la crisis se lo lleva por delante

El despido de Caminero en el Málaga: humillado, arrinconado y degradado

El jeque y propietario del Málaga, Abdullah Al Thani, despide al director deportivo después de unos meses en los que ha estado apartado de sus funciones. Un ejecutivo invisible

Foto: José Luis Pérez Caminero en el día de su presentación como director deportivo del Málaga. (Efe)
José Luis Pérez Caminero en el día de su presentación como director deportivo del Málaga. (Efe)

Se acabaron las horas más bajas de José Luis Pérez Caminero en el fútbol. El jeque y propietario del Málaga, Abdullah Al Thani, despide al director deportivo después de unos meses en los que ha estado apartado de sus funciones. Fulmina a Caminero, que era una figura decorativa. Un ejecutivo sin voz ni mando que quedó relegado a la nada después de que el jeque le quitara la confianza. El origen de la ruptura está en la operación de Alfred N'Diaye. Un centrocampista senegalés que llegó cedido al Málaga por dos temporadas con una cláusula de compra obligatoria de 6 millones de euros. Algo que, según la propiedad del Málaga, desconocían y provocó que se pusiera en riesgo la situación financiera de la entidad.

A Caminero se le culpó de hipotecar el club. No logró convencer a Al Thani de sus dotes como negociador para encontrar refuerzos con menor coste y más imaginación. El jeque creía, cuando fichó a Caminero en junio de 2018, que incorporaba a un director deportivo que haría milagros en la planificación. Por haber trabajado en la parcela deportiva del Atlético de Madrid, antes en la del Valladolid y haber sido uno de las figuras del fútbol español en la década de los 90 se creía que tenía el don de fichar gratis. El jeque se llevó una decepción. La misma que Caminero, que llegó a reconocer que no sabía ni cuánto dinero disponía para reforzar la plantilla de Víctor Sánchez del Amo. Ese encontronazo con el jeque le ha costado el despido fulminante.

Caminero en el juzgado durante el juicio por blanqueo de capitales. (Efe)
Caminero en el juzgado durante el juicio por blanqueo de capitales. (Efe)

Al Thani consiguió no pagar los 6 millones de euros al Villarreal por el futbolista senegalés y encontró una salida o solución al problema enviándole a un equipo de Arabia Saudí: el Al-Shabad. Se ahorró 1,5 millones de euros de la ficha del segundo año. Desde entonces apartó a Caminero de sus funciones. Era un director deportivo invisible. Sin poder de actuación. Empezó a caer en el desprestigio de unos aficionados malacitanos que se preguntaban por qué no fichaba jugadores y por qué no daba explicaciones. Tuvo un rifirrafe, incluso, con el entrenador. Víctor Sánchez del Amo cuestionó su autoridad y profesionalidad.

Menospreciado

José Luis Pérez Caminero llegó al cargo pidiendo unidad y enviando un mensaje de trabajo en equipo. Después de unos meses en los que se ha sentido humillado y menospreciado puede decir que está liberado. Su día a día era farragoso. Con una sensación de sentirse arrinconado y degradado. Para él también es un alivio poder poner fin a una situación insostenible. Le comunicaron el despido el pasado viernes por la noche. Viajó hasta A Coruña para presenciar el partido contra el Deportivo. No le ha dado tiempo ni para saborear el triunfo en tierras gallegas. A las siete de la mañana de este lunes, el club ha hecho oficial su destitución y en el comunicado no hay una sola referencia a su trabajo o muestra de agradecimiento. "No es conveniente que siga ocupando el cargo de director deportivo, dado el nuevo rumbo que está tomando la entidad", explica la nota.

El nuevo rumbo del Málaga es reducir masa salarial. La primera gran medida que toma Richard Shaheen, el nuevo director general y mano derecha de Al Thani, es quitar de la circulación a un tocadísimo Caminero. El finiquito tendrá que cobrarlo. No se sabe cuándo. Los últimos despidos están en el juzgado a la espera de llegar a un acuerdo. El Málaga está en una situación crítica. Antes de febrero necesita 5 millones de euros para cumplir la hoja de ruta dentro de un plan de viabilidad. El equipo está en puestos de descenso. Echar a Caminero es un paso más para reducir costes, pese a que en Málaga no se le eche de menos ni se haya lamentado su despido. Su imagen había caído en picado para los aficionados que ya no saben a qué atenerse con una persona que quedó señalada por la acusación de blanqueo de capitales y la mala planificación deportiva.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios