la clase magistral en el ceu

La integridad de Santi Cañizares y su última lección de vida que triunfa en la Universidad

Santi Cañizares transmite su visión de la vida más optimista y enérgica en una conferencia impartida en la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Los asistentes salieron reconfortados

Foto: Santi Cañizares durante la conferencia en el CEU. (@FundaciónCEU)
Santi Cañizares durante la conferencia en el CEU. (@FundaciónCEU)

Se van a cumplir dos años del fallecimiento por una enfermedad de Santi. El hijo, de cinco años, del ex portero de fútbol Santiago Cañizares y su mujer Mayte García marcó la vida de una familia que es un ejemplo de cómo se afronta lo más duro que puede sucederle a unos padres. Nadie está preparado para encajar la muerte de un hijo. En todo este tiempo, el sufrimiento lo canaliza la familia para volcarse en la ayuda en la investigación contra el cáncer infantil y hablar abiertamente de cuál es la actitud positiva para afrontar los problemas, de cualquier tipo y magnitud, que se presenta en cada persona o familia.

Santi Cañizares, el popular portero de fútbol que jugó entre otros equipos en el Real Madrid, Valencia y fue internacional con la Selección española, transmitió su visión de la vida más optimista y enérgica en una conferencia impartida en la Universidad CEU San Pablo de Madrid. La sala escuchó con atención como un padre hablaba abiertamente del fallecimiento de su hijo. Los asistentes salieron reconfortados del sentido que debe tener la vida cuando esos problemas cotidianos o de mayor envergadura se afrontan con el ánimo y la determinación de superarlos. Con la finalidad de entender quiénes somos, por qué estamos aquí y cómo hay que ser felices.

El testimonio de Santi Cañizares es alentador. Pónganle todos los adjetivos que quieran (estimulante, reconstituyente, reconfortante…) que no hay palabras para definir cómo un padre y un profesional de una dilatada experiencia en el fútbol de alta competición se dirige a una sala para sacar desde dentro un testimonio único. “Santi estuvo un año luchando contra su enfermedad y ese año las cosas fueron bien durante algún momento. Volvió a sonreír, a ser el mismo sinvergüenza de antes, limitado en algún momento… Ya no se le pudo tratar más de lo que se le trató y desgraciadamente se marchó a lo que yo creo que debió ser su lugar desde el principio”, es parte de la clase magistral de Santi Cañizares en un coloquio en el que se profundizó sobre la gestión del éxito y el fracaso.

"No dar importancia a las cosas que no la tienen"

Entre las conclusiones de Santi Cañizares está “no dar mayor importancia a las cosas que no la tienen. Es indispensable diferenciar las cosas vitales de las que no lo son”. En la sala pudieron comprobar quién es Santi Cañizares y esa fortaleza mental y vital que le convierten en un luchador. "Nadie ha nacido para enfrentarse a la guerra, pero tienes que estar preparado para luchar... Si mi padre se ha enfadado lo que voy a tratar es de que esté orgulloso", salía de esa espontaneidad y sin filtros que tiene Cañizares.

‘Cañete’ (como se le conoce en el mundo del fútbol), destacó como uno de los mejores porteros de la década de los 90. Un tipo con tremendo carácter. De los que iban de cara. No se callaba y hoy todavía paga un precio por no ser políticamente correcto. Directo y sensible. Cercano y a la vez íntegro. Una fortísima personalidad y una facilidad para expresarse que, por ejemplo, a día de hoy le tienen como uno de los comentaristas deportivos que no te dejan indiferente por su claridad para llamar a las cosas por su nombre.

Santi Cañízares acaba de dar la mejor lección que se le puede ofrecer a un auditorio de estudiantes que necesitan respuestas sobre el presente y el futuro de la vida. Acompaña esa fortaleza vital su mujer Mayte García. Nos dejó un relato (en Lecturas) que sirve para explicar o poder entender cómo se afronta la muerte de un hijo: “Mi hijo falleció en mis brazos, pero desde el minuto uno que se fue yo salí de la habitación del hospital sonriendo, flotando. Después de toda la rabia contenida, salió de mí decir: 'No vas a ser una madre depresiva. Vas a ser un ejemplo'. Mi responsabilidad son mis hijas. Quería que sacaran una lectura positiva de la muerte de su hermano. Y cuando murió no hice un sanatorio. Como durante los últimos meses de enfermedad él solo quería ir vestido de futbolista, lo incineramos vestido de la Selección española e hice una oda por él. Una fiesta. No hice un entierro al uso”. El cómo se puede lograr a superar la tragedia de un ser querido solo lo pueden explicar una madre y un padre que animan a cambiar la actitud para afrontar el éxito y el fracaso.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios