el problema en la parcela física

Las dudas en el Real Madrid con Dupont, el científico que no pone en forma al equipo

Tanto Florentino Pérez como Zidane no están contentos con la respuesta física y exigen que suba el nivel de intensidad para ser más competitivos. El responsable es Dupont y se le piden resultados

Foto: Grégory Dupont durante un entrenamiento con la Selección de Francia
Grégory Dupont durante un entrenamiento con la Selección de Francia

El Real Madrid tiene que despejar las dudas que genera el apartado físico. Es uno de los problemas que impide ver un equipo solvente y fiable y del que se quejan en el club. La plaga de lesiones y los bajones que sufre el equipo en los partidos ponen en cuestión el trabajo de Grégory Dupont, el jefe de esta parcela que fichó este verano con la fama de ser un científico de la materia y una eminencia para prevenir lesiones. No se ven los resultados por ninguna parte. Los jugadores y los dirigentes buscan explicaciones a tantas lesiones y ya no les sirve la excusa del rodaje. La pretemporada no fue buena y en las cuatro primeras jornadas de Liga se ve en la falta de piernas la irregularidad de un equipo que sufre para sacar partidos adelante como el del Levante.

En el club están a la expectativa con el rendimiento físico que ofrezca el equipo en los próximos partidos. No son nada sencillos y para sacarlos adelante tendrá que tener algo más que fútbol. Llegan los exámenes de septiembre con las citas contra el Paris Saint Germain en la Champions y los duelos ante el Sevilla, líder de la competición, y el siempre competitivo Atlético de Madrid en su estadio. Son test en los que se podrá comprobar si hay una mejoría en lo que tanto Zidane como Florentino Pérez señalan como el principal problema que derrumbó al equipo la temporada pasada: la falta de intensidad y continuidad en los esfuerzos y la recuperación.

Marcelo disputa un balón en el partido contra el Levante. (Efe)
Marcelo disputa un balón en el partido contra el Levante. (Efe)

El presidente, además de quejarse de la falta de hambre y que justifica, de cara al socio, como algo lógico después de venir de una época en la que el equipo ganó cuatro Champions en cinco años, exige subir el nivel de intensidad. Se tienen que dar por aludidos los jugadores y el que los tiene que poner en su punto idóneo si el objetivo es que el equipo empiece a ir como un avión. Es una de las obsesiones de Zidane, que anda mosqueado por la falta de energía de algunos futbolistas y no quiere dar más plazos. El entrenador necesita urgentemente una mejoría en el apartado físico en la segunda quincena de septiembre.

El bajón de Carvajal

En el Madrid sube la confianza con la victoria contra el Levante, pero a la vez se instala la incertidumbre con una lesión más. El último en caer es Marcelo. El brasileño sufre una cervicodorsalgia postraumática y se une a las bajas de Modric, Isco, Fede Valverde y la de larga duración de Marco Asensio. Más problemas para un Zidane que cada vez oculta menos su preocupación por la falta de efectivos en el centro del campo y que, en su afán por proteger a Casemiro, puso en peligro la victoria contra el Levante cuando quitó al brasieño. Venía de jugar dos partidos con su Selección y no podía correr riesgos de cara al partido de este miércoles en el Parque de los Príncipes contra el Paris Saint Germain. Zizou retiró del campo a Casemiro y el equipo se desplomó. La dependencia de este jugador se acrecienta, aunque otra de las preocupaciones del técnico está en la falta de frescura de otros futbolistas. Uno de ellos es Carvajal. Si por algo se caracteriza el lateral derecho es por ser uno de los más fuertes y en este inicio de temporada da síntomas de faltarle fuelle y contundencia.

El diagnóstico de Florentino va por la misma la línea e incide en que el equipo recupere la intensidad para ser competitivo. No la tuvo la pasada temporada y solo se vio un atisbo de mejoría en el apartado físico cuando Solari se hizo cargo del equipo. Esa energía e intensidad fue clave para ganar el derbi liguero en el Metropolitano, remontar en Ámsterdam y empatar con el Barcelona en la ida de Copa en el Camp Nou. Luego se fundió. La lección que han aprendido en el Real Madrid es la de tener un equipo con jugadores con una mejor preparación y actitud para presionar, recuperar la pelota, ir a los balones divididos, coberturas... Uno de los que ha dado un paso al frente es James. Ese vigor que reclaman el entrenador y el presidente no tiene, de momento, los resultados esperados con el método Dupont.

James presiona para recuperar un balón. (Efe)
James presiona para recuperar un balón. (Efe)

La asignatura pendiente del Real Madrid es demostrar que puede completar un partido con alta intensidad y la responsabilidad recae sobre el fichaje 'galáctico' de Dupont. El 'científico' que llegó para sustituir a Antonio Pintus, ahora en el Inter de Milán que entrena Antonio Conte y que ha empezado la temporada en Italia sobrado de fuerzas. En el vestuario del Madrid no se veía a Pintus como uno de los culpables de los malos resultados de la temporada pasada y señalan que estuvieron condicionados por el desgaste del Mundial de Rusia y la inestabilidad en los banquillos. Las dudas con Dupont se pueden acrecentar en los próximos partidos si no se ve una mejoría física y disminuyen las lesiones.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios