Zidane en su estadio: cuatro empates en la Liga y eliminado de la Copa del Rey en otro mal día contra la Real Sociedad.

La derrota contra el Levante confirma que el plan de Zidane entra en un bache. Se une al empate de la semana pasada en el Bernabéu contra el Celta. Síntomas de un equipo que pierde consistencia y en el que aparece la ansiedad. Hay que escuchar a uno de los jugadores que más claro habla para comprobar el enfado que hay en la plantilla madridista. Dani Carvajal fue autocrítico: "Creo que perdonamos demasiado. En el primer tiempo concedimos poco y en el segundo Morales nos hizo un golazo y a nosotros nos faltó determinación. Fuimos de más a menos y con el gol llegó la ansiedad. Este no es el camino. Hoy estamos dos puntos por debajo del Barcelona y lo que está claro es que no te puedes dormir. Ahora hay que pensar en el miércoles (Manchester City)", comentó en Movistar. Zidane entra en una semana en la que se le exige volver a dar con la tecla en la Champions y en la Liga.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios