embajador del club blanco por sus valores

Por qué el Real Madrid no 'suelta' a Solari y cómo se sobrepone a un despido traumático

Había que dejar pasar el tiempo, recuperar la normalidad y aclarar las ideas de cómo puede tener un sitio en el Real Madrid. Así ha superado Solari su traumático despido para regresar al club

Foto: Solari en rueda de prensa tras un entrenamiento del Real Madrid. (EFE)
Solari en rueda de prensa tras un entrenamiento del Real Madrid. (EFE)

Como si se tratara de reparar una injusticia. El Real Madrid y Santiago Solari vuelven a encontrarse en el camino. El club recupera al técnico despedido hace nueve meses para ocupar un cargo institucional. Solari es nuevo embajador del Real Madrid y se estrenó este lunes en el acto de apertura del nuevo curso de la Escuela Universitaria Real Madrid. Acudió al palco del Bernabéu y ejerció como ponente para un alumnado entusiasmado. Entre los asistentes estaba Álvaro Arbeloa, otro de los embajadores del club. Solari se sintió como en casa y en el Madrid han hecho todo lo posible para encontrarle un cargo a su medida a la espera de que aparezca un proyecto que le llene para reanudar su profesión en los banquillos. Solari tiene vocación docente y no quiere desligarse del Real Madrid por lo que pueda surgir en un futuro.

A Florentino Pérez le encaja por imagen y conocimientos. Pero por encima de todo está la lealtad que tuvo el argentino con el presidente para coger el equipo, primero como interino, tras de la goleada del Barcelona en el Camp Nou el 29 de octubre. Solari era un comodín de un presidente que buscaba una opción de más garantías después del fiasco de Julen Lopetegui. Le dio cuatro partidos de margen y con el cartel de provisional tuvo que pasar un examen tras otro para convencer a los dirigentes. Empezó con el debut en la Copa del Rey en Melilla, después Valladolid, Viktoria Plzen en la Champions y el test definitivo en Balaídos contra el Celta. Superó las pruebas y se aparcaron los nombres de Antonio Conte, Mourinho, el deseado Pochettino y surgieron los primeros contactos serios para el regreso del 'amigo' Zidane.

"La Junta Directiva del Real Madrid reunida hoy 13 de noviembre de 2018 ha acordado el nombramiento de Santiago Solari como entrenador del primer equipo hasta el 30 de junio de 2021", es el comunicado que hace un año confirmaba que el argentino pasaba de provisional a entrenador del primer equipo a todos los efectos. No lo olvida Solari cuando en el partido contra el Galatasary en el Bernabéu entró al estadio y los aficionados que le reconocieron le recordaban que había hecho un gran trabajo. En el tiempo que estuvo en el banquillo ganó un Mundial de Clubes. El balance fue de 22 victorias, 2 empates y 8 derrotas. Se la 'pegó' contra el Ajax en casa tras desperdiciar la victoria en Ámsterdam (con el mejor Vinicius). Se le cayó el equipo en el doble Clásico (Copa y Liga) después de empatar en el Camp Nou. Todo en menos de una semana.

Nunca dejó de ser un interino

Lo que recuerdan los más cercanos y esos aficionados que se lo encuentran es que tuvo personalidad y autoridad con la plantilla. Sentó a los que no estaban en buena forma física (Marcelo e Isco) y apostó por la energía de los jóvenes (Reguilón, Vinicius, Marcos Llorente y Fede Valverde). Contó con chicos del Castilla. Tomó decisiones (Courtois dejó de rotar con Keylor Navas para ser el fijo en la portería). No priorizó los galones ni la jerarquía de las 'vacas sagradas' del vestuario. Su gestión, unida a una racha de victorias, convenció a Florentino Pérez. El día más feliz para el presidente fue la contundente victoria en el derbi del Wanda Metropolitano. Solari sentó las bases de un equipo que proponía un fútbol vertical y tenía vigor. Pero Florentino se encontró con que su 'amigo' Zidane empezaba a tener el gusanillo de volver a los banquillos. Y lo aprovechó para dar el relevo.

Santiago Solari en Valdebebas. (Reuters)
Santiago Solari en Valdebebas. (Reuters)

Solari quedó tocado. Fue un despido traumático. Llegó para hacer una 'limpia', como le habían ordenado en la planta noble, por el enfado de ver a unos jugadores en baja forma y acomodados. Hizo todo y no le sirvió (hoy Isco y Marcelo siguen en la plantilla). Con Zidane, más carismático, hay más paciencia. Solari, en este tiempo ha tenido ofertas para entrenar en la liga estadounidense (MLS) y su nombre estaba entre los candidatos para coger el banquillo del Celta, pero no ha tenido ganas de dar el paso. Encima de la mesa estaba la propuesta del Madrid de reparar 'su' injusticia, abrirle las puertas a un regreso y dar con un cargo.

Había que dejar pasar el tiempo, recuperar la normalidad y aclarar las ideas de cómo puede tener un sitio en el Real Madrid. Así ha superado Solari su traumático despido. Asumiendo lo que ya sabía. Nunca dejó de ser un interino. El Real Madrid le ha vuelto a dar cariño con este cargo institucional y un vídeo, en la presentación de la apertura del curso, en el que aparece celebrando goles y una imagen abrazado a Zidane. "Humildad, sacrificio, solidaridad y no rendirse nunca", son las claves que resaltó Santiago Solari en su discurso a un alumnado que debería profundizar en los conocimientos, pero también en los sentimientos de alegría y sufrimiento de Solari.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios