el plan de zidane con los jóvenes brasileños

El porqué del frenazo de Rodrygo en el Real Madrid (que no preocupa)

Los descansos de Rodrygo coinciden con una versión más contundente de Vinicius. En los últimos meses del año no aguantaban las comparaciones entre uno y otro

Foto: Rodrygo celebra un gol durante un partido del Real Madrid en el Bernabéu. (Efe)
Rodrygo celebra un gol durante un partido del Real Madrid en el Bernabéu. (Efe)

Con Rodrygo sucede algo que puede parecer extraño. Ha dejado de jugar y entrar en las convocatorias con asiduidad por el criterio de un entrenador que economiza sus esfuerzos. Zidane lo tiene todo calculado en su apuesta por las rotaciones. La fatiga física y mental están en la planificación del técnico del Real Madrid, que lleva un tiempo ahorrando esfuerzos a Rodrygo. El joven brasileño pasa de ser uno de los revulsivos a estar desaparecido. No lo olvida Zidane, pese a que los minutos del futbolista disminuyan. No entró en la convocatoria del derbi ni tampoco en la última contra Osasuna. Se quedó en el banquillo en el partido de Copa del Rey ante la Real Sociedad y, en la aparición en la segunda parte, le dio tiempo para hacer un gol.

El origen de la reacción del Real Madrid, tras la derrota en Mallorca, está en el partido disputado en Estambul (22 de octubre) con Rodrygo en el once. Desde esa victoria, el equipo encadenó una racha de 21 partidos sin perder hasta la eliminación en la Copa del Rey, con Rodrygo en el banquillo. Era mucha la responsabilidad que empezaba a asumir un chico que, aunque dé muestras de tener desparpajo y madurez, entra dentro de un plan para gestionar sus energías. No deja de ser su primera temporada y la fatiga ha aparecido en diferentes partidos en los que ha acabado con calambres en las piernas.

Vinicius celebra un gol con su compatriota Rodrygo. (Efe)
Vinicius celebra un gol con su compatriota Rodrygo. (Efe)

Los descansos de Rodrygo coinciden, para alegría en la planta noble del club, con una versión más contundente de Vinicius. En los últimos meses del año no aguantaban las comparaciones entre uno y otro. Rodrygo era más eficiente y resolutivo que Vinicius. A Zidane le encajaba mejor el primero que el segundo porque, entre otras cosas, leía mejor el juego y tenía facilidad para hacer goles. La asignatura pendiente de Vinicius experimenta progresos y se destaca el partidazo que realizó contra la Real Sociedad. Al margen de la derrota se vio un Vinicius con jerarquía y pegada. Hizo un gol y generó peligro constantemente. Venía de desatascar el derbi contra el Atlético de Madrid con el pase a Mendy que acabó en el gol de Benzema. A Vinicius le están enseñando que levante la cabeza y mire los desmarques. Se empiezan a ver los resultados. Su fútbol es menos atropellado.

Lo que abarca Lucas Vázquez

Hay más factores que influyen en el frenazo de Rodrygo. No solo la gestión de sus esfuerzos y la necesidad de que no sienta que tiene que demostrar su nivel para ser jugador del Real Madrid. Dejó huella demasiado pronto y se puso el listón muy alto el día del debut con un gol exprés y el ‘hat-trick’ en el Bernabéu contra el Galatasaray. Pocos pueden decir que se llevan un balón firmado por los compañeros a su casa. Rodrygo era la cara de la felicidad y Vinicius la de la amargura. Esa fulgurante explosión le llevó a la Selección brasileña y penalizó a Vinicius.

Entre esos otros factores del frenazo está la confianza ciega que tiene Zinédine Zidane en Lucas Vázquez. "Siempre cuenta con él", dicen en el Real Madrid. El trabajo a destajo tiene premio en un entrenador que conoce la capacidad de sacrificio y el derroche de energía que ofrece el gallego. Lucas es del perfil de los Carvajal, Sergio Ramos, Mendy, Casemiro y Fede Valverde. Hacen sólido y rocoso el equipo.

En este tramo de la temporada sacan la cabeza Vinicius y también Luka Jovic. El serbio empezaba a ser un caso urgente para el cuerpo técnico por la ansiedad que acumulaba desde que regresó de Arabia Saudí sin hacer un gol, ni aprovechar la baja por lesión de Benzema. Rodrygo, precisamente, hizo un golazo en la tanda penaltis de la final contra el Atlético. Confiaron en él como lanzador antes que en Vinicius. Por esta fiabilidad y una personalidad que destacan como positiva, entusiasta y feliz no le hace falta subir su autoestima. Lo de Jovic preocupaba. Le han dado oportunidades para que, por fin, se empiece a quitar la presión con el gol marcado a Osasuna. Por algo se empieza. Es una buena noticia para el entrenador recuperar a Jovic como a Vinicius. Rodrygo, en cualquier momento, entrará en el equipo y cuando juegue se le verá con las misma alegría, desparpajo y chispa para hacer gol con esa facilidad demostrada desde el día de su debut.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios