el presidente quiere aligerar la plantilla

Florentino concreta en los presupuestos su interés en vender jugadores por 80 millones

El club clasifica jugadores como activos a la venta, abriendo la puerta a traspasos como los de Bale, James o Isco antes del 30 de junio

Foto: Florentino durante la presentación de Eder Militao. (Reuters)
Florentino durante la presentación de Eder Militao. (Reuters)

El próximo domingo 15 de septiembre, el Real Madrid celebrará su asamblea de socios compromisarios anual. Una cita en la que Florentino Pérez volverá a contar con la complicidad de la masa social blanca, lo que promete ser una cita amable para el presidente, exceptuando algún reproche que le toque escuchar puntualmente en la ronda de ruegos y preguntas.

El presidente blanco presentará un presupuesto de nuevo con beneficios. Pero unos beneficios que resultan de un ejercicio de ingeniería financiera con partidas estudiadas minuciosamente para ello. Destacan cosas como la lógica pérdida de beneficio que genera el Santiago Bernabéu a causa del cierre y las obras en La Esquina. Algo que será contrarrestado con el aumento de ingresos por amistosos en pretemporada del primer equipo.

Analizando minuciosamente las cuentas, aparece un apunte muy revelador. El club ha tomado la decisión de clasificar jugadores como activos a la venta por un valor de 79 millones de euros. Lo que viene a abrir la puerta a traspasos de futbolistas que se concretan antes del 30 de junio para dejar en las arcas esos casi 80 millones. Es decir, que refrenda negro sobre blanco sus intenciones de traspasar jugadores de la primera plantilla en el mercado de invierno o acordar la marcha de futbolistas anticipándose a la venta estival.

Bale y Hazard en un amistoso de verano contra la Roma. (Reuters)
Bale y Hazard en un amistoso de verano contra la Roma. (Reuters)

No hace falta ser muy perspicaz para señalar a los jugadores que el Real Madrid ha puesto en el mercado para recaudar ese dinero después de lo que se ha vivido este verano. Gareth Bale, James Rodríguez, Mariano, Isco o Lucas Vázquez son algunos de los jugadores que están en el escaparate. Pero también aparecen otros que están cedidos. Este aprovisionamiento de 80 millones se justifica por la pérdida de valor de una plantilla que ha envejecido, pese a la llegada de jugadores como Eden Hazard, Mendy, Areola, Jovic o Rodrygo.

El empeño de Bale

En la moqueta de la planta noble del Bernabéu se sigue hablando de la salida de Bale, por más que el jugador haya bloqueado su marcha. El futbolista se niega a regresar a Gran Bretaña huyendo de los tabloides y la oscura vida de su familia política. Pero Florentino ha dado orden de apretar a Jonathan Barnett, el agente del galés, para que presente una oferta que satisfaga al futbolista. Frenada la marcha a China, se ha hablado con David Beckham explorando la vía estadounidense, una alternativa que no desagradaría al jugador. Quizás la opción más probable en este momento.

La salida de James es mucho más sencilla, por más que el jugador haya manifestado que solo contemplaba quedarse en Madrid, ya fuese en el Real o en el Atlético. El colombiano es un jugador con mucho mercado que dejará no menos de 50 millones, aunque el Real Madrid esté exigiendo 60 a quien pregunta por él. Por su parte, Mariano sabe que no cuenta para Zinédine Zidane y que el club no frenará su marcha, siempre que el importe del traspaso no rebaje los 25 millones de euros. Cantidad que evitó su marcha al Sevilla o al Betis, equipos que se mostraron interesados en su fichaje.

Isco durante el Real Madrid-Real Valladolid de la segunda jornada de Liga. (EFE)
Isco durante el Real Madrid-Real Valladolid de la segunda jornada de Liga. (EFE)

El interés en Isco y Lucas Vázquez

Y después hay jugadores que cuentan en los planes de Zidane, pero no son imprescindibles. Isco, que ha perdido todo el protagonismo en el equipo, o un Lucas Vázquez que se ha diluido pese a su versatilidad. El malagueño ha sido seguido por equipos como la Juventus o el Arsenal, club que también preguntó por Lucas. El futbolista gallego tiene novias en la Premier y el Real Madrid podría hacer un buen negocio con su venta.

Ochenta millones no parece una cantidad difícil de recaudar para el Real Madrid, que el año que viene intentará el fichaje del delantero francés Kylian Mbappé. Operación para la que los blancos ya han reservado dinero de sus arcas. Más allá de las constatación financiera en los presupuestos, esta maniobra servirá de mensaje para el vestuario blanco. Pone en alerta a unos futbolistas que en el club se estima que se han acomodado y se han negado a salir este verano, cosa que han logrado porque desde la directiva no se ha querido gestionar el asunto con mano dura.

Esta es una de las aspiraciones de Florentino, barrer el vestuario. Otra es participar en la Superliga Europea en la que lleva años trabajando con otros grandes de Europa, algo que dejaría en las arcas blancas casi el doble de dinero que le genera la actual Champions. Y, como le dijo a los socios compromisarios con los que se reunió esta semana, también aspira "a ver al Real Madrid jugando en la NBA". Algo que tiene tan estudiado que les deslizó que la idea sería jugar en la Conferencia Este, para viajar a ciudades como Nueva York o Boston, mucho más accesibles desde Madrid que Seattle, Toronto o San Antonio.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios