otra victoria con sufrimiento

El sombrero de Hazard y por qué el Real Madrid las pasa canutas en el Bernabéu

De ir sobrados con tres goles de diferencia a sufrir con los dos del Granada. El Real Madrid recupera la pegada con el primer gol de Hazard, pero no tiene un partido tranquilo contra el Granada

Foto: Hazard celebra su gol contra el Granada. (EFE)
Hazard celebra su gol contra el Granada. (EFE)

El Real Madrid sigue siendo un equipo que produce desconcierto. Una excelente primera parte y tres goles de ventaja no fueron suficientes para vivir un partido tranquilo. Recortó el Granada, apretó el marcador con dos goles (uno por culpa del exceso de confianza de Areola, que provocó un penalti) y se desataron los nervios. El duelo entre el primero y el segundo fue un espectáculo de goles. El cuarto gol, de James, en el descuento provocó que el Bernabéu pasara de la angustia a corear el nombre del colombiano. El tanto más esperado en el Real Madrid llegó en el descuento de la primera parte. Eden Hazard se quitó de encima todo ese peso que supone sentir la presión de no estar respondiendo a las expectativas que había generado su fichaje. El estreno goleador, en otra sufrida victoria contra el Granada (4-2), está a la altura de lo que se espera de un superclase.

Hazard recibió un balón de Fede Valverde y con la oposición de dos marcadores levantó el balón por encima del portero, Rui Silva, protagonista hasta ese momento por haber evitado una goleada mayor. Hazard firmó un golazo con ese sombrero que le ayuda a recuperar la confianza y espantar las sopechas sobre su estado de forma física y el encaje en el equipo.

Bale en una acción de ataque contra el Granada. (Efe)
Bale en una acción de ataque contra el Granada. (Efe)

El belga necesita, como todos los futbolistas que cambian de país, un periodo de adaptación para conocer el funcionamiento de un nuevo equipo y el de la competición. Los problemas que le impedían mostrar un rendimiento más inmediato estaban relacionados con una mala forma física y una lesión antes de empezar la Liga. Hazard decepcionó en tres de los grandes partidos que lleva su equipo esta temporada (Paris Saint Germain, Sevilla y Atlético de Madrid). Probablemente penalizado por el sacrificio que pidió Zidane a sus jugadores para defender mejor contra el Sevilla y el Atleti tras el batacazo de París. Hazard estaba perdido y desaprovechado en el campo. No tenía profundidad. Tampoco entraba con fluidez en el juego y extrañaba que no disparara a portería. Le faltaba chispa.

El golazo de Modric

A Hazard le estaba costando entrar en los partidos y coger el ritmo. Era objeto de críticas por no desbordar ni desequilibrar con acciones individuales. Fue otro de los señalados en el empate contra el Brujas en la Champions. El partido contra el Granada era un juicio y le convenía salir airoso porque, de lo contrario, se iría cuestionado en este parón que tiene la competición por el calendario de Selecciones. No estaba siendo, precisamente, de los más destacados en la primera parte contra el Granada. Le costaba generar fútbol desde la banza izquierda.

Tenía problemas para darle fluidez a las acciones y no encontraba los espacios. Hasta que llegó esa jugada en el descuento. Gracias al trabajo de presión y recuperación de Fede Valverde. El joven uruguayo en su pugna por otra pelota conectó con Hazard y le puso perfilado para que el belga elevara la pelota. La celebración del gol fue una liberación para todos. El primero, Hazard. El segundo, probablemente, Florentino Pérez. El fichaje de los 100 millones de euros estaba pasando desapercibido. Luego los que no dudaban: Zidane y sus compañeros.

La victoria contra el Granada, con la guinda del primer gol en partido oficial de Eden Hazard, reconforta al Real Madrid. Es otro equipo más enchufado al de Europa, pese a que le cueste cerrar los partidos. Por el Bernabéu han pasado el Valladolid, Levante y Granada y los tres le han puesto en complicaciones. En la Champions camina por el alambre y en la competición española se mantiene invicto. El juego puede ser mejor si pule muchos de esos problemas en los que crea confusión. Uno de ellos son las lesiones. Kroos es una nueva baja. El alemán se retiró del campo en la primera parte contra el Granada y salió en su lugar Modric. Al equipo de Zidane le sigue faltando más contundencia arriba para cerrar antes los partidos y evitar sustos. Contra el Granada salió enchufado y con ganas de intimidar en su estadio. Tuvo continuidad. Más en la primera parte que en la segunda. El premio fue el gol de Benzema, a los dos minutos, con un extraordinario pase de Gareth Bale con el exterior. Pudo ser mayor la goleada si no es por el portero.

Modric celebra su gol con Odriozola. (Efe)
Modric celebra su gol con Odriozola. (Efe)

Los resultados en la Liga son buenos. Seguir arriba es el mejor síntoma de un equipo que quiere ser regular y en el que hay que destacar la recuperación de la pegada. Benzema se pone con seis tantos en la Liga. Se estrenó Hazard y parecía redondear la victoria Luka Modric con un zapatazo. Un golazo. Mandó la pelota a la escuadra. El zambozazo soltó al Real Madrid. Un equipo bien sujetado por Casemiro y ahora con Fede Valverde. El uruguayo suma en equilibrio, recuperación y músculo. Lo que pide Zidane. Su buen encuentro en el derbi y contra el Granada plantean la necesidad de contar más en el once con Valverde por la frescura e intensidad que pone a sus acciones sin la pelota.

El Real Madrid cura las penas, con apuros, de la Champions en la Liga. Los de Zidane tienen margen de mejora, pero no ceden en su empeño de querer ser un equipo más serio. A pesar del error de Areola cometiendo un penalti innecesario. El francés se confió en un partido en el que no tenía exigencia. Un fallo que de haberlo cometido Courtois provocaría un chaparrón de críticas. Areola jugó de inicio. Fue una de las novedades junto con Carvajal (tuvo dos ocasiones de marcar) en el lateral izquierdo por las lesiones de Marcelo, Mendy y Nacho. Odriozola quedó ubicado en la derecha. Lo más destacado de la victoria del Madrid, además del primer gol de Hazard, el altísimo rendimiento de Fede Valverde. Lo peor, cómo se desfonda en las segundas partes.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios