quría castigar a su equipo

Motín del Napolés: por qué un presidente no puede concentrar a la fuerza a los jugadores

El presidente del Nápoles, Aurelio De Laurentiis, quería castigar a los jugadores con una concentración de martes a domingo, pero estos se negaron. El convenio colectivo los protege

Foto: Fernando Llorente (d), durante el Nápoles-Red Bull Salzburgo de Champions League jugado este martes. (Reuters)
Fernando Llorente (d), durante el Nápoles-Red Bull Salzburgo de Champions League jugado este martes. (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura3 min

El Nápoles atraviesa una crisis de resultados y su presidente y dueño, el productor de cine Aurelio De Laurentiis, está muy cabreado. Tanto que a principios de semana, después del tercer tropiezo seguido en Serie A que dejó al equipo a 11 puntos del liderato, ordenó a Carlo Ancelotti que concentrara a los jugadores durante casi cinco días después del partido de Champions League contra el Red Bull Salzburgo. Los futbolistas (entre ellos los españoles Fabián Ruiz, Fernando Llorente y José Callejón) se negaron y tras empatar con el equipo austriaco se fueron a sus casas, a lo que el club respondió con una amenaza de sanción.

"El club comunica que, por lo referido a los comportamientos de los futbolistas de su equipo en la noche de este martes 5 de noviembre de 2019, procederá a tutelar sus derechos económicos, patrimoniales, de imagen y disciplinarios en las sedes competentes", informó el Nápoles en un comunicado oficial. De Laurentiis pretendía que los jugadores estuvieran concentrados en el centro deportivo de Castel Volturno hasta el sábado, cuando vuelven a jugar en casa.

Pero el convenio que rige las relaciones laborales en el fútbol italiano no contempla la medida ideada por De Laurentiis, una postura quizá habitual hace años, pero ahora muy trasnochada. "Este tipo de medidas no forman parte del acuerdo colectivo. No hay derecho del club a imponer una concentración punitiva a sus jugadores. Los futbolistas son trabajadores subordinados. Tienen horarios, entrenamientos, partidos y concentraciones previos a los encuentros", aseguró a Efe Angelo Cascella, abogado italiano experto en derecho deportivo.

"El Nápoles justificó la concentración punitiva como 'exigencias técnico deportivas'. ¿Cuáles son las necesidades técnico deportivas que justifican que los jugadores regresen al centro deportivo a las doce de la noche, tras un partido europeo, en vez de juntarse con sus familias?", siguió el abogado.

Aurelio De Laurentiis, dueño y presidente del Nápoles. (Reuters)
Aurelio De Laurentiis, dueño y presidente del Nápoles. (Reuters)

Qué dice el convenio español

En España, las concentraciones también están reguladas por el Convenio Colectivo firmado entre LaLiga y la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), cuya última versión cumple su vigencia a final de temporada. El artículo 8.b establece que "el futbolista queda obligado a realizar las concentraciones que establezca el Club/SAD, siempre que no excedan de las 36 horas inmediatamente anteriores a la de comienzo del partido, cuando se juegue en campo propio". Si el encuentro es fuera de casa, entonces la concentración puede llegar a las 72 horas, incluido el tiempo de desplazamiento.

Además, el artículo 9 estiputa que los futbolistas "disfrutarán de un descanso semanal mínimo de día y medio, del que, al menos, un día será disfrutado de forma continuada, a partir de las cero horas, dejándose al acuerdo de las partes el disfrute del medio día restante, que tampoco podrá ser fraccionado". Si se aplicara el convenio colectivo español, la concetración del Nápoles, que juega el sábado a las 20:45 contra el Genoa en casa, no podría comenzar antes del viernes a las 8:45 horas.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios