el uruguayo pidió 18 millones de comisión

El atraco fallido de Cavani y por qué Yannick Carrasco regresa al Atlético de Madrid

Para el Atlético de Madrid ha sido imposible fichar a Cavani por las exigencias económicas del jugador. Una decepción. Se le da una segunda oportunidad al belga Yannick Carrasco

Foto: Simeone abraza a Yannick Carrasco en un partido del belga en el Atlético de Madrid. (Efe)
Simeone abraza a Yannick Carrasco en un partido del belga en el Atlético de Madrid. (Efe)

Tremendo giro en el refuerzo invernal del Atlético de Madrid. Se cae Cavani y llega Yannick Carrasco. "El club es lo primero y también las ganas de estar aquí", son las palabras de Simeone. Edinson Cavani no quería jugar en el Atlético de Madrid por amor a los colores rojiblancos ni el deseo de ser entrenado por Simeone. Buscaba dar, lo que en fútbol se llama, un buen atraco. Engordar su cuenta corriente. Simeone se lleva una decepción importante con el uruguayo. Pensaba el técnico argentino, después de intercambiar mensajes y tener alguna conversación, que había encontrado a uno de esos futbolistas que mueren por él y sus ideas. Nada más lejos de la realidad. Cavani, ya en la recta final de su carrera, tenían planeado otro tipo de estrategia. Hacerle ver al Paris Saint Germain que todavía es un jugador cotizado y a su entrenador, Thomas Tuchel, que se equivoca dejándole en el banquillo en su apuesta por el argentino Mauro Icardi. Cavani ha sido un mercenario y se queda en el PSG con la idea de que podrá jugar más y cuando llegue junio quedará libre. Será el momento de dar otro atraco.

La operación se rompió por las imposiciones del representante y hermano de Cavani con la exigencia de cobrar una prima de fichaje de 18 millones de euros. Un obstáculo insalvable para Miguel Ángel Gil Marín. El director general ejecutivo del club rojiblanco volcó todas sus energías en convencer al París Saint-Germain y subir su oferta (hasta los 15 millones de euros más variables) para darle al Cholo el delantero que tenía que revitalizar el ataque. No es nada sencillo negociar con el PSG y conseguir que te venda un futbolista. Falló la pata de Cavani. La que se creía que estaba atada. El jugador dio un ‘sí’ condicionado a Simeone. Parecía estar como loco por jugar en el Atleti. Un engaño. Antepuso una millonaria comisión con 33 años.

Cavani es un delantero que podía haber dado un rendimiento inmediato por su experiencia y olfato goleador. No cabe duda. Pero quería enriquecerse en el Atleti. Aprovecharse de la desesperación de un entrenador y un club que tiene lesionado a Diego Costa y ahora se le ha caído Joao Felix. Llegar como el salvador. El héroe. Imaginó que el Atleti tiraría la casa por la ventana para sacarle del PSG a cualquier precio por la mala racha deportiva y la eliminatoria contra el Liverpool en la Champions. Se ha quedado con las ganas de jugar en el Atleti. En el club rojiblanco lo enfocan con la tranquilidad de no haber hecho una locura. Bastante esfuerzo se hizo ya con Joao Félix con la diferencia de que los 127 millones de euros pagados por el portugués están dentro de un plan estratégico deportivo y de inversión de futuro.

El ejemplo de Costa y Morata

En el Atlético de Madrid tienen otra idiosincrasia. Ponen otros ejemplos. Se quedan con futbolistas que han peleado para jugar con Simeone y lo han demostrado con hechos. Es el caso de Diego Costa y su insistencia y presiones para dejar el Chelsea y regresar a la que considera su casa. Sirve de ejemplo, también, las ganas que demostró Álvaro Morata para buscar todas las fórmulas posibles para salir de Inglaterra y no desaprovechar la llamada de Simeone. Cavani ha querido venir al Atleti de estrella con canas y aires de salvador.

La solución de emergencia que encuentran en el Atlético de Madrid estaba en China y también tenía billete de regreso (como en su día Filipe Luis y Diego Costa). El Cholo se ha decantado por Yannick Carrasco. Parece un fichaje extraño volver a confiar en un jugador que se le abrió las puertas hace dos años, por indolente, frío y sin sangre para jugar en el equipo del Cholo. Quedó señalado en aquel partido fatídico contra el Qarabag. El belga era demasiado blando en un equipo de guerrilleros. Pero Simeone no tiene tiempo. Necesita un jugador de ataque, desequilibrante y que conozca su filosofía y la Liga. Carrasco tiene una segunda oportunidad y, desde el club, aseguran que regresa más maduro y motivado. A sus 26 años tiene una nueva ocasión de tirar la puerta del Atleti. Nunca es fácil. Ni Lemar ni Vitolo lo han conseguido. Carrasco regresa (cedido con opción de compra) con la lección aprendida de los errores que cometió para no triunfar en el Atleti.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios