el cachondeo de la bandera

La desafortunada sorna de Gareth Bale que deja en mal lugar al Real Madrid

Gareth Bale se ha metido en un lío con la celebración tras ganar a Hungría y coger a pie de campo una bandera que utilizan los seguidores para tomarse a guasa su situación en el Real Madrid

Foto: Bale celebra la clasificación para la Eurocopa con una bandera que dice 'Gales, golf, Madrid'
Bale celebra la clasificación para la Eurocopa con una bandera que dice 'Gales, golf, Madrid'

Gareth Bale celebró el triunfo de Gales contra Hungría (2-0) que sirvió para la clasificación a la Eurocopa de 2020 de la forma más desafortunada que se le pudo ocurrir. Se sumó al festejo, con algunos de sus compañeros, para coger una bandera de los seguidores que les sirve para mofarse de los problemas que tiene en el Real Madrid. Una bandera en la que se reflejan las tres prioridades (Gales, golf, Madrid), según la guasa des hinchas galeses, de Gareth Bale. Como broma se puede aceptar que los seguidores utilicen el cántico y la bandera como un elemento de apoyo a su estrella. Lo que va a caer mal en el madridismo y en el club es que el futbolista, que no ha jugado nada en el último mes con el equipo de Zidane, se preste al cachondeo. Su situación no es la propicia para hacer bromas, pese a que se trate de un festejo.

Bale se ha dejado llevar por la euforia de la clasificación y no se ha dado cuenta de la falta de respeto que supone seguir las gracias de los que jalean que es más feliz en Gales y está en Madrid pendiente de su pasión: el golf. Después está el Real Madrid. La celebración dará que hablar. De hecho, nada más acabar el partido la imagen y el vídeo corrió por las redes sociales y provocó el enfado de los madridistas que sienten que el futbolista mejor pagado de la plantilla (17 millones de euros netos al año) no tiene el suficiente compromiso.

A esta escena, que se puede calificar o interpretar como una falta de respeto, se unen las declaraciones que realizó en la concentración de la Selección galesa. "Me emociona más jugar con Gales que con el Real Madrid", soltó en otra muestra de falta de tacto. Mal. Después de que existe la sospecha en el club de que ha estado calculando los tiempos para recuperarse de una lesión, producida en el anterior parón de Selecciones, para llegar a estas fechas en el que se jugaba la clasificación. Zidane se refirió a una lesión en la que no estaba disponible por no haber entrenado ni un solo día con el grupo. En la primera sesión con Gales se incorporó a la dinámica del colectivo del seleccionador Ryan Giggs con otra actitud. Con una sonrisa, bromas y haciendo de todo. Ha jugado los dos partidos (Azerbaiyán y Hungría). Practicamente enteros. El último, el de la famosa celebración, estuvo en el campo un total de 87 minutos. Y cuando acabó se le ocurrió ser partícipe de una broma que es de mal gusto para los aficionados del Real Madrid y los que piensan en el club que no asume las responsabilidades que le corresponden. Entre ellos están algunos de los pesos pesados del vestuario. "El tiempo pone a cada uno en su sitio", dijo el capitán Sergio Ramos en Cádiz con la Selección española.

El malestar del Bernabéu

Bale comete un error. Ahora tiene que regresar a Madrid y se volverá a comprobar cuál es su actitud. Incorporarse a la disciplina de Zinédine Zidane y evaluar si está apto para jugar con el equipo y lo hace con dolor, si es necesario. Viene un calendario exigente con el Clásico (18 de diciembre) en el horizonte. Cuando está con Gales no se queja ni tiene molestias. Se le ve comunicativo y con buen ánimo. En el Real Madrid no permite que se hagan públicos sus partes médicos, entrena al margen, pide permiso para viajar a Londres, reunirse con su agente (Jonathan Barnett) y abandona el estadio pasado el minuto 80 para que no le puedan sancionar. No se queda a ver el final de encuentros, como en el día del Betis (empate a cero), que no están decididos.

Habrá que comprobar cuál es la reacción de la grada del Bernabéu la proxima vez que Gareth Bale vuelva a pisar el césped. Se arriesga a que le piten y desaprueben una conducta que incomoda. En el palco tampoco estarán contentos con una celebración de cachondeo que se hace viral. Produce malestar e indignación en un jugador que tiene que poner más de su parte y ser consciente de que se le dan muchas oportunidades para que intente consolidarse en el Real Madrid. No lo hace y ahora falta al respeto.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios