la paciencia y exigencia del técnico

La goma con Marco Asensio de Zinédine Zidane

Zidane pauta el camino con un futbolista que cumple siete meses de lesión y al que sujeta. Cuando lo suelte tiene que ser con la garantía de que se verá a un futbolista renovado

Foto: Marco Asensio trota con el balón en el césped de la Ciudad Deportiva
Marco Asensio trota con el balón en el césped de la Ciudad Deportiva

Zinédine Zidane ya frenó a Eden Hazard en sus ganas de regresar a la competición y lo mismo tiene pensado con Marco Asensio. Es la postura del entrenador del Real Madrid con cualquier jugador que sufre una lesión y busca recortar los plazos. Por un lado están las opiniones médicas, por otro las sensaciones del futbolista y por último el veredicto de Zidane. Al entrenador le preguntan si cree que Asensio podrá jugar antes de que finalice la temporada y su respuesta es tajante: “Veremos, pero no vamos a correr ningún riesgo”. Es el camino que marca con un futbolista que cumple siete meses de lesión y al que sujeta. Cuando lo suelte tiene que ser con la garantía de que se verá a un futbolista renovado.

No puede quedar ni el más mínimo rastro de la lesión. Es la exigencia de Zinédine Zidane. Por supuesto, consensuada con los servicios médicos y los recuperadores que trabajan desde el mes de agosto con el balear. Con Asensio está haciendo lo que se llama la goma. Está en el césped y se le vigila para que no haga más de lo que le corresponde en cada ejercicio. Tan bueno es que esté ilusionado y se vea capaz de dar más como igual de malo es que se pase de rosca. Mucho peor sería precipitarse para que juegue partidos antes de que acabe la temporada.

Podría llegar a tener minutos. Es lo que menos preocupa a Zidane en la gestión de un futbolista que tiene que seguir pasando diferentes test médicos y físicos que no ofrezcan dudas. El mensaje de Zidane a Asensio es el mismo que ha tenido con Hazard. Le esperará todo el tiempo que haga falta y lo primero es la salud. Tener las máximas garantías de que está recuperado de la lesión, en su caso de una rotura de ligamento cruzado anterior y del menisco externo de la rodilla izquierda, y demostrar una excelente condición física para entrar en la dinámica de grupo. En definitiva, no hay plazos ni fecha de vuelta con Asensio tratándose de la opinión de su entrenador.

El ejemplo de Eden Hazard

Zidane alargó la reaparición de Hazard hasta los 82 días, el momento en el que decidió que le veía en plenas facultades para participar en el partido contra el Celta. El belga jugó 70 minutos y llamó la atención la agilidad, velocidad y fuerza que desplegó después de una larga inactividad. En las últimas semanas hubo impaciencia, dentro del club y más en el exterior, por la tardanza del entrenador a dar el OK al regreso de Hazard. Se esperaba que estuviera, a muy tardar, en el encuentro contra la Real Sociedad. El futbolista estaba deseoso de jugar este partido en el Bernabéu. Zidane apuró y se llevó algún que otro palo por hacer excesivas rotaciones y no contar con el belga en un día que se perdieron las opciones de seguir adelante en la Copa del Rey.

Con Marco Asensio no se mueve de su planteamiento inicial y los siete meses se pueden ir, tranquilamente, a los nueve o el tiempo que considere oportuno. Le quedarían dos meses más. Pese a que el jugador comunica que le queda menos y avisa de sus ganas de ir entrando en esa dinámica que le dé posibilidades de jugar partidos. "Lo que diga Zidane", es la respuesta que dan al futbolista. Vista la postura del técnico, apoyado siempre por los informes médicos, la recuperación de Marco Asensio no va ni mejor ni peor de lo esperado. El proceso se califica de meticuloso, largo y en el que hay que dar pasos firmes. El entrenador es el más paciente en la nueva fase que inicia el balear.

Asensio está en el césped y golpea el balón. Realiza circuitos de multisaltos y empieza a dinamizar el trabajo de fuerza y potencia acumulado en la despensa. Del gimnasio y el trabajo con los fisioterapeutas consigue que los músculos flexores y extensores respondan, ambas piernas tengan el mismo volumen y estén equilibradas. Es la base de lo que tiene que seguir siendo, según Zidane, una exigente recuperación para tener una exitosa reaparición cuando le llegue el turno. No conviene confundir ni al chico ni tampoco a los aficionados que tienen la ilusión de verlo pronto de regreso antes de que acabe la temporada.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios