el fichaje que tiene más problemas

El crédito de Luka Jovic en el Real Madrid y una frialdad que le perjudica

Los ánimos de Zidane no surten todavía el efecto deseado. A Luka Jovic le cuesta adaptar y conectar sus características con las del resto de compañeros. Le falta soltarse y más pasión

Foto: Luka Jovic, con gesto serio, es sustituido por Zidane en el partido contra el Valencia de la Supercopa de España. (Efe)
Luka Jovic, con gesto serio, es sustituido por Zidane en el partido contra el Valencia de la Supercopa de España. (Efe)

Le convendría romper cuanto antes y abandonar esa frialdad con la que parece jugar atenazado. Podría fijarse, por ejemplo, en la pasión con la que juega el uruguayo Fede Valverde. Los ánimos de Zidane y, sobre todo, las palabras públicas de confianza no surten todavía el efecto deseado. A Luka Jovic le cuesta adaptar y conectar sus características con las del resto de compañeros. Es arriesgado hablar de una incompatibilidad y más exagerado decir que le viene grande el Real Madrid. La explosón de Jovic se hace esperar.

Con 21 años y en su primera temporada tiene un largo margen de mejora para reivindicarse como un goleador. La apuesta del club, por la que se hizo un desembolso de 60 millones de euros, es confirmar que el delantero serbio tiene instinto para convertirse en uno de los mejores realizadores del mundo. Para lograrlo tiene que poner mucho de su parte el futbolista y también el entrenador. Ser más atrevido, tener una lectura más precisa de los movimientos de sus compañeros y la variedad de sistemas que utiliza Zinédine Zidane.

Jovic está en cocción (como diría Lopetegui cuando le preguntaron por Vinicius). Regresó de Arabia Saudí con una sonrisa por haberse estrenado como campeón con el Real Madrid. Con una alegría moderada por ganar su primer título. Pero con la intranquilidad de no haber conseguido marcar en ninguno de los dos encuentros: Valencia y Atlético de Madrid. En ambos fue titular y no acabó el partido. Es el gol el que mide el crédito de los delanteros. Es la capacidad y la habilidad para fabricarse ocasiones la que marca las diferencias entre los buenos delanteros y los excelentes. A Jovic le toca seguir remando para despejar las dudas sobre la fiabilidad de que llegue un día a convertirse en la referencia en el ataque del Real Madrid.

Luka Jovic regatea a Trippier en el partido contra el Atlético de Madrid en Yeda. (Efe)
Luka Jovic regatea a Trippier en el partido contra el Atlético de Madrid en Yeda. (Efe)

Hay progresos, según Zidane. El entrenador deposita su fe en el serbio y se toma con calma (quizás demasiada) la explosión de un delantero que tiene que sumar cifras goleadoras. Con Jovic va sin prisas. El serbio ha jugado poco hasta que ha llegado la Supercopa de España y, cuando a ZZ se le han caído tres estrellas como Hazard, Benzema y Gareth Bale, ha sido su apuesta. En el torneo de Arabia Saudí ha sido imposible comprobar cuál es la mejor versión del serbio. No se puede hacer un diagnóstico claro y la sensación que transmite es la de estar desconectado del juego.

La compatibilidad con Benzema

No encaja en el sistema de los cinco centrocampistas ni tampoco se le ve cómodo al lado de Benzema. ¿Cuál es el mejor sistema para Jovic? Es el interrogante que tiene que resolver Zidane. Es la asignatura pendiente de un entrenador que, una vez que recupere a Benzema, tendrá que volver a gestionar los minutos y el encaje del serbio. Le recomiendan que tenga paciencia, se desbloquee y progrese con su adaptación al idioma español. De él sigue muy pendiente uno de los veteranos de la plantilla: Luka Modric.

Juzgar a Luka Jovic es complicado. Por eficacia no da la talla como goleador. Ningún tanto en la Supercopa de España y tan solo uno en lo que lleva de temporada es un bagaje pobre. Zidane ve más cosas. Habla de tener tranquilidad y confiar en un chico de solo 21años que tiene futuro. Aún así, el técnico sacó del ostracismo a Mariano como recambio de Jovic en la Supercopa. Una 'derrota' para el serbio. De las nuevas incorporaciones en el Real Madrid es el caso que más atención requiere para que esté preparado en los meses que vienen por delante. Los decisivos de la temporada. Jovic, por una cosa u otra, está más verde que Rodrygo (19 años).

Mariano en un remate de cabeza durante la final de la Supercopa de España. (Efe)
Mariano en un remate de cabeza durante la final de la Supercopa de España. (Efe)

Las nuevas incorporaciones dan un paso adelante. Eder Miliato como Ferland Mendy aprovechan sus oportunidades y se muestran como defensas contundentes y sólidos. De Rodrygo se destaca su personalidad, talento y desparpajo. Con Eden Hazard no hay dudas de que, una vez que regrese de la lesión y recupere su forma física, marcará las diferencias. Areola juega poco, pero tiene madurez.

Con Jovic queda trabajo por hacer y Zidane lo enfoca con su particular psicología: paciencia y tranquilidad. Necesita más confianza. Lo que todavía no queda claro en qué sistema encaja mejor y cuáles son sus virtudes. Ha mostrado, a cuentagotas, que va bien de cabeza. Tiene velocidad y potencia para correr al contraataque. Falta por comprobar la eficacia de su pegada. La puntería. Si es resolutivo. Cuando tenga más partidos y continuidad se podrán despejar las dudas. El Real Madrid necesita que los delanteros aporten más goles y uno de los que deben dar un rendimiento inmediato es Luka Jovic.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios