el esloveno no pudo acabar el partido

El golpe en el mentón a Oblak en la exhibición de la Real Sociedad

Cayó el líder en un gran partido de la Real Sociedad (2-0). La peor noticia para el Atleti fue el golpe en la cara que se llevó Oblak y que le obligó a tener que abandonar el partido

Foto: Oblak, tendido en el suelo tras sufrir el golpe en el gol de Monreal. (EFE)
Oblak, tendido en el suelo tras sufrir el golpe en el gol de Monreal. (EFE)

Derrota dura en San Sebastián (2-0) para el Atlético de Madrid en una tarde que se vio todo el potencial que tiene la Real Sociedad. Los de Imanol Alguacil dieron un recital de fútbol de alta intensidad. Lo peor para el equipo de Simeone se produjo en la jugada del gol de Monreal, el segundo para el equipo donostiarra. Su disparo, antes de irse al fondo de las mallas, impactó con fuerza en la cara de Jan Oblak y lo dejó K.O. Se detuvo el partido durante unos minutos. En un principio, el esloveno se movía pero no respondía ni podía abrir los ojos.

El partido tuvo un dominador. La Real Sociedad fue superior de principio a fin. Un gran encuentro de los locales que consiguieron tener controlado al líder de la liga durante los 90 minutos gracias a los goles de Odegaard y Monreal en apenas 3 minutos (58' y 61'). Pero, más allá de los futbolístico, la importancia estuvo en la salud del meta del Atlético de Madrid, Jan Oblak.

Corría el minuto 61 cuando se produjo esa acción. Monreal marcó el 2-0 y sus compañeros se fueron a festejarlo, pero el capitán Koke se acercó a Oblak y vio que algo no iba bien: estaba tendido en el césped boca abajo sin poder moverse. Mientras le dio la vuelta, el gran arquero del Atlético no movió ni un solo músculo y tenía los ojos cerrados. En ese momento el nuevo Anoeta vio que lo del esloveno no era solo frustración: estaba aturdido.

Enseguida saltaron al campo las asistencias médicas del Atlético y todos sus compañeros se acercaron para comprobar qué sucedía. El meta esloveno consiguió reaccionar y ya abrió los ojos, pero nadie en el Atlético se fiaba de que siguiese y el guardameta estaba decidido a jugar, a pesar de las indicaciones médicas.

Diego Costa, cabizbajo en la derrota contra la Real Sociedad. (Efe)
Diego Costa, cabizbajo en la derrota contra la Real Sociedad. (Efe)

Escuchó a Koke y Saúl

“Estoy bien, estoy bien”, no paraba de repetir ya de pie tras ser ayudado a levantarse. Cuando el médico del equipo ya había desistido, Saúl y Koke fueron a hablar con él y le hicieron ver que no estaba para jugar la última media hora de partido. Sin estar muy convencido de ello, el meta decidió escuchar a los capitanes del Atleti y se marchó finalmente del campo dejando su lugar a Antonio Adán. Al acabar el partido, el '8' del Atlético de Madrid se enteraba del estado de Oblak y ensalzaba su figura. "Jan es muy importante para nosotros y ya hemos visto el compromiso que tiene. Como compañeros hemos tenido que decirle las cosas como son", explicó el medio.

Tras todos esos instantes de incertidumbre, el partido se reanudó con normalidad y el susto fue disminuyendo. Lo mejor fue que Oblak salió por su propio pie, sin ningún problema. Al estar aturdido, Oblak solo necesitaba salir del campo para recuperarse del todo. Se impuso el sentido común, el criterio de los médicos en estos casos.

De esta manera, Jan Oblak abandonaba el partido sin finalizar por primera vez tras los más de 200 partidos que lleva ya con el Atlético de Madrid. Antes de que finalizase el partido, el Atlético de Madrid emitía un comunicado en el que se explica que Oblak en ningún momento perdió el conocimiento. “Jan Oblak tuvo que ser sustituido en el minuto 66 tras recibir un fuerte impacto de un balón en la cabeza. El internacional esloveno no ha perdido el conocimiento en ningún momento, pero estaba algo aturdido y ha sido sustituido por precaución. Antonio Adán entró en lugar del guardameta esloveno”, escribió el Atlético en su página web.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios