breve historia de un club en crisis

La "caja registradora" del Valencia de Peter Lim o por qué está a 2 puntos del descenso

El Valencia confirmó esta semana que su crisis institucional también está en el césped al quedarse a dos puntos del descenso después de seis jornadas ligueras, y tiene una explicación

Foto: Dani Parejo celebrando un gol frente al Mallorca. (EFE)
Dani Parejo celebrando un gol frente al Mallorca. (EFE)

¿Qué es lo que siente Peter Lim? Es una pregunta que se hacen protagonistas relacionados con la actual crisis que vive el Valencia, tanto en el césped como a nivel institucional. Al margen de lo que pueda pasar por su cabeza, quien escucha de cerca cómo respira este club lo dibuja como una “caja registradora” cuya filosofía dista de la que podía tener Marcelino o quien quisiera anteponer un título a una venta millonaria. ¿Qué siente Peter Lim después de llevar una victoria en los seis partidos de Liga? Seguramente, menos dolor que el que le produjo la fallida venta de Rodrigo al Atlético de Madrid.

El rumbo a corto plazo que pretende llevar el barco llamado Valencia es la obtención de beneficios económicos. Lim maneja un club que en diciembre de 2018 todavía tenía que pagar a Bankia 142 millones de euros en un préstamo hipotecario que vence en junio de 2029, otro a CaixaBank de 19 millones y que concluye en marzo de 2028 y otros dos inferiores a los 200.000 euros y que vencen en 2020 y 2021, respectivamente. Lejos de tener paciencia y construir un plan a medio plazo para retraer ese endeudamiento, la estrategia de Lim es la de hacer caja cuanto antes, aunque signifique sacrificar a una de las piezas claves del equipo, como era el caso de Rodrigo (por el que pensaba ingresar 60 millones).

Marcelino, que no parecía enterarse de esta filosofía, había montado una estructura similar a la de un manager en la que había colocado a Pablo Longoria como director de fútbol y unió fuerzas con el director general, Mateu Alemany, con quien manejaba el día a día. A este equipo, que ha comenzado a ser desarmado expulsando al principal artífice, Marcelino, supuestamente le quedan poca vida en Mestalla porque tanto Longoria como Alemany están en la rampa de salida.

Por qué se ficha a Celades

¿Cuál ha sido el siguiente paso en la planificación de Lim? Contratar a un entrenador que le guste manejar a jóvenes talentos, les haga crecer y que puedan revalorizarse en poco tiempo para venderlo. Albert Celades, exseleccionador de España sub-21, con gusto por dar oportunidades a futbolistas jóvenes y amante de un fútbol atractivo, ha sido el hombre elegido por Lim y su brazo ejecutor, Anil Murthy (y por Jorge Mendes, sabiendo que el portugués es asesor de magnate de Singapur).

En cuanto a los jugadores, fuentes cercanas al vestuario comentan a El Confidencial que la afinidad que existía con Marcelino no la tienen con Celades, aunque no es una cuestión personal sino de tiempo. Con el asturiano estaban ya acostumbrados a un sistema con el que estaban acostumbrados a ganar y sentían confianza por lo logrado la temporada pasada y ahora deben realizar una transición para amoldarse a lo que les pide Celades… y luego ya verán si funciona o no. En cualquier caso, en la actualidad apoyan al actual entrenador porque saben que no es su enemigo, sino que esa figura es la que está a 8.000 kilómetros de allí.

Rodrigo celebra su tanto en Londres. (EFE)
Rodrigo celebra su tanto en Londres. (EFE)

La realidad es que la clase política, social y deportiva (y de cualquier estamento en Valencia) están deseando una compra para arrebatar de las manos de Lim el club que compró en 2014 y que en sus tres primeras temporadas acumuló pérdidas por valor de 96 millones de euros (aunque aseguran que ya están devolviendo los créditos a los bancos). El equipo que el año pasado maravilló con el cuarto puesto en Liga y ganando la Copa del Rey, la única alegría de esta temporada se la ha llevado en Champions (0-1 al Chelsea) porque en Liga está a dos puntos del descenso (ha ganado un partido y empatado tres de seis disputados). La explicación de este cambio tan brusco en lo deportivo viene como consecuencia de la inestabilidad mencionada anteriormente.

Ante esta situación, El Confidencial señaló este jueves cómo los diferentes escalones de la masa che piden a Juan Roig la compra del club, pero la complejidad del fútbol, la situación existente y su vínculo 'de sangre' con el Villarreal hace que no se lo plantee. Así que de momento, el que lleva el timón del Valencia seguirá viendo a este club histórico como una “caja registradora”, con el peligro de tropezar en el césped.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios