Supera a Iker Casillas

Cuatro respuestas que explican los 168 partidos de Sergio Ramos con España

Un animal competitivo, orgulloso, con amor propio y un alto nivel de autoexigencia. Son algunas de las claves que explican que Sergio Ramos llegue más lejos que nadie con España

Foto: Sergio Ramos celebra un gol marcado de penalti ante Suecia en el Bernabéu. (EFE)
Sergio Ramos celebra un gol marcado de penalti ante Suecia en el Bernabéu. (EFE)

Habrá quién se pregunte cómo ha llegado Sergio Ramos a la cifra de 168 partidos con la Selección española. Un número que le convierte en el futbolista español con más internacionalidades y le erigen como una leyenda (si no lo era ya por ser uno de los integrantes de la generación de oro que ganó dos Eurocopas y un Mundial). Supera a Iker Casillas. Tampoco es tan viejo. Con 33 años se puede seguir jugando al más alto nivel si tienes un físico privilegiado, lo cuidas, no sufres desgaste y estás por encima de las críticas. Posiblemente, hay otros futbolistas que caen en el hastío que producen tantos años de viajes, concentraciones, alejarse de la familia y el agotamiento de los golpes y las molestias musculares. ¿Lo siguiente? Intentar jugar los Juegos Olímpicos...

"Es pronto para hablar de los Juegos Olímpicos. Sería precipitarme hablar ahora de unos Juegos. Pero ningún jugador que tuviera esa posibilidad diría que no", comentó el defensa del Real Madrid en Televisión Española tras el 1-1 de la Selección en Noruega. Por pedir, que no quede... aunque la filosofía de la RFEF es de llevar a los canteranos.

Ramos no es el referente de la esencia de la mejor España. Se trata más de uno de esos futbolistas que tenían las mejores virtudes de la época anterior a la generación de oro. Sergio Ramos encajaba mejor en la España de la furia que la del 'tiqui-taca'. Explicar cómo es el que ha llegado más lejos que nadie es sencillo si se profundiza en la personalidad de un animal competitivo con el que han contado en su once todos los seleccionadores y entrenadores desde que tenía 18 años. Hasta el día de hoy resulta imprescindible para Robert Moreno.

¿Por qué todos los entrenadores han confiado en él?

Todos los entrenadores y seleccionadores han contado con Sergio Ramos en su equipo. A pesar de su precocidad y de ocupar una demarcación en la que hay que ser consistente (primero como lateral derecho y después una larga carrera como central) les daba seguridad la contundencia de un futbolista con una altísima energía e intensidad. Un futbolista con unas condiciones físicas privilegiadas y una personalidad fuera de lo común para superar situaciones de presión. Desde muy joven empezó a llamar la atención por su fuerza física (velocidad, potencia, explosividad, capacidad para recuperarse de los esfuerzos, verticalidad y contundencia).

A lo que hay que añadir la versatilidad de poder jugar en diferentes posiciones. Sergio Ramos transmitió enseguida una confianza a Luis Aragonés para que le convocara con solo 18 años: debutó con la Selección el 26 de marzo de 2005 en un amistoso contra China en el estadio El Helmántico de Salamanca. Desde esa fecha hasta hoy, son los 168 partidos. La ocasión requiere la felicitación de figuras como Casillas, Xavi, Zidane, Del Bosque, Beckham, Marta Torrejón y Maldini. Un vídeo en el que otras leyendas felicitan la gesta del capitán de la Selección española.

¿Por qué es difícil quitarle el puesto?

Es un animal competitivo y, pese a los errores que pueda cometer, mantiene una regularidad en su rendimiento. Es el rasgo que destacan sus compañeros y ex compañeros que han convivido con el sevillano en los entrenamientos y los partidos. Sergio Ramos es incombustible. Tiene el don del ganador. No le gusta perder ni en las pachangas. Lo comprobó Reguilón la temporada pasada cuando el joven tuvo un rifirrafe en un entrenamiento por la disputa de un balón dividido.

Es la profesionalidad que demuestra cuando está en el césped y fuera de él (por la cantidad de horas en el gimnasio y en las zonas de recuperación) la que provoca una sensación de indiscutible entre sus entrenadores (además destacan la ilusión con la que acude a la Ciudad Deportiva todos los días) y sus propios compañeros. Se hace respetar por el rendimiento en el día a día. Juega por merecimiento. Como suelen decir sus entrenadores: "El capitán entrena como un juvenil".

¿Qué rasgos definen su personalidad?

Se le conoce como un fanático del fútbol por esa voracidad con la que juega cada partido y el carácter que le lleva a competir hasta el final. No dar nada por perdido hasta que pite el árbitro. La raza le ha llevado a ser protagonista en momentos claves con goles (como en la final de Lisboa) y otras remontadas. Es lo que se valora de este veterano futbolista que destaca por su orgullo y la toma de decisiones. Capaz de jugarse un penalti decisivo y lanzarlo a lo 'Panenka', con el riesgo que supone, o sentir que puede generar peligro en los saques de esquina y otras jugadas a balón parado. Sergio Ramos es una persona que tiene una altísima autoestima y la transmite en los partidos y las situaciones comprometidas.

Ramos disputa un balón ante Harry Keane. (EFE)
Ramos disputa un balón ante Harry Keane. (EFE)

¿Por qué no le afectan las críticas?

Sergio Ramos es uno de los jugadores que más se exponen a las críticas por los riesgos que asume en el césped y por ser una figura mediática que trasciende al fútbol. El hecho de llevar tantos años en primera fila es otro de los factores que producen un desgaste. Es una persona que tiene seguridad en sí mismo y una altísima confianza en sus posibilidades. Es el amor propio otro de los componentes que le ayudan a soportar mejor las críticas que recibe. Son los retos y los desafíos que se pone los que le sirven de motor para no relajarse, tener un alto nivel de autoexigencia y querer ser un líder y una leyenda.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios